Uruguay: San Cono no podía fallar…

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Crónica de nuestro corresponsal en Cerro Chato sobre los movimientos alentados por la empresa Aratirí y la visita de la Comisión de Medio Ambiente del MPP a esta localidad para conocer el proyecto minero

Los llamados “Comerciantes Unidos de Cerro Chato” tuvieron una importante cobertura mediática, a partir de su declaración de beneplácito total y apoyo sin restricciones a la instalación de la Minera Aratirí en la región.

Su portavoz oficial, el señor Heber Motta, explicitó en repetidas oportunidades a los medios y a la población el contenido conceptual de sus representados expresando la total seguridad de que no habría problemas ambientales, de que el retiro de la minera acarrearia un “caos social” y de que los productores debían resignarse y abandonar sus predios. Totalmente comprometido con esta Santa Causa, expresó textualmente a un medio ”No voy a permitir que volteen….”.


Prudentes y cautelosos, prestigiosos comerciantes, de larga trayectoria en la zona, faltaron a la cita del acto inaugural de la flamante organización que tuvo dos notas salientes, la animación del proteico diputado nacionalista Carmelo Vidalin, ahora devenido en primera espada de Aratirí, y una numerosa guardia policial, inusitada para la tradicional tranquilidad de Cerro Chato.


Con similar prudencia, el gremio local se limitó a plantear sus expectativas laborales y a colgar en su página el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) presentado en la Dinama.

Esta ofensiva mediática tuvo su punto culminante cuando, después de la Marcha del 13 de Mayo, el equipo de “Relación con la Comunidad” de la minera desembarcó en Cerro Chato y Valentines un omnibús de periodistas montevideanos.

Sus principales hitos fueron las declaraciones de Comerciantes Unidos a través de su portavoz, sagaces declaraciones de algunos vecinos y la insólita conferencia de prensa al aire libre de un ingeniero de la empresa en el Cerro Apretado, donde se ven no menos de cuatro micrófonos de los medios de comunicación presentes.

Alertados por tanta presencia en los medios, seguramente interesados en conocer a un grupo representativo tan comprometido con la Cruzada por Aratirí, la Comisión de Medio Ambiente del MPP (grupo político del presidente Mujica) decidió concurrir a Cerro Chato para conocer los fundamentos y la envergadura de este movimiento.


San-Cono-procesion-Florida-Uruguay.jpgEn la fría tarde del 3 de junio – seguramente bajo la protección espiritual de San Cono, santo tradicional de Florida, departamento donde están las minas -, arribó a Cerro Chato en tres vehículos una delegación de 12 personas, camarógrafo incluido, encabezada por el senador Ernesto Agazzi y los diputados Martín Tierno y Julio Battistoni.

Cuando ingresaron al Salon Chico del Club Democrático, en un rincón del mismo había un grupo de cinco personas que representaban a la mediática organización. En la puerta del Club aguardaba un grupo de 20 productores de los alrededor de 300 afectados que, aunque no habían sido invitados, solicitaron ingresar a la reunión para que su voz sobre el tema pudiera ser escuchada por los visitantes.

Instalada la discusión sobre las implicaciones ambientales, productivas y sociales del proyecto ante el calificado auditorio visitante, que no comprometió opinión, quedaron claros varios conceptos:


- La fragilidad de algunas convocatorias cuando dos integrantes del exiguo grupo de comerciantes se retiraron a mitad de la reunión.


- El desconocimiento de Comerciantes Unidos sobre el EIA presentado por Aratírí y las implicancias ambientales y sociales del proyecto sobre la zona.


- Una importante masa de conocimiento sobre el tema minería y sus implicancias que se ha generado en la zona.


- La confianza ilimitada de algunos en el contralor del Estado sobre el emprendimiento.


- Las excluyentes motivaciones económicas que han permitido a algunos ”salir del pozo de endeudamiento, porque vendo tres veces más”.


- La convicción clara de que hay un sociedad dividida y que hay dudas más que razonables sobre el impacto ambiental y social del proyecto.


Dice la tradición popular que San Cono, el Santo de Florida, siempre cumple y ésta vez les hizo un regalo no menor a estos visitantes: la certeza de que sobre éste tema hay que ver más allá de lo que muestran algunos medios; que hay convocatorias sociales de muy diferente volumen, que hay conocimientos, desconocimientos y desinformacion alentada; que hay motivaciones puramente económicas y otras vitales ligadas al terrritorio y a su sostenibilidad; y, sobre todo, la convicción sobre la responsabilidad para la historia, para los que deban laudar sobre estos asuntos.

 

Publicado por

Observatorio Minero del Uruguay

Etiquetado en Uruguay y sus cosas

Comentar este post