Uruguay: Sarandy Cabrera. Un Genio Marginado.

Publicado en por Atea y sublevada.

Miedo y asco en MVD
La columna de Daniel Figares.



Sarandy Cabrera. Un Genio Marginado.

Daniel-Figares.JPG El oriental Sarandy Cabrera (Rivera; 14 de septiembre de 1923 - Montevideo; 5 de abril de 2005) fue un escritor, periodista y traductor uruguayo perteneciente a la Generación del 45.

Curiosamente, aunque perteneció a este grupo de escritores ("Generación del 45"), el cual estuvo integrado también x grandes figuras fundamentales como Juan Carlos Onetti, Idea Vilariño y Mario Benedetti, entre otros –y que fue sin dudas hasta el momento la mejor expresión de la cultura de este pueblo-, fue un genio marginado.

Pero aunque marginado y hecho a un costado, justo es decirlo, nunca pudo ser –como se quiso y quiere- ninguneado. Su prolífica producción literaria que ya comenzó tempranamente en 1947; su destacada labor periodística colaborando en el semanario Marcha entre 1950 y 1970 (la publicación más legendaria e inimitable del país), y con el diario El Popular hasta 1963; sus magistrales textos que llegaron a ser grabados en discos, a través de la interpretación de músicos de la talla de Alfredo Zitarrosa y Numa Moraes, entre otros; y su calidad de hombre de IZQUIERDA, así, con mayúscula, no permitieron que fuera jamás BORRADO del recuerdo cultural que grabó a fuego en nuestra cultura. Y está muy lejos la palabra fuego aquí del combate guerrillero, Tupamaro; sino más bien cerca del corazón y el ardor de la pasión que sólo poseen los grandes espíritus.

Cabrera fue traductor, también. Aprendió francés, inglés, italiano, portugués y sueco, y aprovechó sus conocimientos para traducir diversas obras políticas, ensayos y novelas. Colaboró con el sistema de las Naciones Unidas (OMS, OMM, UNIDO, ONU, BIT) de 1977 a 1990, y también con la Conferencia de Países No Alineados y el Consejo Mundial de Iglesias.

Algunos de sus textos son francamente inigualables.

Para empezar el celebérrimo “Poeta Pistola en Mano” (1ra Ed. Ediciones TAURO S.R.L. Marzo de 1970, que x suerte atesoro entre mis pertenencias y que hace poco hemos reproducido acá en el blog), o, para citar x puro gusto personal, nomás, el “Puta Cicuta” (1ra ed., Vintén Editor, Suecia. Agosto de 1982), más adelante reeditado como “Puta Cicuta e Intifada” (que contiene dos secciones que no estaban presentes en el original. 2da ed., Vintén Editor, Montevideo. 1996).

Creo que en las líneas de estos libros se descubre fácilmente el x qué Sarandy Cabrera fue apartado (un verdadero ‘apartheid’ cultural) de las letras uruguayas: su claridad mental, sus fermentales ideas y su carácter naturalmente insurrecto, le hicieron VER que la izquierda era UN ENGAÑO ABSOLUTO mucho antes que la mayoría de nosotros.

Ya en 1990 editaba un libro con el explícito y laudatorio título de “China y el colapso mundial del leninismo” (y otros títulos posteriores son, también, bastante sugerentes: “ORO  de la conquista versus DÓLARES de la deuda externa”, x ejemplo). Y, pese a que “Puta Cicuta e Intifada” fue editado en 1996, los últimos escritos del autor para esa publicación fueron realizados en 1990.

Veamos qué pensaba, escribía –y presagiaba- Cabrera cuando Tabaré Vázquez recién alcanzaba la Intendencia Municipal de Montevideo –el primer escalafón político que lo llevaría a ser presidente de la República y hasta asesor del Fondo Monetario Internacional, como lo es en la actualidad-.

“Si me preguntan x mis letrados compatriotas / es casi siempre mi respuesta: ¡mierda! // Sea el ya no tan joven periodista / latinoamericanista / propulsor de reaccionarios fantasmones. / O el sensato secretario general primerísimo, / pacífico empleado mandado a seducir al milicato. / Sea el ronco cantor metralletista arrepentido / decidido no obstante x la imbecilidad y el luto. / Sea el brillante crítico sodomizable. / Sea el empleado literario de los imperios. / El agónico doctor director que mira de soslayo / tanto al mundo como a su prójimo inmediato. / O el podridito Juan Carlos / disfrazado de víctima de la derecha cruel. / O el joven trovador tan gritón como traidor. / El triple cero a la izquierda aliado de los liquidadores / o el fácil poetita de la oficinita / o el que mal anda pero no tan mal trepa. / Sea el desastrado politicón que no aprendió a escuchar, / o los lamentables musicantes repetidores, / o el diestro periodista de plumas siniestra, / o el doctor en novelicia penalicia y avaricia. / Sea el tal-vez-nunca-fue-amigo ni es amigo, / el conciliador contestatario que al final está de acuerdo. // ¡Loca plebe crecida rebaño intolerable / girando el afrentoso carnaval del exilio! // El actor, la actricita, la poetisita, / el pintorcito que retrataba a Don Eugenio / los pequeñitos estafadorcitos, los piojitos / los mandaderitos del frentecito ampliadito… // ¡Suerte que la memoria es flaca! // Sea el que sea, todos son pura mierda / pero la mierda acaso es consistente y verdadera, / y esta gente ni apenas llega a orina / o quizá es ambas cosas en literario revoltijo. / Aunque es verdad maciza lo que dijo don Francisco: / “La mierda es mierda y es la orina, orina.”

En otros tramos posteriormente sumados a la temática, precisa: “O el luctuoso cantor metralletista arrepentido / apologista del buen soldado, pero igual expelido / y que al volver, como el perro lame la mano / y habla de pueblo ‘de milico y de paisano’.” (…) “O el facilito poetita en su oficinita / vestidito de alcahuetito de la islita.” (…) “Hace tiempo Galeojete / envuelto en culto destello / se creyó joven y bello / y x dentro era un vejete. / Se dijo entonces tal cual: / Galeojete, un pavo-real. / Hoy que x fuera también / es viejo y escribe mal / no alcanza a ser pavo-real / y es sólo pavo-vintén.” (Quien quiera acá reconocer a Zitarrosa, a Benedetti o a Galeano, no tiene más que mirar.)

También fue duro con Seregni: “Al general sus comilitones / le arrancaron los galones / de modo grosero y vil / haciendo de él un civil. / Y así x denigrarlo / no hicieron sino honrarlo. / Pero pasado el tiempo que pasó / una vez que hubo ciertas condiciones / de nuevo el general se presentó / a reclamar su grado y sus galones, / todo ello de frente / y x cierto ampliamente. // El general se denigró a sí mismo / y al civilismo lo tragó el abismo.”

En “A propósito del escudo” escribe amargamente sobre el Uruguay: “Contemplando el escudo engalonado / de ese país en el que yo nací / me ofendieron sus símbolos mentidos. // El sol que lo corona es hoy penosa sombra / para el cautivo que allá va muriendo. // El caballo de elástico galope / ¿no es burro acaso de ignorancia estulta? // Si la áurea balanza no sostiene / justiciero equilibrio necesario / sino que se derriba del lado de unos pocos, / balanza fue, es hoy espada. // La fortaleza sólo es símbolo / de actualidad viviente: / el cuartel aplastando lo encumbrado. // La imagen ganadera ¿qué se ha vuelto? / Oveja de rebaño x cínico designio / del siniestro entorchado. // Mientras que los laureles / que una vez abarcaban la elipse respetada / son amarillas varas secas / que hoy arañan el rostro / del puñado de dignos.”

Del mundo y de la izquierda también decía lo suyo: “Qué ha pasado se dice el militante honrado / al ver a Gorbachov amado y aclamado / x el ladrón de Bush, los Koles, Miteranes, / Tacher, el Papa y otros siniestros capitanes / del empresismo libre y del capitalismo / xque ellos todos son más o menos lo mismo. // Y ya no hay contrapeso para el imperialismo / xque todo se mezcla, hundido en el abismo / y con las manos libres apuntando hacia acá / lo yanquis asesinan también a Panamá / mientras el ruso les muestra vara alta / y hace la vista gorda tras la reunión de Malta.”

Es así que Sarandy Cabrera se deslinda de todo: “Soy amigo de los oprimidos / de los golpeados, de los humillados, / los que sufren oprobio, / los que están recluidos x ser justos. // Los que sufren tortura, / los que tienen condena, / con culpas o sin culpas, / tienen mi voz, tienen mi mano / tienen mi casa / y hasta cuanto no tengo. // Y con los redimidos / con los emancipados, / con los que estaban de rodillas / y hoy se yerguen, / nada tengo que hablar.” (“Deslinde”)

“Ni ustedes me recordaron con necesidad de alma / ni los he recordado a ustedes en mi ausencia. / Acá no hay hijo pródigo ni patria.”, escribe en “Papeles de Volusio” (1991). “Si hay tiempo en ustedes, repasen lo hecho / vean su propio egoísmo y su mezquindad, / de pronto hay tiempo para entender aún, / de pronto alguna certeza que espera / y que no está en ustedes sino en otros, / xque ahora mismo mientras digo lo que es mi verdad / sé que ustedes ignoran a los que hoy siguen sufriendo / sé que ustedes olvidan a los que hoy son despojados / sé que ustedes no piensan en los que desaparecieron / ni en quienes pretenden establecer la historia verdadera / donde figuran los verdugos los asesinos y los torturadores / junto con los mandones encaramados entorchados o no / y los cómplices de abajo como han sido ustedes.”

Lo último de su producción literaria que llegó a mis manos es un mini libro titulado “el lujoso mundo de la pobreza” (tirada de 1000 ejemplares conmemorando el 1º de Mayo, Día de los Trabajadores, de “Ediciones Piratas”, abril de 1999), en donde concluía: “Bien quisiera ser tan rica la riqueza, tan pobre ella que todo el mundo la ignora, no sabe dónde está, qué hace, de qué vive, quién la sostiene, dónde se apoya, qué planes tiene, dónde piensa radicarse. ¿Pobre la riqueza, qué pobre es, qué olvidada y desconocida está! Las Naciones Unidas proyectaron para 1996 un año para erradicar a la pobreza, pero no se cumplió. ¡Es muy poderosa y rica la pobreza! El proyecto, como se vio, no tenía el menor sentido. Nunca habrá forma de cumplirlo si no empezamos x la erradicación de la riqueza. ¡Xque pobreza y riqueza son como hermanas mellizas! Aquí va una, allá va la otra, cortadas x la misma tijera, la de la riqueza es más filosa, discreta y sutil. ¡Pobre la riqueza, si un día prevalecen los intereses y la tijera de esta riquísima pobreza! Algunos locos sueltos que nunca faltan sostienen que, dado que la pobreza empieza x la riqueza debemos comenzar x esta punta del hilo. Empecemos entonces x el principio: tratemos de erradicar la riqueza, que de otro modo jamás acabaremos con esta riquísima pobreza que nos va rodeando y asfixiando cada vez más.”

Coherente consigo mismo hasta la médula ya había anotado igual cosa -más de veinte años atrás- a manera de dedicatoria en las palabras iniciales que sirven de introducción a “Poeta Pistola en Mano”:

“A todos los que en su corazón alimentan el odio contra una clase expoliadora, contra sus personeros y contra sus esbirros; especialmente a aquellos que de ese odio sagrado hacen un acto.”

Alguien así no se OLVIDA, no se BORRA, no se NINGUNEA…

 

DanielFigares

Etiquetado en Uruguay y sus cosas

Comentar este post

Mikado San | conocer gente 10/18/2011 11:33



Sarandy Cabrera no te olvidamos!!



Daymán Cabrera 04/24/2011 23:28



Estimado Figares: saludo y comparto la nota sobre mi padre Sarandy Cabrera, que encuentro justa en lo que hace a la soledad literaria en la que murió, aparte otros valores, también allí
señalados, y que tuve oportunidad de exponer en el epílogo a su Obra Escogida e Inédita (numerado y autografiado), publicada por este servidor en 2004. Daymán Cabrera


Puedo proporcionarle un ejemplar de dicha obra si tiene a bien concurrir por mi casa-taller: Vale.



Ivonne Leites. - Atea y sublevada. 04/25/2011 01:47



Daymán, es un gusto para mi que dejes aca tu comentario. Yo suelo tomar la columna de Figares porque es un periodista que me gusta mucho. Pero este comentario, es mas para el que para mi, te paso
el enlace original de su columna en Montevideo Portal, alli tambien podes dejarle comentarios que honestamente...no se si los lee todos, me imagino que si. http://blogs.montevideo.com.uy/blognoticia_45321_1.html


De todas formas, si te registras en Montevideo Portal, podes dejarle un mensaje privado en el vinculo que dice Contacto http://blogs.montevideo.com.uy/ablogcontactoj1.aspx?465


Un abrazo grande y muchas gracias por pasar por aca.