Uruguay: Treinta y tres, no duerme la siesta y nos invita a caminar

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

La apacible siesta sabatina de la ciudad de Treinta y Tres, en fresca primavera uruguaya, se vió ruidosamente interrumpida este fin de semana por una impresionante y masiva movilización popular que transcurrió durante casi tres horas -desde las 16 a pasadas las 19 horas--, amalgamando diversas capas sociales en enérgica reivindicación de la tierra como patrimonio nacional no mercantilizable ni negociable y expresándose contundentemente contra la instalación de la megaminería a cielo abierto, depredadora y altamente contaminante.

La jornada se inició con una enorme marcha de gente a caballo, a pié y en vehículos, identificada fundamentalmente por el estandarte tricolor de la bandera de Artigas y la consigna sostenida y entusiasta de LA TIERRA NO SE VENDE; LA TIERRA SE DEFIENDE, en un recorrido que abarcó prácticamente todo el centro de la ciudad y que culminó multitudinariamente en una emotiva concentración en la hermosa Plaza Libertad.

Allí, las organizaciones locales y aledañas convocantes, junto a muchísima gente llegada de zonas adyacentes y desde el sur del país, expresaron un mismo punto de vista de clara conjunción espiritual y racional en el sentido de rescatar el criterio de que la tierra es del que la trabaja y de que su defensa impostergable, pasa por rechazar todo intento de imponernos autoritariamente y mediante el engaño, aventuras empresariales que ya han mostrado a escala continental su carácter destructivo, saqueador y productor únicamente de más opresión y dependencia, en perjuicio de toda la sociedad y no tan solo de los diversos sectores dedicados directamente a las tareas ganaderas y agropecuarias.

La declaración central fue "cortita y al pié" y tuvo la virtud de señalar en palabras sencillas y bien entendibles, los motivos que hacen de esta cuestión, la cuestión popular-nacional más urgente y estratégica, que llama al pueblo oriental a unirse férreamente por encima de divisas y particularismos, para combatir una estrategia político-económica decididamente entreguista y cuyos estragos, de prosperar, serían duramente sentidos por las futuras generaciones en el aspecto productivo y en el de la salud popular, sin que nadie "quede afuera".

Desde el sur participó casi un centenar de personas mayoritariamente convocadas por la adhesión del Colectivo de Lucha por la Tierra, que fue co-organizador de las marchas realizadas en Montevideo en mayo y octubre últimos bajo las mismas reivindicaciones centrales del sábado 3 de diciembre, y uno de cuyos objetivos más importantes es tratar de infundir en las poblaciones urbanas y suburbanas la convicción de que la causa es de todo el pueblo trabajador, más allá de fronteras departamentales y de organizaciones particulares del movimiento popular. En el acto en Plaza Libertad de 33, el Colectivo señaló la importancia de redoblar esfuerzos para que se haga justicia en el caso del colono artiguense Ney Thedy, injustamente desalojado de su tierra el 28 de abril de este año y, encima, perjudicado luego con la malversación de sus bienes, confiscados por el Estado.

(Desde el norte lejano, llegó también un saludo comprometido del sindicato cañero UTAA).

Hay que decirlo: quienes participamos de esta inolvidable y "pedagógica" jornada sabatina de lucha y fervor popular altamente unificador, hayamos ido de donde hayamos ido, hemos vuelto con la percepción de una realidad que puede más que mil análisis y mil declaraciones, y que reclama la multiplicación por doquier de estas expresiones de serena convicción de que efectivamente "nada podemos esperar, sino de nosotros mismos", para impedir que el Uruguay sea rematado "al bajo precio de la necesidad" y para lograr que la tierra sea usufructuada socialmente y en beneficio del que la trabaja.


Gabriel Carbajales
4 de diciembre del 2011

Red Latina Sin Fronteras

Etiquetado en Uruguay y sus cosas

Comentar este post