Uruguay: ¿SÁBADO de GLORIA?

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

caricaturaAl mediodía de este último “sábado de gloria” de la “semana criolla” que tradicionalmente se celebra en la llamada “rural del Prado” de Montevideo, llegó a sus puertas un pequeño grupo de muchachas y muchachos con una mesita plegable y una modesta publicación para ser difundida entre quienes hacían cola con la finalidad de pagar la entrada a un espacio verde comunitario y comunal como lo es ése –por lo tanto y en teoría, de acceso popular gratuito--, administrado, sin embargo, privadamente, entre otros mercaderes, por el gremio de la vacunocracia-banquera:
la Asociación Rural del Uruguay, la tristemente célebre ARU que nuclea a los tristemente célebres “dueños del Uruguay”, los herederos directos de los advenedizos que traicionaron a la Revolución Oriental y el ideario artiguista, hace 200 años.

La publicación propone reflexionar acerca del tan mentado “Bicentenario”, sobre lo sustancial y lo vigente de la inconclusa Revolución Oriental --americanista y antimperialista--, conducida por el derrotado movimiento artiguista a principios del nervioso siglo XIX del Río de La Plata.
Propone, obviamente, reivindicar un “bicentenario de los de abajo”, de “los más infelices” aún postergados a los que se refería el viejo Artigas como sujeto principal de un proceso revolucionario que no es nada caprichoso considerarlo aún totalmente vigente y cargado de portentosa significación humana e ideológica.

A los costados de la mesita con los materiales sobre “el otro bicentenario”, otro pequeño grupo –de gente muy veterana-- con prolijísimos mostradores de cartón-plástico, muy celestitos y “patrióticos”, abordaba a las personas con un objetivo bien distinto al de los jóvenes de la mesita plegable, por cierto: juntar firmas para plebiscitar la disminución de la edad de imputabilidad penal para los menores, llevándola de los 18 a los 16 años.

En las tres horas de muy buena acogida de la publicación “bicentenaria”, llamó poderosamente la atención la escasísima receptividad tenida, simultáneamente, por la recolección de firmas mencionada, siendo muy evidente, sino un rechazo claro y generalizado, sí una muy amplia mayoría de personas expresando total falta de interés por el asunto, seguramente facilitado por la manera muy poco convincente con que se les pedía la firma; mejor dicho, por los casi inexistentes argumentos expuestos y por otros factores dignos de ser estudiados seriamente por la psicología-social y por la militancia política:

--“¿Una firma para bajar la edad…?”.

Contrastando con la tarea voluntaria y por supuesto honoraria de los jóvenes identificados con un artiguismo que es esencialmente del pueblo trabajador, quienes juntaban firmas “para bajar la edad” no dejaban de mirar el reloj que les dijera cuánto deberían cobrar por su tarea, cuando al final de cada turno llegara el “supervisor” encargado del pago “del jornal”.

Sería –no hay duda-- de un triunfalismo muy necio y apresurado, concluir que lo apreciado el “sábado de gloria” en las colas de la rural respecto a esta campaña de cruda estigmatización y criminalización de la juventud pobre y de la misma pobreza en el Uruguay, permite anunciar un fracaso en cuanto a alcanzar las firmas requeridas para promover el plebiscito, impulsado, entre otros, por una de las familias oligarcas más históricamente consustanciadas con la coerción y la represión no solamente sobre los más jóvenes y los más pobres, sino también contra todo aquel capaz de cuestionar y combatir los atropellos de una burguesía pro imperialista que nada tiene que envidiarle en cuanto a retrogradación ética y fariseísmo a la burguesía adulona de los colonizadores y latifundistas del siglo XIX oriental:

LA FAMILIA BORDABERRY, esa familia del dictador JUAN MARÍA BORDABERRY procesado por criminal y por ser uno de los principales civiles instigadores del golpismo “cívico-militar” del año 1973.

No hay nada que habilite cantar victoria desde ya --en las primera de cambio, como quien dice--, pero sí está más que claro un detalle cuya presencia resulta no muy fácil de explicar y que tiene que ver de algún modo con el olfato popular fresco y espontáneo que afortunadamente parece renacer en cada primavera, o en cada otoño, vaya uno a saber:

EL COMENTARIO DE UNOS CUANTOS, EN LAS COLAS, ERA LA REFUTACIÓN MÁS CONTUNDENTE A LA POBRE OFERTA DE LOS RECOLECTORES DE FIRMAS:

--“ESTO ES CAMPAÑA POLÍTICA DE BORDABERRY”

Esperemos que el mismo olfato vayamos desarrollando respecto a las invasiones patoteras sobre los barrios “rojos” de Montevideo, a punta de metralleta y cachiporra de los que “sirven a la sociedad” cagándola a palos, insultos y otras yerbas, y en las que también está el sello de fábrica de los viejos represores, hoy asociados de hecho con algunos de los que en los ´60 “tomaron conciencia” gracias a esta misma represión para la que ya no hay disfraz posible ni tampoco cubre-caras o cascos extra galácticos pretendiendo amparar en un anonimato absurdo a los ejecutores de la bestialidad ciudadana ejercida invocándose la tan mentada seguridad ciudadana.

Esperemos que lo presenciado en la rural este “sábado de gloria” del 2011, sea el promisorio anticipo de una renovada resistencia popular a cualquier nueva arremetida fascista venga de donde venga y cargue con lo que cargue.

Esperemos que estas pequeñas circunstancias, en apariencia sueltas, inconexas, aisladas, “raras”, y no muy explicables en el contexto general de “psicosis de inseguridad” que parece reclamar “mano dura” indiscriminada a troche y moche, sean las vísperas “de gloria” de una vital resurrección del movimiento popular oriental reposicionándose y compenetrándose enérgicamente de su honrosa condición de movimiento popular heredero de un legado artiguista que repudió con sacrificio, valor y entereza ejemplares, la exclusión, la estigmatización y el desprecio por “los más infelices”…

…En aras de una vida que no coloque en la frente y las manos de los más desgraciados, desde pequeños, un arma con que descargar su natural odio y rencor sobre los apenitas un poco menos desgraciados que ellos, nada libres de caer en cualquier disparate si antes no encuentra el camino de la lucha y la solidaridad entre todos los desgraciados de todos los barrios “rojos” o casi “rojos” del Uruguay no productivo sin justicia social y sin el más mínimo respeto por derechos humanos que son patrimonio únicamente defendible por el pueblo oprimido y nadie más, realmente, como también Artigas nos lo advirtiera con su luminosa sentencia de que
“nada podemos esperar, sino de nosotros mismos…”.

¡Abajo los que bajan imputabilidades y alientan el terrorismo de Estado en complicidad con los auténticos delincuentes del sistema!

¡Ni una concesión por ahorrar palabras a los fariseos y sus arremetidas fascistas encubiertas o deschavadas!

¡Un solo grito de pueblo contra los mentirosos y los represores!

¡Basta de silencios y de miedo suicida!!!.

¡Arriba los que luchan sin descanso, hasta la victoria, siempre!!!


Montevideo, 25 de abril de 2011

GABRIEL CARBAJALES

 postaporteñ@ nº 539 - 2011-04-27

Postaporten-.jpg

Caricatura Gervasio Umpierrez

Etiquetado en Uruguay y sus cosas

Comentar este post