Uruguay: Sigue la Impunidad: ¿y nosotros cómo seguimos?

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

convocatoria-13.jpg

 

 

Carta abierta de Plenaria Memoria y Justicia

 



La memoria  grita una vez más. Siempre gritará por más que ellos busquen silenciarla, silenciarnos. Una vez más hemos encontrado un cuerpo, una vez más la tierra grita todo el horror que guardan sus entrañas. Una y otra vez la memoria volverá a desenterrarlos/las. Y así desenterrando a nuestros compañeros/as, se desentierran los pactos, pero sobre todo se desempolvan los sueños de transformación social.

Para ellos la aparición del cuerpo es una maniobra más, este cuerpo que canjean por beneficios para los pocos milicos presos, como por ejemplo los arrestos domiciliarios del defensor de asesinos Curbelo Tamaro y Rivero, asesino de Chavez Sosa. Ellos saben dónde están, y eligen cuando los hacen aparecer, calibrando así la tensión social, la presión internacional. ¿Cuándo les convendrá excavar en los cementerios? ¿Cuándo será el momento propicio para desenterrar los cuerpos sin nombre? ¿O serán celosamente guardados como nuevas cartas debajo de la manga? Con la aparición de este cuerpo buscan en parte responder a la condena de la Corte Interamericana de Derechos Humanos-como también calmar los reclamos que desde organizaciones de DDHH y desde la sociedad, se levantaban,estupefactos ante el trascurrir de los días y la pasividad del sistema politico, que dejaba  entrever así, su real intencion de proteger a los perpetradores de delitos de Lesa Humanidad.   Contradictoria sentencia que al mismo tiempo que condena a Uruguay, nombra a un uruguayo presidente-.

 La importancia  de este hallazgo  para ellos, es la de mantener un sucio y precario equilibrio que no viole los pactos de clase acordados sobre sangre y olvido; un  mensaje a unos y otros: al pueblo y sus organizaciones ,de que este gobierno puede ,si todos nos portamos bien, hacer aparecer como en un gran acto de magia, algo de la tanta verdad que mantienen secuestrada; a las FFAA, la reafirmacion de su absoluta impunidad, para como acaba de decir el reciente nombrado comandante en jefe del ejercito  de“ las causas y las eventuales responsabilidades del pasado se “encargaran el “tiempo y la historia”.Esa es la importancia de este hallazgo para ellos, mantener ese precario y sucio equilibrio. No violar los pactos de clase acordados sobre sangre y olvido, pactos que sustentan una impunidad que busca mantener la jerarquía actual de los privilegios, y que instrumentan hoy la re-colonización de nuestros territorios.

Pero la memoria es sabia y tercamente porfiada.

Para nosotros/as la verdad no es eficacia, la memoria no es un golpe mediático o un eslogan electoral. Para nosotros/as esos cuerpos aparecidos hacen parte de la reconstrucción colectiva de la verdad. Esa, nuestra verdad que construye nuestra memoria viva, activa y combativa. No esperamos nada de la mentirosa verdad de los milicos, ni de las transas del gobierno.

Para ellos todo tiene su precio, todo se negocia y se transa: los cuerpos, la ética, la verdad y la justicia.  Por eso pueden manosear los DDHH: no anulando la ley de impunidad habiendo tenido la mayoría parlamentaria, con  las tímidas y cuestionables leyes de reparación, como  cuando se pronunciaron confusa y contradictoriamente frente al voto rosado, como cuando montaron el circo en torno a la ley interpretativa. Y ni que hablar del nombramiento de Fernández-Huidobro como Ministro de Defensa, consolidando así una traición que ya venía anunciándose. También es cuestionable que desde décadas se sepa que el predio donde encontraron los últimos restos, el Batallón 14 de Toledo, los milicos lo llamaban Cementerio de Arlington (denominación yanqui del cementerio donde enterraban a los soldados mercenarios muertos), y no se hayan realizado antes las excavaciones e investigaciones ahí, como en otros lugares de los que también hay datos. También da que sospechar la manipulación política de los ritmos de las excavaciones y los límites de las investigaciones, supeditando el acceso a la información a las razones políticas del gobierno.

Es dentro de esta ambigüedad que entendemos esta nueva maniobra:  la aprobación express de esta ley de no prescripción de los crímenes de lesa humanidad. Esta resolución no anula la ley de impunidad, lo que hace es actuar sobre uno de sus efectos. Traslada la responsabilidad política al poder judicial, abriendo debates en torno a la constitucionalidad y la retroactividad, dejando vigente la ley de Caducidad. Ante la presión de la memoria y las organizaciones populares y de DDHH, y frente a la resolución de la CIDH este gobierno buscó un atajo que le lavara la imagen a la impunidad, pero no anula la ley. ¿Por qué? De la misma forma que en una semana se obtuvo la mayoría necesaria para aprobar esta última ley, ¿por qué no se obtuvieron los votos para anular la ley de impunidad, que es el reclamo histórico de esta lucha?

Esta maniobra, disfrazada de aparente triunfo del gobierno, confunde y profundiza una vez más el reflujo de la fuerza del movimiento popular en su lucha contra la impunidad. La estrategia de plebiscitar los DDHH, para luego institucionalizar el debate en el parlamento y el ejecutivo es coherente con el discurso hegemónico del gobierno progresista, que instala y legitima el camino de la impunidad y de la reconciliación. Con esta ley ellos se lavan las manos condicionando los reclamos de juicio y castigo a los pactos.

Y si estos crímenes de lesa humanidad, “a partir de ahora y por ley”, no prescriben, ¿por qué no van presos los torturadores y asesinos?

Si estos crímenes de lesa humanidad no prescriben, juicio oral y público para todos!
Si estos crímenes de lesa humanidad no prescriben, juicio y castigo!
Si estos crímenes de lesa humanidad no prescriben, juicio a la dictadura!
Si estos crímenes de lesa humanidad no prescriben, y el presidente promueve la domiciliaria para los mayores de 70 años, ¿No habría que subir la edad de imputabilidad entonces para todos ellos?
Si estos crímenes de lesa humanidad no prescriben, ¡que las cárceles se llenen de torturadores y no de pobres!
En este país, hasta ahora, después de 38 años, ningún milico está procesado por crímenes de lesa humanidad.

La imprescriptibilidad de los crímenes de lesa humanidad es un logro de quienes siempre hemos luchado contra la impunidad sin transar ni claudicar, es un logro del millón de memorias que no acatan impunidad, de los trabajadores, estudiantes y del pueblo todo que se movilizó exigiendo la nulidad. Siempre afirmamos con claridad que los crímenes cometidos por el terrorismo de Estado no prescriben jamás, porque la memoria, nuestra memoria, no prescribe. La lucha por quebrar la impunidad sigue más vigente que nunca, el camino aún es largo.

Saludamos las cientos de denuncias hechas en los últimos meses (las denuncias colectivas por cuarteles, en comisarías, en juzgados), los/as cientos de presos/as rompiendo el silencio, como un paso más en la construcción colectiva de la justicia. Hoy muchos de los 400 milicos sueltos están en manos de fiscales y jueces, hoy el pueblo no tiene miedo de denunciar, aunque ellos sigan utilizando sus métodos de  amedrentamiento (atentados fascistas, cartas como la del Coronel Araujo, amenazas, escarmientos y descuartizamientos, etc.). Para nosotras/os la importancia de la aparición del cuerpo en el Batallón 14 y de la aprobación de esta última ley es el paso dado en la construcción colectiva de la verdad y la justicia. La nuestra es lucha, no maniobra.

Desde nuestra lucha cotidiana, queremos hacernos parte genuina de los sueños de emancipación que no tienen precio, que no transamos. Nuestra memoria llena de lucha y nuestra lucha llena de memoria, no solo exigen verdad, también exigen juicio y castigo a todos los torturadores, basta de impunidad de ayer y hoy! Seguiremos buscando y encontrando a nuestros/as compañeros/as. Seguiremos buscando y encontrando a los torturadores y asesinos que viven impunes, los seguiremos desenmascarando y sacando de las sombras.  Que no quede nadie sin conocer sus crímenes, que paguen por lo que hicieron. DEL ESCRACHE NO SE VAN A ESCAPAR. Porque no va a haber pacto que los ampare.  Nuestra memoria no negocia, no entrega, no pacta.

Un solo juicio a la dictadura: 

¡Todo un pueblo que los condene!

 

Plenaria Memoria y Justicia

Etiquetado en Uruguay y sus cosas

Comentar este post