Uruguay y Finlandia frenaron la producción de Botnia para recibir la inspección técnica

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

El lunes 2 de mayo el Comité Binacional integrado por científicos argentinos y uruguayos ingresó a la planta de Botnia UPM oportunidad en que realizaron “un simulacro”, por lo que no se enmarcó dentro del monitoreo ordenado por La Haya. Fueron “solo protocolares”, se informó. Al día siguiente hicieron la misma tarea pero en la desembocadura del río Gualeguaychú. Con qué se encontraron, sólo lo saben los científicos de ambos países y los técnicos que los acompañaron. Nada se ha dicho oficialmente, mucho menos a la comunidad de Gualeguaychú que es la que reclama desde hace tiempo el cierre de la pastera ilegal.

La Fundación Fundavida publicó ayer en su portal que ha recabado datos “de todos los actores que tuvieron contacto con el evento de la inspección a la planta de BOTNIA-UPM del pasado 2 de mayo para reconstruir lo ocurrido”.

“De lo actuado podemos afirmar con certeza (y también con dolor) que lo que ocurrió fue que el escenario de los hechos fue deliberadamente alterado por los dos actores: las autoridades uruguayas y los directivos de la empresa, para morigerar la evidencia del brutal impacto ambiental que tiene la planta en la región”, sostuvo Fundavida.

“La primer evidencia se constató a primera hora de la mañana cuando un intenso olor a podrido en la zona de la planta  y alrededores provocó nauseas y vómitos sobre todo en el puente internacional San Martín, lo que fue testificado por empleados y funcionarios de ambas fronteras y los viajeros circunstanciales que transitaban la zona.

El olor de las plantas de celulosa se agudiza significativamente cuando se disminuye el ritmo productivo lo que descontrola la morigeración de los vertidos de ácido sulfhídrico a la atmósfera”.

Aseguró la entidad que “se hizo evidente entonces que se trataba de una disminución del ritmo productivo intencional, para disminuir, a la vista de los técnicos, el volumen de los efluentes arrojados al río Uruguay.
Se advirtió al ingresar en la zona de tratamiento de efluentes el intenso color verdoso de los líquidos presuntamente tratados, prueba evidente que el proceso no funciona por la masiva presencia de floraciones algales en el líquido, que lo entinta de color verde y que prueba in-situ, en forma irrefutable que el proceso es ineficaz”.

Esto quedó definitivamente confirmado “con la patética Resolución MVOTMA 370-2011, con la que Mujica trató de ‘legalizar’ la excesiva temperatura de los vertidos.

Es conocido y reconocido incluso por técnicos de ambas orillas que para que los procesos biológicos funcionen en las plantas de tratamiento, la temperatura debe ser significativamente inferior a 40º”.
“La normativa uruguaya habilitaba a Botnia-UPM a verter sus efluentes hasta con una temperatura de 30º, pero fue imprevistamente cambiada para facilitar a la empresa arrojar sus líquidos prácticamente sin tratar al río”.

Para Fundavida, estas solas verificaciones permiten afirmar con certeza que: “el funcionamiento de la planta fue deliberadamente trucado para engañar a los inspectores; que fue disminuido el régimen de producción para provocar engaño; que la planta de tratamiento no funciona y están arrojando los contaminantes prácticamente crudos al río Uruguay”.

Además, que el gobierno de Mujica “es cómplice activo de la empresa, situación que se evidencia por las ‘resoluciones a medida’ que ordena mujica para blanquear el proceso contaminante; que más allá de la retórica engañosa que empleó oportunamente el frente amplio, la dirigencia política oriental es incondicional y monolíticamente funcional a los intereses de la expropiación colonial y la contaminación ambiental”.

“Nuestra fundación –aclaró Fundavida- seguirá entrevistando actores (muchos de los principales protagonistas hasta ahora no han aceptado nuestra requisitoria) y reconstruyendo los hechos para que la verdad se haga evidente”.

Acuerdo bilateral
Tiempo atrás, el 17 de marzo, los cancilleres Héctor Timerman y Luis Almagro, de Argentina y Uruguay, encabezaron una reunión y posterior acuerdo que dejaron satisfechas a ambas delegaciones. Uno de los puntos que sorprendió a Gualeguaychú fue la autorización para el dragado del río Uruguay.

El Día publicó el viernes 18 de marzo: En el informe que surge del encuentro, aseguran que los representantes argentinos “vieron con beneplácito que en el ámbito de la Comisión Administradora del Río Uruguay (CARU) se hayan otorgado autorizaciones para el dragado del Río Uruguay, tales como la concedida a la República Oriental del Uruguay sobre el paso Almirón y la autorizada en el Acta 09/07 de la CARU del 21 de septiembre de 2007 a la República Argentina, quien comprometió un aporte de $16.000.000 y procederá a realizar el dragado autorizado a 19 pies en el Río Uruguay entre los km. 106 y 187”.

Luego continúa: “acordaron encomendar a la CARU, a la brevedad, la elaboración de un proyecto de dragado y balizamiento entre el km. 0 y el km. 187,1 del Río Uruguay a 23 pies de navegación (25 pies de profundidad) que contemple todos los aspectos técnicos, económicos y ambientales y que incluya el estudio de impacto ambiental y la correspondiente evaluación del mismo. Acordaron aportar los recursos financieros necesarios para afrontar los gastos que demande la elaboración del citado proyecto”.

Además, encomendaron a la CARU “los estudios pertinentes a efectos de prever posibles nuevos dragados, si así lo permitieran los estudios ambientales. En lo que se refiere a los Canales del Río de la Plata comprendidos entre el km. 37 (Barra del Farallón) y el km. 0 del Río Uruguay, conforme lo así dispuesto por los Señores Presidentes el 2 de junio de 2010 en Anchorena”.

Son aspectos a tener en cuenta por toda la población de Gualeguaychú, incluyendo aquí a toda la dirigencia política, empresarial, sindical y de entidades intermedias. Se deberá analizar cuánto perjudicará el inicio del dragado al demorado control sobre la planta ilegal.

Diario EL DIA - Gualeguaychú  -  ARGENTINA -  6 mayo 2011


Nota de ICI: una detallada investigación de nuestro servicio de prensa ha determinado que la información proporcionada por FUNDAVIDA al diario EL DIA carece totalmente de veracidad, apoyandose simplemente en opiniones interesadas y deprovistas de certidumbre científica e informativa.

 

Tomado de Servicio de prensa FORESTAL

Etiquetado en Uruguay y sus cosas

Comentar este post