Uruguay: ¡¡ Viva el compañero Sarthou !! ¡¡ Hasta siempre, Helios !!

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

 

Sarthou

Era una ráfaga de palabras que se desparramaban. Ellas salían cargadas de amor al pueblo, el sentimiento que era el entretejido básico de su corazón.

Las palabras se atropellaban, chocaban unas con otras, y entonces pasaba algo mágico: antes de que pudiéramos reclamarle al emisor por exceso de velocidad, se alineaban en nuestra conciencia y nos pintaban un cuadro preciso, asombrosamente agudo y amplio, de la realidad circundante.

Entonces entendíamos.

Pero cuando hablaba el pueblo…
Ah, cuando hablaba el pueblo, Sarthou era tan sólo silencio concentrado, aguda reflexión interior, animal político en tensión, y sólo la chispa joven de sus ojos anunciaba que su extraordinaria computadora interior estaba procesando los datos.

Del silencio pasaba a la afirmación silenciosa con la cabeza.
Su frente se inclinaba rítmicamente para anunciar que ya había entendido. Y que ahora pedía permiso porque tenía algo para decir, o alguna pregunta para complementar su comprensión.

Aparecía de la nada en cada acto grande o minúsculo donde alguien reclamara un derecho justo.
El helado primero de mayo alternativo del 2010 lo vio, o vio su nariz y su gorra sobre su cuerpo emponchado por el abrigo de todos los inviernos.

Cada excluido, cada agraviado, confirmaba en una frase lo que podíamos predecir: ya hablé con Helios Sarthou.

Un cristiano dijo que Sarthou era el ateo que estaba más cerca de Dios

Una militante sencilla y pobre, que recibió la calidez de su apoyo, recordó que Helios es el dios del Sol. Entonces me acordé que los paisanos humildes llaman al Sol “el ponchito de los pobres”.

Era así. Es así.
El abogado de los pobres era el Sol de los pobres, el que les daba, con generosidad que no espera retribución, la tibieza imprescindible.

¿Qué extraña profecía no contada, inspiró en el corazón de tu madre, maestra, esposa de intelectual libertario y transgresor, qué bruja salamanquera sopló en la conciencia de tu madre, para que viajara de la entraña preñada a la lucidez conceptual, el nombre exacto que debías llevar, Helios Sarthou?

Cuando el gobierno del Frente Amplio se hunde en la miseria de la claudicación, cuando lo que ayer fue esencia hoy es tan sólo máscara, tus ochenta y seis años salen a caminar de nuevo.

Y en este tiempo de puños cerrados, cuando marchamos unidos tras las pancartas que no abandonamos, un remolino de hojas otoñales, giran a nuestro alrededor empujadas por una brisa localizada, inexplicable.

En esa danza que nos escolta vas con nosotros, Helios Sarthou

GONZALO ABELLA


COMPAÑERO SARTHOU HASTA LA VICTORIA SIEMPRE!!!

 

VIDEO DE CaMary009

 

 

LLAMÁ a SARTHOU

 

El tiempo después de un hombre entero

Las palabras se aglomeran, tal vez para explicar un ciclo de vida pleno.

Partió Helios un hombre entero.

Hace pocos días hablando de lo hermoso que estaban los árboles en Montevideo, lleno de colores, divagamos si la Estrella Federal era una flor o solo hojas verdes pintadas de rojo en su centro por el otoño…
Coincidíamos en su belleza y en su símbolo de unión de los pueblos del Plata. La hoja convertida en flor.

Decíamos -en la Plaza Libertad el día 17 de mayo, reclamando la libertad del Perro- que tanta belleza rodeada de mar y playas no merecía el drama social que contiene la sociedad encuentrista, disolvente de sueños y despojada de solidaridad.

Ante su despedida, arranqué la rama más grande de la Estrella Federal del fondo de casa y se la llevé, para seguir hablando de tantas cosas, que quedaron en el tintero… al viejo, el tiempo no lo destiñó, lo pintó cada día más radical, cada día más rojo como las Estrellas Federales.

Le quedaron muchas cosas por hacer y eso es hermoso.
Porque su enorme compromiso lo volvió un solidario empedernido contra la barbarie del capital, entre ellas la cometida contra los trabajadores, por los terratenientes pitucos del club de golf.
Recuerdo su indignación con los actuales dueños del BPS, cuando no amparaban a los trabajadores caddies.

Ayer, lo despidieron los gritos, los bastones, las consignas.
Está bueno que no lo despida el silencio. Acompañado de solidarias lágrimas, todas, todos tenían algo que decir de ese hombre tan viejo y tan nuevo como el hombre soñado por el Ché.

Caminamos llenos de la certeza, de que ese hombre rompió la biblioteca de los opresores para defender durante toda su vida a la clase obrera.

Para luchar por los que no tenían un techo, para lidiar con usureros que dejaban sin casa a una familia obrera.
A los sin tierra, a los cooperativistas, a los despojados de todos los derechos, a la empleada doméstica.

Su estudio fue siempre un nido de solidaridad y ruptura con los convencionalismos.
Ayer estuvimos presentes, los que el viejo quería, defendía.

Lo sentimos un igual, y caminamos con él, desde la Plaza Viera, donde Helios tantas veces habló. Pensando y sintiendo, su vida, sus ideas, su práctica, ese forjar en medio de la claudicación

Un catedrático revolucionario que colocó la universidad en los sindicatos, en los ranchos y entre los terrones.

Un hombre, que alentó la llama de que los compañeros, no son leguleyos al servicio de poderosos, sino militantes al servicio de las luchas radicales.

Ese término que una y otra vez Sarthou defendió, porque venía de la raíz, de lo originario, de lo esencial y también lo elemental, más allá de los que pretenden asociar lo radical a lo incorrecto, a lo desubicado.

¡Salú compa, radical como lo fundamental a sostener sin descanso en este tiempo de tanta confusión!

Porque radical es, con 86 años estudiar, defender, andar marchar, debatir, indignarse e ir a su casa a cuidar a su compañera de toda la vida, disfrutar la poesía y a sus nietos poetas, con mucho orgullo. Aún con la carga, de dolores y límites que el ciclo biológico nos impone sobre los huesos y el alma, Helios despertó cada día para construir.

El tiempo implacable lo durmió en su estudio. Trazando los últimos escritos en defensa de los cañeros y los jubilados.
Murió como vivió, siendo un defensor sin transas de los derechos de los trabajadores organizados y no organizados.

Ojala, todas y todos los que despedimos al viejo podamos trascender nuestras miserias sectarias y que la muerte tan sentida, sea un empujón para avanzar, en la unidad de los clasistas, en homenaje a los sueños sociales emancipadores.

Y sobre todo hacer de nosotros una unidad indestructible, siendo militantes a cada instante y construyendo en el sentido más profundo los valores tan mancillados por este mundo tan individualista

Muchas veces nos preguntamos qué dirían, qué harían los compañeros, las compañeras asesinadas, desaparecidos, hoy.

Qué dirían de este presente, en qué trinchera estarían…y por suerte hay seres como Helios, que nos responden, reafirmando que donde hay hombres honestos, íntegros, se llega al final de nuestro tiempo con las banderas en alto.

Helios, sembró la solidaridad, cuando nadie aparecía, él estaba.
Ante el cierre de las mutualistas, ante el despojo de tierras, ante el abuso de un patrón, en las ocupaciones, en las marchas, en la criminalización en el Acto clasista del 1º de mayo, en la marcha por la Libertad de David, en la lucha contra la impunidad, contra las trampas de las leyes, ahí, Helios siempre estaba.

Un compañero decía, la frase que lo pinta en esencia: pasaba algo donde fuera un atropello policial, un conflicto, una duda jurídica, siempre había alguien que te aconsejaba:
- LLAMÁ a SARTHOU

Inclaudicable biblioteca obrera, amante de poesías y músicas.

Él te decía:
ustedes resuelvan, como trabajadores lo que crean más justo, yo como abogado agarro el Código para defenderlos…

Recuerdo sus ojos dolidos, cuando se preguntaba cómo se podía ir a trabajar sin que te pagaran, cómo, se podía manguear para un boleto, cómo era que no surgía la organización para luchar…

La dignidad viva en sus preguntas nos habla de esa desarticulación de la clase, ese dolor de ver cómo el enemigo nos atrapa, nos fragmenta y no nos deja ver y actuar como clase.

En la marcha al Buceo hasta dónde lo acompañamos, muchas mujeres y hombres, apoyados en bastones, llorando, me decían, se nos fue el último bastión de dignidad de este pueblo

Solo digo, compañeros, no fue en vano el ejemplo de Helios. Tomémoslo para avanzar.

Helios fue una hoguera muy ardiente, inextinguible.

Ojala, hoy, el viejo siga encendiendo en el horizonte de la emancipación de los trabajadores esa luz, ese faro imprescindible para avanzar en ideas y organización; para soñar ese mundo de los libres…

¡Salú, Helios! ¡Hasta siempre!

Irma Leites

4 de junio 2012

Amigos

 

Esta es una muy triste noticia, lo apreciaba muchísimo y admiraba mucho su fuerza aun cuando sus compañeros lo abandonaron por él jamás dejo sus principios por un acomodo político, al contrario , hasta sus últimos momentos lucho honestamente denunciando las malas aptitudes de quienes llegaron al gobierno por nosotros y que nos fallaron, este amigo es un ejemplo de vida dedicada a una vocación de servicio por la comunidad, al amigo y con unos principios y valores admirables, mis más respetuosos pésame, perdimos un grande uno muy grande

Juan

Un adiós bien merecido al Viejo Helios

“Solamente existe un sentimiento mayor que el amor a la libertad: el odio al que te la quita”
.
(Ché Guevara).-

Me daré en este amanecer muy frío del sábado 2 de junio de 2012 -a tres semanas del cumpleaños 86 del Viejo Helios y a unas horas nomás de su muerte- el lujo de saludarlo como no podrá hacerlo –ni lo querrá hacer- ninguna de las renegadas ni ninguno de los renegados que lo usaron y rehusaron para irse facilitando a sí mismos las trepadas felonas y adulonas de la aurora “progresista” de los ´90.

Lo hago como no pueden hacerlo las renegadas y los renegados “militantes” que a fines de esa década infame, le pegaron una patada en el culo tratando de estigmatizarlo, ridiculizarlo, fantaseando en vano con la miserable ilusión de silenciarlo y convertir sus ideales y su consecuencia indoblegable en inmundicia politiquera a un tris de la traición definitiva.

Lo hago junto a muchas otras y muchos otros que en el “hasta luego” del velatorio o en el cementerio –o, tal vez, a la distancia-, no bajaremos los párpados de vergüenza, sino de dolor sincero por la pérdida del querido Compañero caído verdaderamente en combate.

Lo hago rindiendo honores no al muerto, sino al ser humano íntegro cuya vida fue grande porque supo enseñar a otros hombres y otras mujeres a vivir la vida con dignidad, sin arrastrarse ni postrarse a los pies de los que han creído ser poderosos e invencibles.

Lo hago absolutamente decidido a reclamarle a alguna de las renegadas o a alguno de los renegados que se atreva a hacer acto de presencia en nuestra despedida, que grite bien fuerte:

“¡Yo lo traicioné; yo traicioné los ideales y los principios por los que este hombre peleó hasta sus últimos días!!!”.

Y, si no, que se vayan a llorar lágrimas de cocodrilo a cualquier otro velorio.

El Viejo odiaba la unidad entre hipócritas, después de todo; y mucho más la cínica “unidad acongojada” ante la muerte.

Helios, en 1998, después de años y años confiando en personajitos que a esas alturas sólo se movían por rastreras apetencias personales amparadas en el fanatismo sectario que florece y estalla en el amiguismo político a ultranza, todavía tenía ciertas esperanzas de que únicamente nos estuviesen separando de los falsos “históricos”, desavenencias táctico-estratégicas, nomás, y no infranqueables distancias en el plano de los principios y los valores revolucionarios más elementales y enaltecedores de la condición humana, como ya podía olfatearse desde mediados de esa década.

Entreví la pérdida definitiva en Helios de esos restos de esperanzas, en la total palidez de su rostro cuando oyó que uno de esos falsos “históricos” –uno de los que El Viejo esperaba algo de honestidad revolucionaria, un poquito al menos, aunque fuesen restos nomás- susurraba al oído de los que se dirigían a las sillas congresales de fines de ese año, recostado a la pared, con los brazos cruzados y con cara de buey degollado y fingido alarmismo:

“Hay que cuidarse las espaldas, compañeros…”, mientras otro “pre-histórico”, en pedo y desaforado, como era su estado permanente, gritaba a voz en cuello tapando los conceptos del “disidente ultra” en uso de la palabra:

“¡Traidores, traidores, manga de traidores!”…

Unas horas después, cuando ya dos centenares de compañeras y compañeros hartos de tanta exhibición de travestismo ideológico sin remedio e impresionante podredumbre moral, habíamos puesto los pies en polvorosa para respirar otros aires menos contaminados, unas copas y un cafecito entre “ultras” fue la cita obligada intentando la necesaria catarsis tras el heroico cruce del Rubicón que significaba irse del “MPP” en vísperas del triunfo electoral y de la derrota ética ya enquistada en los corazones posibilistas ganados por el triunfalismo barato y el patético exitismo mediático.

Helios, por supuesto, fue en ese boliche invadido por leprosas y leprosos escupidos por los “históricos” de la 609, uno de los que no paraban de hablar y de exteriorizar sin mucho gré-gré, sus fuertes impresiones sobre la histórica jornada en la que, rengos, magullados y patoteados, una caterva loca de “principistas” dándose de patadas con el posibilismo y el oportunismo conjugados, nos fuimos de esa cueva para seguir militando “en situación de calle”, en harapos, sin aparato, sin más recursos que la sangre hirviendo y una bendita y orgullosa vergüenza insurrecta a flor de piel.

A alguien se le ocurrió en el boliche, con muy buen tino, proponer un brindis celebrando el postergado divorcio político, pero Helios no lo escuchó.

Seguía hablando, entremezclando embroncados comentarios con espontáneos pronósticos de cómo nos iría fuera del “alero” ya fagocitado por el “posmodernismo maduro y responsable”. Helios no paraba de referirse a la situación, de agitar sin fatigarse, de arrimarle leña a las pequeñas brasas de dignidad todavía ardientes y humeantes que éramos los “disidentes”.

Y al proponente del brindis, en cierto modo caliente con la sordera y la locuacidad imparable del Viejo, le salió del alma el grito pelado de “Helios, ¡por favor, no volantées más por hoy!”, con lo que le arrancó no una queja, sino una estruendosa carcajada que le iluminó los ojos y nos dejó ver que en su humanidad incansable había todavía mucha energía alegre y mucha fe, a pesar de toda la mierda patotera respirada durante horas y horas de triste monserga renunciante (porque fue eso aquel congreso: los que renunciaban eran los que se quedaban haciendo los mandados para entibiar los vacuos sillones de los que defendían las alianzas con la burguesía fascista y lamebotas, aliada a su vez a las multinacionales hoy desesperadas por minas a cielo abierto, forestadoras, plantas de celulosa, estancias sojeras, puertos, trenes, transporte aéreo, etc., etc.).

Los que lo conocieron directamente al Viejo defendiendo sindicatos y trabajadores perseguidos y burlados, jamás podrán olvidar sus gestos de hombre que no solamente las vivía como abogado laboralista, sino también como auténtico trabajador ofendido en su honor de tal.

Ninguno de sus defendidos de la insania patronal -montada en el ventajeo de los impunes- olvidará los arrebatos furiosos de El Viejo contra empresarios y mercenarios a los que fusilaba con sus agudas miradas inyectadas de legitimo odio de clase, sin concederles ni un milímetro de “razón” ni a ellos ni a los supuestos jueces encargados de “dictaminar” quiénes la tenían.

“No tengo que calentarme demasiado–decía en voz baja en los tribunales-; peleamos contra buitres aliados con palomos de pico afilado, y si te calzan el punto, sos boleta de antemano…”.

Sabía muy bien que los “doctos” profesionales del derecho burgués lo consideraban no un “defensor”, sino un “ofensor” de primera línea, inderrotable en la exposición de argumentos, imposible de vencer por cansancio, incorruptible de pé a pá, a diferencia de unos cuantos “asesores letrados” representantes de los chupasangre organizados en el Estado burgués.

No había jueza o juez que no supiera que Helios había consumido noches y días –años y más años de autoformación militante- buscándole a las leyes del capitalismo los recónditos vericuetos por los que se colaban, escritos, sus propios anacronismos y sus contradicciones de lógica y de hecho, aprovechables tan siquiera para hacer menos penosa la explotación y la opresión burguesas, y ganar sí o sí, con frecuencia, “juicios laborales” que en general otros profesionales daban por perdidos a priori.

A los excedidamente ortodoxos podrá parecerles un disparate, pero Helios Sarthou era un abogado con conciencia de clase a pesar de que sus actividades corporales más duras hayan sido nomás dos en las que descolló hasta casi los 70 pirulos, aunque sin prensa: el ping-pong y el fútbol.

No fue un buen burgués enamorado del proletariado; fue un trabajador más, uno de los mejores de entre nosotros.

Después de la odisea fasanesca del diario “La República” en perpetuo conflicto con los trabajadores gráficos, lo conocí más estrechamente a Helios en 1992 en el asesoramiento a las familias ocupantes de edificios abandonados a medio construir bancados por un Banco Hipotecario que –en transas y manipulaciones hasta hoy no aclaradas- había pagado millones y millones de dólares a empresas promotoras fantasmas que se borraban afanando el dinero en la etapa finalista de las obras.

Lo suyo fue más que un asesoramiento jurídico; fue una auténtica vigilia solidaria y comprometida con los de bien abajo.

Estuvo siempre expuesto al riesgo de que se lo acusara de “complicidad” por sostener invariablemente y fundadamente, que ocupar viviendas no era un delito, sino un recurso popular extremo pero legítimo, el ejercicio de un derecho previsto constitucionalmente bajo el carácter de “estado de necesidad” (“es lo mismo que cuando no tenés para comer vos y tus hijos y te vas a un restorán, comés lo indispensable, sin lujos, y en lugar de pagar, presentás un documento de identidad diciendo que llegas a eso por hambre, por no morirte de hambre; eso no es delito, aunque en general te metan preso y pretendan procesarte…”, repetía siempre).

En uno de esos edificios, una madrugada en la que una magistrada había ordenado que frente a él se apostara una nutrida comitiva policial armada a guerra para ir amedrentando a las y los ocupantes, la mitad de los cuales eran niñas y niños de menos de 10 años, El Viejo bajó de su destartalado Mercedes ex taxímetro, se dirigió al inspector “a cargo del operativo”, le extendió su mano derecha, se presentó y al oído, atrevidamente, sin que nadie pudiera imaginarse la ocurrencia, le dijo:

“Mire, inspector; esto es cuestión de horas, esta gente está viviendo encima de un subsuelo absolutamente inundado de mierda y orina en el mismo lugar donde está el tablero eléctrico, que en cualquier momento hace cortocircuito y esto va a volar al carajo con todos los que están arriba y la gente que ande cerca de la entrada… Además, discúlpeme, esto es un peligrosísimo foco de infección para el personal policial, que puede terminar apestado y apestar a la familia…”.

Automáticamente, a través de su walkie-talki, el oficial se comunicó con alguien de más arriba y en dos minutos la orden judicial se fue al carajo como si efectivamente hubiese estallado el gigantesco pozo negro ubicado en Boulevard Artigas y Goes, a unos metros de la lujosa “Tres Cruces” en construcción, cráter insalubre que realmente existía y que siguió existiendo durante mucho tiempo ocasionando serias enfermedades entre los ocupantes y el mismo vecindario adyacente, provocando, además, frecuentes colapsos eléctricos con apagones y pequeños focos ígneos.

Cuando las fuerzas represivas se retiraron, nos reunimos con El Viejo en el primer entrepiso nauseabundo y pestilente, él y veinte familias a las que la vida les había dejado ya muy poco para perder. Compartimos un amargo y unas tortas fritas, sin apuro y sin remilgos, con el profesional de traje y corbata que no le hacía asco a vivir un rato lo que otros sufrían día y noche.

Nos dijo:

“Era estratégico que la policía se fuera, que dilatáramos la posibilidad del desalojo compulsivo o la retirada de la gente por miedo… Mañana tenemos la primer negociación con un gerente del banco y eso por sí solo deja en suspenso el desalojo por la fuerza después de procesarse a tres o cuatro cabezas de turco elegidos por alguien…”.

Mirta, una morena grandota que se había enamorado de la “audacia” del viejo, no se contuvo y le preguntó:

“Doctor, ¿qué quiere decir estratégico?”…

Y la respuesta fue una pinturita de lógica dialéctica para encuadrar, aplicada al lenguaje y el entendimiento popular:

“Mire, Mirta, quiere decir algo así como que si usted se peleó con su marido y él le dice que se va a ir y usted no quiere que se vaya porque la cosa no es tan grave y todavía se quieren, pero usted no quiere decírselo, usted debe buscar la manera de que intervenga su suegra y venga y le diga abrazada a usted: nene, pensá por lo menos en tus hijos, además sabés que en casa no hay lugar…”.

Helios Sarthou fue y seguirá siendo un grano en la puerta del culo de la soberbia burguesa.

Un infractor de sus propios inventos para la dominación social; un reincisivo bisturí que viviseccionaba las pústulas hediondas del poder y mostraba el cáncer del capitalismo hasta para los ojos vendados de la justicia burguesa institucionalizada, de esa falaz justicia sólo de palabra que fue concebida para jodernos a los debajo de por vida, si fuera posible.

Helios fue y es un revolucionario de hecho, más allá de discursos, declaraciones, autoproclamaciones y coincidencias o desavenencias acerca de cómo plantarnos frente al enemigo en cada ocasión.
Fue y es alguien que nunca será un ausente o un simple nombre y apellido en las crónicas históricas.

No sabemos todavía qué plaza habremos de tomar para bautizarla “Helios Sarthou, Compañero”… Alguna será, a no dudarlo…

Y capaz que la de “Los Olímpicos”, esa de su querido barrio, sea la más adecuada, sencillamente haciendo un agregado en medio de una buena movida callejera en la que podamos escuchar a su colega Osvaldo De La Fuente –otro jugado por los de abajo- cantando un buen tango como los que a Helios le gustaba escuchar y a Osvaldo cantar.

De repente “Plaza de los Olímpicos – Compañero Helios Sarthou” no es mala idea, máxime si tenemos presente que el fútbol fue también una de sus grandes y comprometidas pasiones de toda la vida y que, practicándolo, también supo dar cátedra sin atenerse demasiado a las buenas costumbres de la academia y sin mucho respeto por lo “políticamente correcto” en materia de reglas que caducaron con la desaparición de la pelota de cuero cosida a mano y los jueces con calzones hasta las pantorrillas.

Eso y mucho más, muchísimo más y más groso, lo tendría otra que merecido Helios.

Aunque lo que más se merece El Viejo es que sigamos y enseñemos a seguir su ejemplo práctico y contundente de coherencia indomable, su coraje y su irrompible voluntad de no dejarse tentar ni por las lisonjas intelectualoides del ego ni por las mieles amargas que llegan a saborear algunos, solamente algunos, de los que sueñan ser poderosos y llegan a traicionarse a sí mismos con tal de serlos.

Ha muerto un simple mortal, pero sobrevive un luchador extraordinario, de esos que siguen viviendo en las entrañas de quienes pudieron ver en su ejemplo, la meta y el camino.

¡Cháuuuuuu, Helios!

¡Seguiremos “volanteando”!!!.

¡Venceremos y vos estarás para brindar con todas y todos!!!.

Gabriel –Saracho- Carbajales,
2 de junio de 2012

A la buena gente de «Posta Portenia»:

Extiendo unas líneas sobre la información que «Posta Portenia» nos hace llegar sobre el Doctor Helios Sarthou en la presente jornada.

Desde hace una semana estábamos al tanto de su condición física en declinación, en el Sanatorio del Centro Asistencial del Sindicato Médico del Uruguay donde tenemos entendido que se le atendió hasta su fallecimiento.

Laboralista de nota, siempre defendió con exclusividad a la parte obrera en los conflictos de trabajo y jamás patrocinó a la parte patronal, supo destacarse en el Foro tanto jurídico como en los ambientes laborales y sindicales como un principista que a ninguno dejaba sin atender.

Es de buena fe aclarar que, a pesar de sabernos en idéntica vocación como colegas de profesión, jamás mantuve para con él un trato personalizado en continuidad; más allá de su calidez en el saludo en cada encuentro entre huestes de Actos masivos o en cada cruce por las calles de Montevideo, siempre recibimos muy suya docencia de constitucionalismo y legalidad, luz que tomada del Maestro anidó y permanecerá vigente en nuestro accionar.

Años atrás no dudó en extraerse del colectivo oficialista, incluso poniendo en juego y perdiendo la identidad de su movimiento y lista política, como sólo lo habíamos apreciado décadas antes en la figura del también recordado Doctor Emilio Frugoni.

En su vida de los últimos años lo hemos visto apoyar todas las causas justas desde el punto de vista de la defensa de quienes débiles resultan ante aparatos como el Estatal, los Municipales y los de las Fuerzas empleadoras a través de sus Asociaciones y Cámaras empresariales; era normal cruzarlo conduciendo su modesto automóvil siempre yendo de un evento a otro, lo hemos escuchado por años —al menos hasta hace un año y medio atrás— atendiendo personalmente a los consultantes que a través de la vía telefónica de planteos en su programa radial matutino dominical, el cual cerraba con un típico “Nos vemos en una semana... nos escuchamos en una semana”

Aparentemente perdemos a un principista, pero no de esos que viven en la cerrazón de una nube de teoricidad sino de un sempiterno luchador por la conjunción de lo ontológico (práctico) de LA JUSTICIA con lo deontológico (teórico) de EL DERECHO.

Realmente ganamos un referente de vida, un modelo de entrega a la vocación profesional bien entendida, un faro de los pocos que siguen iluminando entre las tinieblas de la noche en que cae el “deber ser” universal... que si bien tiende a desaparecer físicamente no por ello deja de brillar su foco ni deja de constituir referente para quienes cada año más tendrán que lidiar con la problemática laboralista en un mundo en que las idolologías que se presentan como las más aplicadas están absolutamente carcomidas como fruto del abuso de sus conductores políticos y sindicales que de ellas se sirven tan sólo para el propio provecho sin que aparezca la convicción de que una vez que llegan a los puestos de mando usen sus prerrogativas en el bien colectivo.

A sus familiares más íntimos nuestras condolencias; y, si no se toma como un atrevimiento en este momento de dolor familiar, la confianza de que nos permitan considerarle siempre vívido, siempre entre filas en la vorágine diaria como entre las filas que silenciosamente siguen soñando con una sociedad menos dispar.

Mañana —DOMINGO 3 DE JUNIO— acompañaremos sus restos desde el velatorio en la Sala fúnebre de la empresa Rogelio Martinelli (Javier Barrios Amorín, esquina Canelones) hacia el Cementerio del Buceo donde recibirá sepultura sobre la hora 11:30.

Respetuosamente;

Carlos Barros Pons

El corazón está de luto,

y no es una frase armada, es sencillamente un sentimiento, ese sentimiento que pudo inspirar un grande como Sarthou.

Fue un ser humano imprescindible, nos ha dejado un poco más solos, aún, en este camino que emprendimos hace tantísimo tiempo, camino del que se alejaron muchos ex compañeros.

El viejo, no, no se corrió ni un tantito de la senda, siempre estuvo, fue por ahí transitando sueños, luchas, difíciles jornadas.

Nunca se borró, fue fácil encontrarlo en las fuleras, entero, de pie, incorruptible.

La puta que feo, viejito lindo, te extrañáremos muchísimo, las unas y los otros: el pueblo.

Quiero dejar sólo una semblanza, una chiquita entre tantas: acá en Buenos Aires, algunos compañeros nos propusimos escrachar al entonces embajador uruguayo en argentina Julio César Lupinachi, que fue funcionario de la embajada uruguaya en Venezuela cuando la compañera Elena Quinteros se escapó de los militares que la tenían secuestrada y pretendió ingresar a la embajada venezolana en Uruguay, y los milicos la arrastraron desde los jardines del predio volviéndola a secuestrar continuando desaparecida hasta hoy.

Este hecho en ese entonces desató un conflicto entre Uruguay y Venezuela.

Luego se supo que la suerte de Elena Quinteros estuvo en manos de los funcionarios uruguayos en Venezuela entre los cuales estaba Lupinachi. Entonces para repudiar a este asesino formamos la Comisión de Derechos Humanos de uruguayos en Argentina y comenzamos a organizar un escrache.

El compañero Tito fue designado para entrevistar a Mujica y Sarthou, legisladores uruguayos en ese momento. Mujica ni siquiera lo atendió sino que mandó a su secretaria, en cambio Helios no sólo lo recibió sino que se puso a disposición nuestra.

Es un simple recuerdo que hoy que te nos mudaste me vino a la memoria.

Hasta siempre COMPAÑERO. GRACIAS.

Marcia

HELIOS :

TE AUSENTASTES HOY PERO PARA SEMBRARTE PARA SIEMPRE ENTRE NOSOTROS Y DESDE DONDE ESTES SEGUIRAS GUIANDO Y EMPUJANDONOS CON TU EJEMPLO DE VIDA, DE TANTA GENEROSIDAD Y SACRIFICIO, CULTURA Y SABIDURIA, TRABAJO Y LUCHA ; PARA CON TODOS LOS TRABAJADORES Y EN ESPECIAL POR LOS MAS HUMILDES

EMINENTE DR. Y PROFESOR, GIGANTE HERMANO Y COMPAÑERO HELIO SARTHOU,.....

TE SEGUIREMOS DICIENDO PRESENTE.

ASAMBLEA DEL CALLEJON

SOLO DECIR QUE HELIOS ERA Y ES UN COMPAÑERO CON GRAN SENTIDO HUMANO Y CON UN GRAN COMPROMISO HACIA LOS DE MÁS ABAJO, LOS MÁS HUMILDES... SALU HELIOS

DANIEL NIC

Es toda una etapa de militancia que recorrimos juntos junto a otros cros.

Nos queda su tenacidad, su obsesión por la coherencia, el jugarse por los principios, su afabilidad en el trato con sus semejantes

Helios vivirá en el recuerdo de los que luchan por un Uruguay digno y socialista

JORGE MAIKI

Gracias Compañeros, él hacía referencia cada tanto de vuestro trabajo.

Les informo además para la corrección, que Helios había cumplido el 7 de mayo pasado 86 años y no 84, era de 1926 y yo siempre le decía que en el "26" habían nacido dos faros que alumbrarían nuestra América Latina, él, el 7 de mayo y Fidel el 13 de agosto.

Un gran abrazo a ustedes y a un gran compañero como Eduardo Abeleira

WALTER SS

HASTA ..SIEMPRE Y HASTA MAÑANA CRO Y AMIGO HELIOS...!!!

Flia Sapriza

Me adhiero al MENSAJE, que haces llegar. Nos conocíamos desde 1962,donde coincidimos en lo que fue la Unión Popular UP.

Después HICIMOS CAMINOS DISTINTOS, no ANTAGONICOS, por ello va MI SALUDO a sus SERES QUERIDOS y AMIGOS¡¡

Fraternalmente

Juan Vital Andrada

Helios Sarthou, un luchador insobornable

Ha muerto el compañero Helios Sarthou (1926-2012). Su biografía dice que fue abogado, docente, diputado y senador. Fundador del Frente Amplio, del Movimiento de Participación Popular, de la Corriente de Izquierda y de la Asamblea Popular.

Aunque fue conocido y respetado, sobre todo, como un defensor incansable de los derechos de la clase trabajadora. Y, antes que nada, como un militante de izquierda. Luchador insobornable de la palabra y de la acción.

Alguien a quién nunca sedujeron las tentaciones materiales del poder, ni los acomodos politiqueros de un orden capitalista que compra, corrompe y destruye organizaciones e individuos

Alguien a quien no pudieron doblegar los posibilismos de la política "correcta". Por eso, entre otras tantas intachables conductas, no dudó -junto a Hugo Cores y Sergio Previtali- levantar su brazo acusador para votar en contra del nefasto Mercosur.

En 2008, luego de una larga e incansable batalla, tomó la decisión política de abandonar el Frente Amplio. Y de continuar, hasta el último día de su vida, en su irrenunciable desafío de construir una izquierda democrática y socialista.

Nuestro mejor y más sencillo homenaje, es volver a recordar en imágenes y palabras aquel inapelable testimonio del compañero Helios

Colectivo Militante
Montevideo, 3-5-2012

Desde buenos aires me adhiere al merecido homenaje. Un abrazo.

FERNANDO

Hola Hermanos, saludos desde Brasil!


Nuestra red divulgo su manifiesto por la muerte del Compañero Sarthou!

http://osverdestapes.blogspot.com.br/2012/06/viva-el-companero-sarthou.html

Abrazos!


Julio Wandam

Coordinator de Los Verdes/RS - Brasil

MURIÓ EL OBRERO DEL DERECHO

HA MUERTO SARTHOU, HELIOS, EL QUERIDO HERMANO, COMPAÑERO DE TANTAS BATALLAS, QUE PALABRAS EMPLEAR PARA DESCRIBIR A UN SER HUMANO DE SU TALLA, QUE NO SEAN PALABRAS SUYAS CUANDO UNA VEZ NOS DIJO "MUCHACHOS, YO NO SOY ABOGADO, SOY UN OBRERO DEL DERECHO, AL SERVICIO DE LA CLASE".

QUE EN PAZ DESCANSE Y QUE VIVA EN LA REBELDÍA DE NUESTROS CORAZONES POR SIEMPRE.

PIT-CNT SALTO

posta - postaporteñ@ 780 - 2012-06-04

Postaporteñ@

Despedida al Dr Helios Sarthou

http://www.radio36.com.uy/imagenes/banner_largo_cx36.gif

 
EL PUEBLO EXPRESA SU DOLOR Y SENTIDO RECONOCIMIENTO AL COMPAÑERO HELIOS SARTHOU
Algunos de los mensajes que llegaron a CX 36 Radio Centenario desde todo el país y desde  el exterior, como reconocimiento a la extensa y consecuente trayectoria del Dr. Helios Sarthou,  referente de izquierda, docente universitario y abogado laboralista que tenía en esta emisora desde hace muchos años su audición Agenda Parlamentaria que se emitía todos los domingos de 9 a 10 horas de la mañana

 
http://www.radio36.com.uy/clip_image002_0021.jpg
DESDE COLONIA

Hola compañeros de la 36; un saludo solidario a todos y principalmente a la familia del Dr. Sarthou, ante su desaparición física.
Respecto al partido de fútbol de hoy, digo que ¡OJALÁ PIERDA URUGUAY!!!; y lo digo con dolor porque soy uruguayo.
Para los cholulos, para los babiecas, para los frívolos que no sacan a relucir su patriotismo un 19 de junio, un 18 de mayo, un 19 de abril, para los que no se conmueven ni se ponen a pensar cuando ven a diario a sus compatriotas comiendo de la basura...pero sí, embanderan su casa y su coche ante un banal partido de fútbol, que es mucho más negocio....que deporte.
Y por los "buitres" políticos del gobierno que después salen a hablar a los serviles medios de "incomunicación", como si un triunfo fuera de "ellos".-

Saludos a todos,
Ruben Motta desde Colonia del Sacaramento

 

UN OYENTE

Soy un oyente de la radio, que  en estas situaciones nos acompaña como nunca, compartiendo el dolor por la desaparición física de este hombre ejemplar que es el Dr. Helios Sarthou. Escribo sólo en esa calidad: de oyente anónimo que tuvo la suerte de estrechar su mano y mirar el brillo de sus ojos en algún momento.
Al igual que Alba Roballo, Zelmar Michelini y Victor Licandro, renunció a las “mieles del éxito”, a los cargos, el prestigio académico (ese que da becas, honoris causa, publicaciones, etc.). Todo por mantener una seriedad en lo ideológico, una consecuencia entre lo que dijo e hizo, un compromiso ético sin claudicaciones.
Como aconsejó el Che, dureza combativa no dejó de lado la ternura. Con emoción recordamos los poemas que nos regaló los domingos al final de sus audiciones, su humor a flor de piel, expresado en alguna ironía al pasar sobre temas complejos, o en algún giro de su rica retórica. 
“la ternura es ese delirio que  nos hace pensar que  posible intentar un mundo mejor, esa locura que nos hace pensar que somos invencibles sólo porque no merecemos ser derrotados” nos recordó en un acto callejero.
Cuando murió Mario Benedetti su amigo José Saramago dijo que los uruguayos debían preguntarse si merecieron a Benedetti. Yo me pregunto hoy si los uruguayos merecimos a este hombre que lo dio todo sin pedir nada, que nos mostró el camino de la dignidad, el combate, la lucha. Como reflexionó un compañero después de las últimas elecciones, duele que los uruguayos hayan votado por burócratas en vez de por este señor que se dedicó a defender a los trabajadores y a los pobres del país en los últimos cincuenta años…
Como siempre en estos casos iniciamos una lucha por no olvidar sus conmovedores discursos, que iniciaban con un análisis riguroso y terminaban con un chispeante llamado a redoblar la lucha, alegatos que movían de igual manera la “razón y el corazón” como decía nuestra consigna cuando lo llevamos al senado, donde no nos defraudó.
No olvidemos entonces su palabra, mantengamos sus propuestas en las plataformas del pueblo, menciono sólo algunas: la eliminación del senado, la eliminación de las fuerzas armadas, la creación de una universidad popular.
La política es pasión y lucha dijo una vez, lo demostró hasta ayer con su vida.
Un abrazo compañeros.
Gerardo

DESDE FRANCIA

Les escribo con inmenso dolor por la dolorosa noticia del fallecimiento de Helios Sarthou abogado y político de referencia para toda la izquierda uruguaya.
Sarthou apoyó al proyecto de la Asamblea Popular y fue un luchador incansable por una nueva sociedad, una persona de referencia coherente con sus ideas y por eso dejo al Frente Amplio, yo lo conocí personalmente en la campaña del Frente Amplio en el año 1999 que él estaba con el MPP y el 26 en aquel tiempo y estuvo en la zona rural de Las Brujas y en la ciudad de Los Cerrillos en aquella campaña.
Seguirá en nuestros corazones y por eso hoy mas que nunca debemos seguir sus pasos para luchar por una nueva sociedad, por el verdadero socialismo en Uruguay y por una política por y para los trabajadores.
Por ultimo que seria fundamental seguir su trabajo técnico sobre el no pago de la deuda externa que junto a otros compañeros tenían pensado llevar a cabo una denuncia judicial porque se estaba incumpliendo leyes internacionales con respecto a la ilegitima deuda externa uruguaya.
Mis condolencias a su familia física y a su familia política que estaba en su gran mayoría en la Asamblea Popular.

Helios Sarthou: ¡Hasta la victoria siempre compañero!
¡Habrá patria para todos!

PD: En este momento estoy escuchando a la 36 y escucho emocionado a la voz de Helios.
¡Arriba compañeros!
Saludos a los compañeros del 26 de marzo y de la Asamblea Popular:

Marcelo Aida,
Ciudad de Vienne (Francia)

DE JORGE BONALDI

En estado de absoluta devastación hemos recibido a las 7 de la mañana, en la voz de Leo Danovich, la noticia de la extinción de don Helios Sarthou. La pérdida es irreparable, si tenemos en cuenta que hasta hace sólo 15 días, con absoluta lucidez, a sus 86 años Sarthou, con pelos y señales le ponía las peras a cuarto a sus adversarios políticos. Nadie osaba responderle porque Helios sabía demasiado acerca de los tránsfugas, de la esencia corrupta de la trama de las grandes decisiones de la economía, de la política y de la soberanía de los uruguayos. Jamás lo escuché proferir palabras ofensivas hacia sus denunciados. Siempre actuó y enjuició desde una estatura moral superior.
Atento y cortés, siempre tuvo una palabra de aliento y reconocimiento hacia quienes como él tuvieron la osadía de no claudicar jamás.
Un día me dejó grabadas en casa unas palabras muy comprensivas respecto a los riesgos que entraña el exponerse públicamente navegando a contracorriente.
La desaparición de Helios Sarthou nos compromete a estudiar a fondo los frutos de su existencia, que fue ejemplar.
Lo sigo viendo en sus intervenciones públicas con la cerviz erguida, con la actitud propia de los hombres dignos, rejuveneciendo a cada párrafo. Nunca vi nada parecido a la energía que proyectaba Sarthou cuando le hablaba a la gente con 84 años, en los estrados políticos.
Escribo estas líneas apresuradas, y muy abrumado por la situación.

Jorge Bonaldi

 

DE AGRUPACIÓN POR UNIR

Como manifestó alguna vez Fidel Castro, los revolucionarios no se jubilan, su actividad solo tiene como limite la muerte.
El gran escritor francés Víctor Hugo manifestó una vez "Mi descanso es el luchar"
Si en relación al compañero Helios Sarthou ello es cierto por el hecho de que estuvo en la lucha hasta el ultimo momento, en realidad lo mas trascendente será su recuerdo, la memoria que guardaremos de su ejemplo quienes lo conocimos de cerca.
Amable en el trato personal, dicharachero, obsesionado por la coherencia, exigente y autoexigente, sensible a cualquier injusticia personal y no solo las colectivas.
Su despacho en el parlamento siempre estuvo abierto para cualquiera y en particular trabajadores. Así sucedía con su estudio de abogado, su desempeño profesional se hacia uno con su militancia por los mas pobres.
La izquierda verdadera, la radical, como el decía en el sentido de aquella que va a la raíz de los males del sistema y lucha por su extirpación por la vía de cambios profundos y socialistas, ha sufrido la perdida de uno de sus referentes mas conocidos y uno de sus mejores comunicadores. De lo que estamos por cierto, escasos.
Helios seguirá viviendo en la memoria de los que luchan
Con Artigas y el Che

Compañeros de Agrupación Nacional ProUNIR

 

DE JULIO FERNÁNDEZ

El viejo, como cariñosamente lo llamábamos, el gran compañero insustituible, gran hombre y mejor revolucionario. Un ejemplo.
¡Hasta siempre compa!
¡Seguiremos tu lucha!

Julio Fernández


DEL PARTIDO BOLCHEVIQUE

El Partido Bolchevique del Uruguay hace llegar su más sentido pésame a familiares y allegados ante el fallecimiento del Dr Helios Sarthou, un ejemplo de vida fecunda, coherente y consecuente en la defensa del proletariado.

DE MARCIA OTEGUI

El corazón está de luto, y no es una frase armada, es sencillamente un sentimiento, ese sentimiento que pudo inspirar un grande como Sarthou.
Fue un ser humano imprescindible, nos ha dejado un poco más solos, aún, en este camino que emprendimos hace tantísimo tiempo, camino del que se alejaron muchos ex compañeros.
El viejo, no, no se corrió ni un tantito de la senda, siempre estuvo, fue por ahí transitando sueños, luchas, difíciles jornadas.
Nunca se borró, fue fácil encontrarlo en la fuleras, entero, de pie, incorruptible.
La puta que feo, viejito lindo, te extrañaremos muchísimo, las unas y los otros: el pueblo.
Quiero dejar sólo una semblanza, una chiquita entre tantas: acá en buenos aires, algunos compañeros nos propusimos escrachar al entonces embajador uruguayo en argentina Julio César Lupinachi, que fue funcionario de la embajada uruguaya en Venezuela cuando la compañera Elena Quinteros se escapó de los militares que la tenían secuestrada y pretendió ingresar a la embajada venezolana en Uruguay, y los milicos la arrastraron desde los jardines del predio volviéndola a secuestrar continuando desaparecida hasta hoy.
Este hecho en ese entonces desató un conflicto entre Uruguay y Venezuela. Luego se supo que la suerte de Elena Quinteros estuvo en manos de los funcionarios uruguayos en Venezuela  entre los cuales estaba Lupinachi. Entonces para repudiar a este asesino formamos la Comisión de Derechos Humanos de uruguayos en Argentina y comenzamos a organizar un escrache. El compañero Tito fue designado para entrevistar a Mujica y Sarthou, legisladores uruguayos en ese momento. Mujica ni siquiera lo atendió sino que mandó a su secretaria, en cambio Helios no sólo lo recibió sino que se puso a disposición nuestra.
Es un simple recuerdo que hoy que te nos mudaste me vino a la memoria.
¡Hasta siempre COMPAÑERO!.
¡GRACIAS!

Marcia

 

DE COORDINADORA DE TRABAJADORES DE PAYSANDU

La Coordinadora de Trabajadores de Paysandú expresa el más profundo pesar por el fallecimiento del compañero Helios Sarthou.
Su trayectoria, valores y principios nos convocan a continuar la lucha como mejor homenaje a un luchador incansable.

¡Arriba los que luchan!
¡Hasta siempre compañero Helios!

CTP

 

DE REFUNDACIÓN COMUNISTA

Refundación Comunista inclina sus banderas en un día de profunda congoja por la desaparición física del Compañero Helios Sarthou. El compañero Helios comprometió su vida junto a los intereses de la clase obrera, de los más humildes. Asumió sin dobleces la defensa de los más débiles. Fue fecundo en su vida, en todo los planos, modesto, austero en los éxitos, que los tuvo, el mayor de todos ellos padre, amigo, compañero y al decir del Camarada Comandante "...llegó a ese estadio superior del hombre, donde este se transforma en revolucionario...". Ese escalón de entrega, generosidad y despojo lo recorrió sin obstáculos, sin mezquindades.
El compañero Helios, nos diría "...he vivido plenamente..."

¡Salud Compañero!
¡Hasta la Victoria Siempre!

 

DE LA MAESTRA ADRIANA PEDEMONTI

 

Un fuerte sentimiento de desolación nos invade cuando pensamos que ya no estará Helios entre nosotros.
En cada momento difícil de la vida sindical o laboral, sabíamos que no estábamos solos, que Helios estaría allí para asesorarnos, cuidarnos, defendernos, solidaria y desinteresadamente.
Entre todas las enseñanzas que a lo largo del tiempo nos dejó, recuerdo  la primera, porque fue el día que lo conocí personalmente y estuve en una reunión con él.
Hace muchos años, los entonces jóvenes maestros consultábamos la posibilidad de realizar algunas movilizaciones y medidas de lucha fuertes. Queríamos prever, las consecuencias, las posibles sanciones que  por la normativa vigente, nos podían caer encima.
Helios allí, más joven que todos los jóvenes juntos, nos dijo: "Ustedes piensen qué quieren hacer y háganlo. Yo los defiendo. Las normas siempre se pueden interpretar en un sentido o en otro. Siempre se les puede buscar la vuelta para defender al trabajador que da su pelea".
¡Esa lección inolvidable nos abrió la  cabeza para siempre!
Luego cada vez que fuimos por  su Estudio, lleno de trabajadores, de pueblo, nos dedicó generosa y militantemente su tiempo y sabiduría. Fue siempre lúcido y crítico. Pero su grandeza personal, nos llenaba de una gran energía y de confianza en la humanidad y en el futuro.
En estos últimos tiempos, en cada movilización o Acto político, cuando llegaba Helios, algo en el alma nos  decía: vamos bien, vino Sarthou con nosotros.
Él murió combatiendo, en la pelea cotidiana, denunciando la corrupción, la injusticia y traición de sus ex compañeros.
Un grande.
Claridad política y coherencia.
Un referente imprescindible.
Un fuerte abrazo para su familia y todos los compañeros.
Y nuestra promesa de no olvidar sus enseñanzas y honrarlo en nuestra lucha cotidiana.
Helios:
Tus sueños  de justicia social están vigentes.
¡Venceremos!
¡Te homenajeamos buscando la Victoria!
¡Tú vas con nosotros!
¡Hasta siempre!

Adriana Pedemonti

 

DESDE TREINTA Y TRES

La Voz del Jubilado - Filial Treinta y Tres se adhiere con sus mas sentidos pésames a la familia del Dr. Helios Sarthou.

Carlos Urán - Ramona Pochita Román 

De UCRUS

Ucrus (Unión de Clasificadores de Residuos Urbanos Sólidos) expresa su más sentido reconocimiento al apoyo fraterno y desinteresado que el compañero Helios Sarthou a realizado durante su vida militante.
Un saludo respetuoso y de sentidas condolencias a sus familiares y amigos.

Por UCRUS
Jorge Hernández

 

 

DE LAURA MATTOS

Querido Viejo:
Recuerdo el día que te conocí.
Era una joven y pobre mujer trabajadora. Llegué hasta el Parlamento a plantearte el conflicto sindical que llevábamos adelante. Y me atendiste con humildad, con humanidad, comprometido siempre con la clase. Siempre con los trabajadores, con la gente sencilla.
Ibas a todos los pueblos, hablabas con todas las personas.
Tu sonrisa franca, tu palabra firme.
Para ti no había imposibles.
No te cansaste de condenar a los responsables de tanta miseria, de tanto crimen.
¡Tu inmensa humanidad!.
Recuerdo tu dolor por los niños que comían pasto, allá por el 2002 cuando tu sorpresa indignada jamás te paralizó.
Mi vida cambió pero seguimos juntos hasta hace días.
Eras admirablemente joven en un cuerpo viejo, inteligente, memorioso, hábil, valiente, inquieto intelectual y poeta.
Estás y estarás en mi corazón.
Un abrazo a Danahe y Ethel.                     

Laura Mattos.

 

DESDE TREINTA Y TRES

Nuestro sentido pésame por la desaparición física del compañero Helios Sarthou.

Asamblea Popular de Treinta y Tres.

 

DEL SINDICATO DE PORTEROS

 

Elijo dos palabras para definir a Helios Sarthou: DIGNIDAD  y  LUCHA

Jorge Mota,
del Sindicato de Porteros

 

DESDE SUECIA

Compañeros de CX36 Radio Centenario.
La impotencia que sentimos en nuestra ocasional ausencia del país a la hora de tomar conocimiento del reciente fallecimiento del compañero Helios Sarthou, nos impulsa a solicitar de esta Radio amiga -la Radio 36 abierta en todo momento al pensamiento crítico de este gran luchador social, defensor de las causas de los humildes y de las justas reivindicaciones de los trabajadores- el hacer público nuestro profundo pesar por este doloroso suceso.
Con su muerte recurrimos a la semblanza por la similitud de las luchas que protagonizó con Raúl Sendic, de las quedarán en el recuerdo de todos los patriotas honestos para recoger de su compromiso revolucionario: la honestidad y su afán por la verdad y justicia en libertad.
Compañero Helios, te mantienes vivo en la conciencia de todos los orientales honestos. ¡VIVA HELIOS SARTHOU!

Casimiro Alonzo
Gotemburgo, Suecia

 

DE LA ASAMBLEA DEL CALLEJÓN

Helios: Te ausentaste hoy pero para sembrarte para siempre entre nosotros y desde  donde estés seguirás guiando y empujándonos con tu ejemplo de vida, de tanta  generosidad y sacrificio, cultura y sabiduría, trabajo y lucha; para con todos los trabajadores y en especial por los más humildes.
Eminente Doctor y Profesor, gigante hermano y Compañero.
Helios Sarthou, te seguiremos diciendo:
¡Presente!

Asamblea del Callejón

DESDE AUSTRALIA

Ante la desaparición física del compañero Helios Sarthou queremos en primer lugar acercarles  a sus familiares mas queridos  nuestros más profundos sentimientos por este hombre imprescindible, por este hombre de profunda convicciones, por esta calidad de ser humano que sigue viviendo entre todos  nosotros.
Y a Ustedes, compañeros de todos los días de Helios, manifestarle nuestro compromiso de seguir transitando  ese camino de lucha sin claudicación que este gran hombre nos trazó.
Orientales de Sydney y Melbourne
Australia

 

DESDE ESTADOS UNIDOS

Sarthou trascendía las fronteras, con su contacto semanal –que escuchaba por la web de la 36- era el contacto directo con la realidad de Uruguay.
Un abrazo
Raúl Soca desde Estados Unidos

DESDE VENEZUELA

Desde Venezuela, consternados por la pérdida.
Un abrazo grande a todos los compañeros de la 36, estamos con Ustedes en estos momentos. A su familia y compañeros, a todos, mucha fuerza.
¡Sarthou vive en cada trabajador que lucha por sus derechos!
Griselda y Fleitas

DE TRABAJADORES DEL CÍRCULO DE TENIS

Sindicato de Trabajadores del Círculo de Tenis lamenta el fallecimiento del compañero, convoca a acompañar su sepelio y a todos los trabajadores a no olvidar su ejemplo de lucha y dignidad.

UNA OYENTE

Helios quiere decir “sol”, es la sabiduría, la energía, la vida y es lo que él nos dejo.
Un abrazo a los compañeros,
Lila del Reducto

EX TRABAJADORES DEL FRIGORÍFICO NACIONAL

Helios nos acompañó en varios proyectos del Cerro sobre todo en lo relativo al Frigorífico Nacional . Hoy nos embraga un gran dolor. Hasta siempre compañero
Susana, del Cerro

DECLARACIÓN DE COMUNA

Ante el fallecimiento del Compañero Helios Sarthou:
COMUNA  envía a sus familiares toda su solidaridad en este trance de dolor y recogimiento y declara el mas profundo reconocimiento a quien se constituyera en la política nacional en  un baluarte de dignidad y de coraje político para salir al cruce ante cualquier tipo de injusticia.
Sapiente profesional del derecho, encumbrado docente de la Facultad,   escudo de los humildes y en especial en la defensa de los trabajadores ante las arbitrariedades  patronales y del estado, tribuno popular en defensa de la soberanía nacional y la participación democrática, fiscal del pueblo ante los hechos de corrupción política, bregando siempre por la unidad política de las organizaciones  de la auténtica izquierda y con la causa del programa histórico de liberación nacional y social de los trabajadores.
Humilde, solidario, trabajador infatigable, humanista, austero, generoso, con una voluntad de hierro, de  carácter fuerte y de firmes convicciones, inclaudicable, digno y de una integridad ejemplar. Estaba capacitado para escribir sus memorias, era preciso que sus experiencias de lucha y sus valoraciones se sintetizaran  en un libro, su vida era una docencia, pero prefirió como tantos, hacer  historia para que otros la escriban.
Pertenece a la generación de las luchas del 60 y 70, un destacado más de una generación que dio lo mejor de sí por la causa del socialismo y donde surgieron hombres y mujeres de diferentes organizaciones y métodos de lucha como el Bebe  Sendic, Michelini, Gutierrez Ruiz, Gatti, Duarte,  Mechoso,   Mazucchi, Roballo, Erro, Germán Araújo,  y tantos otros.
Deja una huella imborrable de coherencia, que contrasta con la mayoría  de la izquierda progresista que han renegado de sus postulados, deja una vida ejemplarizante reglada por principios, que contrasta con  quienes  han optado por el doble discurso y el oportunismo, deja una vida de siembra,  de defensa de causas justas,  en el siempre  campo fértil de los sectores populares.
En cada manifestación de lucha por la justicia social, la inefable presencia de Helios  estará presente,  es nuestro mejor homenaje, resistir, persistir en la lucha, caerse, levantarse, seguir, hasta el triunfo final. Allí estará Helios  acompañándonos.
Comisión unitaria eje

cutiva de COMUNA

 

DE LA CORRIENTE SINDICAL CLASISTA

Nuestras más sinceras condolencias por la pérdida del compañero e invitan a todos los trabajadores al sepelio, que debe ser una despedida con manifestación mutitudinaria.
Jorge Pérez de la Corriente Sindical Clasista
Lista 917 del SUinau

UN TRABAJADOR ferroviario

Pésame a la familia de Sarthou. Se ha ido un gran compañero, un imprescindible.
Además me solidarizo con el compañero Miguel Fagian.
Quique Salari, trabajador ferroviario

TRABAJADORES DEL CENTRO DE MAQUINISTAS NAVALES

El Sector 1811 del Centro de Maquinistas Navales envían un pésame a la familia y a los compañeros ante la muerte de este hermano que nos acompañó siempre en cada una de nuestras luchas.
Telmo Nocito Rodríguez

UN TRABAJADOR DEL SUAT

Soy trabajador de Emergencia Suat y no tengo palabras para decir el dolor que siento por tan irreparable pérdida, decirle que no está solo, hoy más que nunca
Vamo’Arriba compañeros!
Hugo

 

DE BARROS PONS

Señora Sandra Barón y equipo todo de CX-36 Centenario:
A quienes siempre me supieron abrir su Casa, permítaseme extender unas líneas de pública difusión. Con dolor por irremplazable pérdida de insigne colaborador;
Carlos Barros Pons

DE JULIO SOSA

¡Seguiremos adelante!
Julio Néstor Sosa Benia

 

DESDE ESPAÑA

Querido viejo Sarthou , gracias por haber sido como fuiste, por no claudicar y mantener tus valores y principios hasta el final. Siempre que pude milité a tu lado y siguiéndote, como sindicalista, ayudaste mucho a mi gremio -la UTC de Cutcsa- y a mi, aprendiendo todo lo rico que nos enseñabas.
Hoy es un día triste porque se va un compañero, esos de que se van a extrañar y nos va a hacer falta.
Chau Viejo! Diste todo lo que pudiste y me llena de emoción haberte conocido y hoy me entristezco, por como fuiste un gran ser humano yo seguiré por el mismo camino que vos trazaste junto a otros y mantuviste, para no fallarte vos y a otros compañeros.
Esté donde esté, mi lucha será la misma, la que nos enseñaste, esa que aprecio y agradezco, porque nos engrandecen como humano, seguiré manteniendo esos principios contra la explotación del hombre y la dignidad de luchar siempre por la justicia y por esa memoria histórica que siempre defendiste y otros traidores dejaron de lado.
Por mi, por la familia y compañeros y por vos querido Viejo,
Siempre estarás presente GUIANDO CAMINOS.
Daniel Caserta
Madrid

 

DE CARLOS DE LEÓN

Al compañero HELIOS SARTHOU:
Paz en su tumba y quédese tranquilo que Usted siempre fue coherente con sus ideales les guste o no al resto.
Simplemente gracias por toda su lucha sin claudicar nunca por los mas necesitados, HASTA SIEMPRE!!!
Carlos de León

DE SILVIA MARTÍNEZ

Se nos fue... A su familia, mi dolor y mi cariño, mis respetos. Nos vemos en Montevideo. Lamento enormemente no estar ahí para abrazarlos.
Silvia Martinez del Rio

DESDE ARGENTINA

¡Hasta siempre, compañero Sarthou!
Mayté Balparda

VARIOS OYENTES

Sin dudas se ha ido un ejemplo de defensor de los derechos de los trabajadores y los estudiantes. Aún en la discrepancia mereció siempre el respeto de todos los que queremos una sociedad más justa y solidaria. Una vida dedicada a la lucha por la justicia y sus ideales. Todos los hombres y mujeres honestos hoy nos sentimos de duelo.
Eduardo Martínez

No existen palabras para definir la grandeza y sabiduría del compañero.
Los que tenemos memoria, te recordaremos siempre....
Maria De Fátima

El verbo hecho carne, la lucha diaria que enseña que los ideales son fáciles de vivir si se es verdadero y humilde como este pequeño gran hombre.
¡Salud, Compañero Helios!
Alberto Zapata

¡A los que lo conocimos nos queda el deber irrenunciable de seguir su ejemplo!
¡No te fuiste, te sembraremos!
¡Maestro imprescindible de la izquierda consecuente!
Carlos Cabello

¡Que falta le hace a éste gobierno un HOMBRE como él!
Walter Silvera

Agradezco a la radio por homenajear en el día de hoy, a esa figura que perdurará para siempre en los corazones, porque dejó su marca, la de un hombre ejemplarizante, una filosofía de vida. Para los uruguayos no olvidarla y seguirla
José de Paso Carrasco

¡Sin duda hará mucha falta! Fue un Sabio…
Lizet Mon

Un hombre que se mantuvo a través del tiempo con los mismos ideales sin desviarse de un objetivo que el estado este al servicio del pueblo, justicia, igualdad y tantas cosas más. Los compañeros de Asamblea Popular de Santa Lucía, lo despedimos con un aplauso por lo que sembró.
¡Hasta siempre compañero!
Claudia Lugo

Como para no morirse de un derrame cerebral, viendo lo incomprensible de la locura de este mundo; de la claudicación genuflexa y servil de la ‘nueva izquierda’, para los nuevos uruguayos, consumistas y distraídos…
¡Salú Sarthou!
¡Ya vendrán otros que retomarán TU VOZ!
Fabiano

Como lo acaba de decir Rubio: Hay que homenajear al compañero que se va RATIFICANDO NUESTRO COMPROMISO DE LUCHA.
¡HASTA LA VICTORIA!
Alberto Zapata

¡Qué tristeza!
Al compañero de muchas horas, al que a través de su voz en la Radio nos daba sus enseñanzas, sus "saberes" y sus apoyo pa’lo q necesitáramos; al que particularmente en muchos actos del 26 de Marzo, allí nos apretaba las manos y nos decía "vamos bien".
Un ejemplo de dignidad, firme, coherente, sin salirse del camino, sin querer transas con los traidores, sin perseguir "sillones", siempre de nuestro lado: del lado del pueblo.
El Compañero Imprescindible.
¡Qué rápido nos dejaste maestro...!
¡HASTA SIEMPRE COMPAÑERO!
Con mucho dolor y con mucha tristeza....
Martha Rodríguez

Un grande que luchó contra los robots del sistema.
¡Un saludo grande don Helios!
Natalia Domingo

¡Qué grande Helios!
María José

Simplemente un ejemplo de vida.... Se fue por la puerta grande!
Leonardo

No soy de izquierda pero mucha pena por la pérdida de este hombre que vivió, luchó y murió de pie, por sus convicciones, no se vendió al poder y recuerdo también a Germán Araújo, un grande.
Como al Bebe Sendic, a Rodney Arismendi, y a sus hijos hoy vendidos al poder, al dinero y se olvidaron de la lucha de sus grandes padres.
Mis respetos a su familia y amigos
Beatriz Vilar

 

El doctor Helios Sarthou, es de los imprescindibles.
Un revolucionario, de esos que pocos quedan.
Raúl Soca

 

DE ASAMBLEA POPULAR PASO CARRASCO

La Asamblea Popular de Paso Carrasco lamenta la desaparición de uno de los hombres más honesto, sencillo, y siempre en defensa de los más humildes.
Saludamos a su familia, y todos los que eran y son sus allegados

 
DESDE ARGENTINA

Un merecido homenaje a la ética, a un compañero entrañable, un compañero que hasta sus últimos días estuvo junto a la clase obrera.
No se fue, siempre estará los domingos a la mañana, en la Imprescindible ¡y vivirás en cada compañero!
¡Hasta la victoria siempre!
¡Helios Salú!
Jorge Olivera

 

DE EX-TRABAJADORES DE ILDU

Hoy, que las palabras han perdido en mucho su significado, donde cualquiera que muere es una gran persona ¿cómo comunicar lo que sentimos?
Sólo quedará el sentimiento dentro de nuestro corazón, y recordar que sólo haremos honor a su memoria luchando por una sociedad libre y justa, sin explotación ni dominación...
Como a tantos, nos ayudó a nosotros, ex-trabajadores de ILDU, a cobrar algo cuando cerró, y que incluso el PIT-CNT desestimó de lograr.
Como agradecimiento le hicimos una plaqueta (que debe estar en su despacho) y que lo emocionó mucho... ¿Por qué? Porque lo reconocíamos como "obrero de la vida"...
Al decir de él: “el mayor galardón que le habían dado”. Así era él...
Donde estés: ¡Salud compañero,"obrero de la vida"!
Ex-trabajadores de ILDU
Raúl Adhemar Sardo Wesz

VARIOS OYENTES

Agradezco haber conocido su pensar y su coherencia a través de la radio 36.
Un verdadero ejemplo a seguir.
Que en paz descanse
Eugenia

Hay que recordar al compañero Sarthou, por su honestidad, decencia, valores que ya no existen. Con mucho dolor por la pérdida de una gran persona.
Marjorie

A los consecuentes es a los que hay que seguir, seguiremos tus luchas y enseñanzas, tus principios inquebrantables que se resumen en respetar la dignidad humana...
Andrés Betancor

¡Qué pena y qué dolor!
Conocí al Dr. Sarthou en una situación poco fácil de mi vida y su ayuda incondicional me hizo conocer a un hombre íntegro, coherente y solidario.
Agradezco a la vida que pude compartir esos momentos con él. ¡Jamás lo olvidaré!
¡Nos quedamos huérfanos!
¡Gracias Doctor Sarthou!
Lilián Resala

¡Hombres como él siempre permanecen vivos por las huellas que dejan en la gente y en la historia!
Rosana Aquino

Continuamos el camino hacia un mundo justo…
Miguel Ángel

Se fue el HOMBRE pero no SU EJEMPLO.
Gracias por permitir conocerte.
¡SALÚ!
Alejandra Torres

 

Sarthou, principios, valores, coherencia, lucha, viva Sarthou por siempre
¡Arriba los que luchan!
Álvaro Pérez

 

Lo llevaremos en el corazón y en la sangre, siempre luchando por la justicia, no se nos fue como no se nos fue Germán, ni Raúl Sendic estarán siempre en cada acto de conciencia que tengamos de ahora en más.
¡Nos vemos Helios!
Nilda Suárez

 

Nació, vivió y murió con sus ideales firmes y concretos!. Gracias compañero por su enseñanza.
¡Hasta la Victoria siempre!
Maximino

Se nos fue un Grande
Soledad P.

 

Como dijo ‘el Corto’ Buscaglia cuando murió Mateo: “que sponsor la muerte”… Hoy todos le dicen compañero pero quedó solo con sus ideales, -no soy del FA- siento vergüenza por profesionales que han defendido multinacionales y corruptos.
Helios siendo Grado 5 en Laboral nunca defendió una empresa, siempre al trabajador. ¡Que haya paz en tu tumba querido viejo!
César

 

¡Hasta siempre querido Helios Sarthou!
A los hombres buenos y justos se los recordará siempre, mientras los miserables van quedando miserablemente por el camino.
Marissa de Barrio Porvenir

 

Escuchando tantas adhesiones me recuerda una estatua que hay en Medellín, Colombia, de Simón Bolívar donde hay una placa que dice:
”Con los años crecerá
Como crece la sombra
Cuando el sol declina”
Lo firma el Cacique de Choquehuanca
Se aplica perfectamente a Helios Sarthou.
Un abrazo
Dr. Gallardo

 

¡Muy triste noticia, era un ejemplo de ética a seguir!
¡Hasta siempre querido compañero!
Luis de Manga

 

DE LA ASAMBLEA POPULAR DE LAS PIEDRAS

Todos los compañeros de la Asamblea Popular de Las Piedras sentimos profundamente la pérdida física de un GRANDE con mayúsculas.
Hoy su memoria y sus principios lo realza hasta lo más alto y hacia allí todos seguiremos tus sabios mensajes y tu sabiduría.
¡Salud compañero!
Y gracias por estar siempre de lado de los más humildes
Mario Mesa

 


DESDE ARGENTINA

¡Qué dolor tan inmenso, qué perdida para nuestro pueblo!
Siempre del lado del humilde trabajador, hasta su último minuto defendiendo a su clase. ¡Hasta la victoria querido Helios!
Un honor haberte conocido.
Astrid Rehermann Eriksen

 

DE UNA ABOGADA

¡Hasta siempre Profesor! 
PROFESOR así todo mayúscula, PROFESOR de Derecho y PROFESOR de dignidad y de vida.
Q.E.P.D.
Mónica López

AGRUPACIÓN DE OBREROS Y FAMILIARES DE LA EX TEXTIL FERRÉS

La Agrupación de Obreros y Familiares de la ex Textil Ferrés, lamentan el deceso del compañero Helios Sarthou que tanto hizo por nosotros y convocan a acompañar su sepelio.
Ruben Presa

 

TRABAJADORES DEL COMITÉ DE BASE REYLA REMOLCADORES

Los trabajadores del Comité de Base Reyla Remolcadores, saludan al inclaudicable compañero Helios Sarthou. El luchador social de todas las horas, defensor incansable de principios e intereses de los trabajadores.
¡Siempre lo tendremos junto a nosotros!
¡Salud Compañero!
Carlos Martínez, del Comité de Base Reyla Remolcadores

DESDE VENEZUELA

"Porque el que murió pelando vive en cada compañero".
¡Hasta siempre compañero Sarthou!
Pablo Kunich
desde Venezuela

DESDE FRANCIA

Aun con la tristeza de haber perdido físicamente al compañero Sarthou pero también sabiendo que su espíritu revolucionario continuara en cada uno de nosotros para seguir en la lucha por el socialismo y la liberación  nacional.
Aunque soy partidario de hacer homenajes en vida sin quererme meter en la política de la 36  sugiero con mucho respeto que se ponga un cuadro de Helios en la radio porque creo que él también participo junto a los compañeros del 26 de marzo y de la asamblea popular que Sarthou también era parte  participo en la lucha por los derechos de los mas humildes de todos los seres humanos sin distinción de raza, credo simplemente este hombre lucho por lo que él creía que era justo hasta el final como lo hicieron el Che Guevara, Germán Araujo y tantos otros.

                                   Un gran abrazo y sigamos juntos luchando hasta la victoria del pueblo.

                                                     
 Marcelo AIDA  desde la ciudad de Vienne (Francia)

DESDE BRASIL

ME ACABO DE ENTERAR QUE EL PASADO VIERNES 1 DE JUNIO FALLECIO EL DOCTOR HELIOS SARTHOU A LOS 86 AÑOS DE EDAD, EN MONTEVIDEO.
HELIOS FUE MI REFERENTE, Y REFERENTE PARA TODO EL PAIS, AUN PARA LOS ENEMIGOS DEL PUEBLO, A LOS QUE COMBATIO DURA E IMPLACABLEMENTE, SIEMPRE.
MIENTRAS ESCRIBO ESTO, ESCUCHO LA CANCION A MIS COMPAÑEROS QUE COMENZABA Y CERRABA LA AUDICION QUE EL TENIA EN NNUESTRA QUERIDA RADIO 36 LOS DOMINGOS, Y ESTOY LLORANDO
HASTA SIEMPRE DOCTOR SARTHOU....HASTA PRONTO.....DENTRO DE UN TIEMPO NOS VEMOS PARA TOMAR MATE Y HABLAR DE POLITICA, NUNCA LO VOY OLVIDAR DOCTOR HELIOS!! QUE DESCANSE EN PAZ!!
ABRAZO A TODOS LOS COMPAÑEROS POR ESTA PERDIDA, IRREPARABLE

Juan Carlos Vecino
San Pablo-Brasil

 

DEL COLECTIVO DE TRABAJADORES DEL DIARIO LA JUVENTUD

Helios Sarthou

 

En la mañana del sabado tuvimos la triste noticia de la muerte del compañero Helios Sarthou, un hombre que dedicó su vida a la lucha por un mundo mejor y lo hizo en todas las tribunas en que le tocó actuar. En el llano, junto a las bases incitando a la participación, en los tribunales junto a trabajadores y jubilados defendiéndolos como muy pocos en este país lo han hecho, de las patronales y los gobiernos; en la Cámara de Representantes y en el Senado, atendiendo a todos y cada uno que golpeaba a su puerta,  tratando de resolverle los problemas, peleando cara a cara desde su banca con los representantes de la burguesía; desde la Cátedra, transmitiendo a los jóvenes estudiantes el valor real del derecho, la ética de la profesión, los verdaderos valores; desde la Radio 36, denunciando la traición de los gobernantes.

Sarthou dio cátedra de integridad, honestidad,  solidaridad, optimismo en la vida

La Juventud, tuvo el honor y la suerte de contar en muchas oportunidades con sus columnas, de poder entrevistarlo, de contar con él en el parlamento a quien recurríamos para entender las leyes y las trampas de las leyes.

De Sarthou tendremos siempre el recuerdo del compañero militante, del legislador honesto, de esos que no pasan desapercibidos por el Parlamento Nacional, del abogado de puertas abiertas, del hombre de cultura refinada, sensible ante el arte.

A Helios Sarthou nuestro  homenaje y el compromiso de seguir trabajando en la construcción de  ese mundo mejor  de justicia social e igualdad.

 

Coletivo de trabajadores

Diario LA JUVENTUD

Montevideo 2 de junio de 2002


Publicado el 04/06/2012 por radiocentenario1250

 

 

Etiquetado en Uruguay y sus cosas

Comentar este post

andrea 06/06/2012 06:40


me mataron cada uno de los saludos...