Uruguay: Proyectos depredatorios

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

DE ESPALDA A LAS COMUNIDADES COSTERAS

“La problemática ambiental se ha convertido en una cuestión eminentemente política. Los conflictos socio-ambientales emergen de principios éticos, derechos culturales y luchas por la apropiación de la naturaleza que van más allá de la internalización de los costos ecológicos para asegurar un crecimiento sostenido” (Enrique Leff, 1998.)

El Movimiento por un Uruguay Sustentable (MOVUS), integrado por colectivos de ciudadanos del campo, la costa y la capital, hace un llamado de alerta a la opinión pública por las consecuencias que podrían derivarse de una serie de proyectos que se pretende implantar en la Costa Atlántica de nuestro país con prescindencia de evaluaciones técnicas apropiadas y del consentimiento de las comunidades afectadas


Puente sobre la Laguna Garzón
La construcción de un puente rígido en la desembocadura de la Laguna Garzón es rechazada por los pobladores de la zona y desaconsejada por técnicos nacionales e internacionales. Las autoridades nacionales y departamentales insisten con una obra que solo beneficia a ciertos inversores interesados en emprendimientos inmobiliarios de alta rentabilidad dirigidos para una elite del turismo internacional.


Puerto maderero en La Paloma
Un puerto de acopio y embarque de rolos de eucalipto para la fábrica de celulosa de UPM-Botnia en Fray Bentos significaría una modificación drástica del paisaje, la naturaleza, el comercio y la forma de vida de La Paloma, primer centro turístico de la costa atlántica. En sucesivas asambleas, la última el sábado 3 de marzo, este proyecto ha sido fuertemente rechazado por los vecinos, que tienen elaborados varios proyectos de desarrollo sustentable de esa zona.


Privatización del Parque Forestal entre Valizas y Aguas Dulces
Las propuestas para que el Parque Forestal sea entregado a emprendimientos turísticos privados de lujo o, lo que sería peor aún, abrir la posibilidad de una explotación minera de las arenas negras del subsuelo, ponen en riesgo la identidad y futuro económico de estos pueblos, así como también la conservación ambiental de una zona costera muy sensible y patrimonio de todos los uruguayos. Los vecinos del lugar proponen en cambio desarrollar proyectos locales con un enfoque de turismo social y sostenible.


Mineroducto por Palmares de Rocha y la Laguna Negra
Con el riesgo de provocar con una rotura un desastre ambiental, el ducto diseñado por la empresa Aratirí para llevar el hierro desde Valentines hasta la costa atraviesa los Bañados del Este, considerados reserva de biósfera por la UNESCO, donde están los Palmares de Castillo y el Parque Nacional de la Laguna Negra, zonas de alto valor ecológico, cultural y patrimonial.

 

 

 


Puerto de aguas profundas en La Angostura
El puerto de 2,5 Km de largo proyectado entre los balnearios de Punta del Diablo y La Esmeralda para cargar con hierro los barcos de gran calado y el emisario submarino paralelo para lanzar al océano las aguas contaminadas de las minas, cuestiona la subsistencia del turismo y la pesca artesanal en varios kilómetros de esa costa. Así lo entienden las poblaciones locales enfrentadas al proyecto minero de Aratirí, un proyecto para llevarse simplemente el hierro del país con resultados incompatibles con la idea del “Uruguay Natural”.

Los proyectos de minería metalífera a cielo abierto no tienen un valor económico de largo plazo para el país. La extracción del mineral es de carácter temporal y la inversión pasajera, porque se basa en una coyuntura especulativa internacional con los metales. En contrapartida, estos proyectos amenazan el equilibrio del ecosistema y ponen en peligro la tierra y el agua, bienes fundamentales para la vida en el planeta.

Las comunidades estamos diciendo que este no es el desarrollo que queremos y defendemos el derecho a decidir sobre aquello que afecta nuestras formas de vida y nuestro futuro. Esperamos que las autoridades entiendan que no se llevan adelante obras de esta envergadura sin nuestro consentimiento.

Esta no es una lucha de unos intereses particulares contra otros. Cuando se inhabilitan o destruyen los ecosistemas que proveen bienes fundamentales, las consecuencias no se reducen a los vecinos inmediatos, sino que se trasladan y repercuten sobre el conjunto de la sociedad y el país.

Por eso, como dijimos en las marchas en Defensa de la Tierra y los Bienes Naturales del 13 de mayo y el 12 de octubre en Montevideo, en la marcha de los productores de Cerro Chato y Valentines del 26 de junio y en la de vecinos y productores de Treinta y Tres el 3 de diciembre pasado, reafirmamos:

● Las comunidades afectadas por los proyectos de inversión tienen derecho a ser consultadas y a decidir sobre los proyectos que involucran sus actuales formas de vida y quieren ser constructoras de su futuro desarrollo.
● Que sea informada y consultada ampliamente toda la ciudadanía de las decisiones que involucren cambios sustanciales del modelo y la matriz productiva del país.


Movimiento por un Uruguay Sustentable (MOVUS)
8 de marzo de 2012.

 

 

Impactos y voces desde la sociedad

Etiquetado en Uruguay y sus cosas

Comentar este post