Uruguay: Que la contaminación de ayer nos ayude a evitar la de hoy

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Día Mundial del Medio Ambiente
Que la contaminación de ayer nos ayude a evitar la de hoy


RAP-ALAños atrás, la sociedad montevideana permitió la contaminación de sus tres principales cursos de agua (arroyos Pantanoso, Miguelete y Carrasco) por parte de una industria (privada y estatal) que “externalizó” sus costos ambientales mediante el simple expediente de volcar sus efluentes industriales, sin tratamiento, a dichos arroyos. Procesos de contaminación similares ocurrieron en otros ríos y arroyos del interior del país, afectados por curtiembres, lavaderos de lana y otras industrias contaminantes.

Mucha contaminación ha pasado desde entonces bajo los puentes, al tiempo que ha crecido el nivel de conciencia ambiental de la población. Como resultado, se ha producido un cambio importante en la sociedad, que ya no admite que el desarrollo deba necesariamente implicar degradación ambiental y que exige que el estado asegure que la industria no contamine el medio ambiente.

Es por eso que hoy, Día del Medio Ambiente queremos alertar a la población acerca de un proceso más reciente, que resulta en la creciente contaminación de un número cada vez mayor de cursos de agua. Ahora ya no se trata de los vertidos de fábricas fácilmente identificables y por ende controlables, sino de un modelo agrícola industrial que vierte anualmente miles de toneladas de agrotóxicos a lo largo y ancho del país.

Lo cierto es que se están usando enormes cantidades de agrotóxicos (herbicidas, insecticidas y fungicidas) en grandes monocultivos agrícolas de todo tipo, entre las que destacan, por su extensión, la soja y la forestación. No hace falta ser un entendido en la materia para saber que gran parte de esas sustancias tóxicas terminarán, más tarde o más temprano en los cursos de agua. El proceso de contaminación ha comenzado y ya se advierten sus consecuencias en los miles de peces muertos que cada tanto aparecen flotando panza arriba en las aguas de ríos y arroyos.

Todavía estamos a tiempo para evitar la muerte de nuestros cursos de agua, pero para ello se requiere un cambio sustancial en el modelo agrícola-forestal vigente, basado en el uso masivo (y en gran medida innecesario) de agrotóxicos. En el caso concreto de la forestación, existen alternativas viables para los dos agrotóxicos más utilizados por el sector (herbicidas y hormiguicidas). En el caso de la agricultura, se requiere un pasaje gradual hacia un modelo diversificado de producción que requiera cada vez menos insumos externos. Ello también es perfectamente posible.

Lo que no es posible es que los uruguayos permitamos que se repita la historia ya vivida por Montevideo y otros centros poblados del país. No podemos permitir que un grupo de empresarios agrícolas y forestales “externalicen” sus costos ambientales vertiendo sus efluentes industriales (los agrotóxicos) en nuestras cañadas, arroyos, ríos y lagunas. Los cursos de agua son patrimonio de todos y nadie tiene el derecho de destruir lo que no es suyo.

RAPAL Uruguay

5 de junio 2011

 -- RAP-AL Uruguay Red de Acción en Plaguicidas y sus Alternativas para América Latina Ana Monterroso de Lavalleja 2112 Ap. 802 - CP 11200 Tel: 598 2401 2834 Fax: 598 2401 2834 e-mail: coord@rapaluruguay.org Celular: 099 613193 http://www.rapaluruguay.org/  

Etiquetado en Uruguay y sus cosas

Comentar este post