Uruguay: Yo no firmo.

Publicado en por Ivonne Levites. - Atea y sublevada.


La escuela del mundo al revés es la más democrática de las instituciones educativas. No exige examen de admisión, no cobra matrícula y gratuitamente dicta sus cursos, a todos y en todas partes, así en la tierra como en el cielo: por algo es hija del sistema que ha conquistado, por primera vez en toda la historia de la humanidad, el poder universal. En la escuela del mundo al revés, el plomo aprende a flotar y el corcho, a hundirse. Las víboras aprenden a volar y las nubes aprenden a arrastrarse por los caminos.

Los modelos del éxito

El mundo al revés premia al revés: desprecia la honestidad, castiga el trabajo, recompensa la falta de escrúpulos y alimenta el canibalismo. Sus maestros calumnian a la naturaleza: la injusticia, dicen, es ley natural. Milton Friedman, uno de los miembros mas prestigiosos del cuerpo docente, habla de "la tasa natural de desempleo". Por ley natural, comprueban Richard Herrnstein y Charles Murray, los negros están en los más bajos peldaños de la escala social. Para explicar el éxito de sus negocios, John D. Rockefeller solía decir que la nuturaleza recompensa a los más aptos y castiga a los inútiles; y más de un siglo después, muchos dueños del mundo siguen creyendo que Charles Danvin escribió sus libros para anunciarles la gloria.

¿Supervivencia de los más aptos? La aptitud más útil para abrirse paso y sobrevivir, el killing instinct, el instinto asesino, es virtud humana cuando sirve para que las empresas grandes hagan la digestión de las empresas chicas y para que los países fuertes devoren a los países débiles, pero es prueba de bestialidad cuando cualquier pobre tipo sin trabajo sale a buscar comida con un cuchillo en la mano. Los enfermos de la patología antisocial, locura y peligro que cada pobre contiene, se inspiran en los modelos de buena salud del éxito social. Los delincuentes de morondanga aprenden lo que saben elevando la mirada, desde abajo, hacia las cumbres; estudian el ejemplo de los triunfadores y, mal que bien, hacen lo que pueden para imitarles los méritos. Pero "los jodidos siempre estarán jodidos", como solía decir don Emilio Azcárraga, que fue amo y señor de la televisión mexicana. Las posibilidades de que un banquero que vacía un banco pueda disfrutar, en paz, del fruto de sus afanes son directamente proporcionales a las posibilidades de que un ladrón que roba un banco vaya a parar a la cárcel o al cementerio.

Cuando un delincuente mata por alguna deuda impaga, la ejecución se llama ajuste de cuentas; y se llama plan de ajuste la ejecución de un país endeudado, cuando la tecnocracia internacional decide liquidarlo. El malevaje financiero secuestra países y los cocina si no pagan el rescate: si se compara, cualquier hampón resulta más inofensivo que Drácula bajo el sol. La economía mundial es la más eficiente expresión del crimen organizado. Los organismos internacionales que controlan la moneda, el comercio y el crédito practican el terrorismo contra los países pobres, y contra los pobres de todos los países, con una frialdad profesional y una impunidad que humillan al mejor de los tirabombas.

El arte de engañar al prójimo, que los estafadores practican cazando incautos por las calles, llega a lo sublime cuando algunos políticos de éxito ejercitan su talento. En los suburbios del mundo, los jefes de estado venden los saldos y retazos de sus países, a precio de liquidación por fin de temporada, como en los suburbios de las ciudades los delincuentes venden, a precio vil, el botín de sus asaltos.

Los pistoleros que se alquilan para matar realizan, en plan minorista, la misma tarea que cumplen, en gran escala, los generales condecorados por crímenes que se elevan a la categoría de glorias militares. Los asaltantes, al acecho en las esquinas, pegan zarpazos que son la versión artesanal de los golpes de fortuna asestados por los grandes especuladores que desvalijan multitudes por computadora. Los violadores que más ferozmente violan la naturaleza y los derechos humanos, jamás van presos. Ellos tienen las llaves de las cárceles. En el mundo tal cual es, mundo al revés, los países que custodian la paz universal son los que más armas fabrican y los que más armas venden a los demás países; los bancos más prestigiosos son los que más narcodólares lavan y los que más dinero robado guardan; las industrias más exitosas son las que más envenenan el planeta; y la salvación del medio ambiente es el más brillante negocio de las em- presas que lo aniquilan. Son dignos de impunidad y felicitación quienes matan la mayor cantidad de gente en el menor tiempo, quienes ganan la mayor cantidad de dinero con el menor trabajo y quienes exterminan la mayor cantidad de naturaleza al menor costo.

Caminar es un peligro y respirar es una hazaña en las grandes ciudades del mundo al revés. Quien no está preso de la necesidad, está preso del miedo: unos no duermen por la ansiedad de tener las cosas que no tienen, y otros no duermen por el pánico de perder las cosas que tienen. El mundo al revés nos entrena para ver al prójimo como una amenaza y no como una promesa, nos reduce a la soledad y nos consuela con drogas químicas y con amigos cibernéticos. Estamos condenados a morirnos de hambre, a morirnos de miedo o a morirnos de aburrimiento, si es que alguna bala perdida no nos abrevia la existencia.

¿Será esta libertad, la libertad de elegir entre esas desdichas amenazadas, nuestra única libertad posible? El mundo al revés nos enseña a padecer la realidad en lugar de cambiarla, a olvidar el pasado en lugar de escucharlo y a aceptar el futuro en lugar de imaginarlo: así practica el crimen, y así lo recomienda. En su escuela, escuela del crimen, son obligatorias las clases de impotencia, amnesia y resignación. Pero está visto que no hay desgracia sin gracia, ni cara que no tenga su contracara, ni desaliento que no busque su aliento. Ni tampoco hay escuela que no encuentre su contraescuela.



Los alumnos

Día tras día, se niega a los niños el derecho a ser niños. Los hechos, que se burlan de ese derecho, imparten sus enseñanzas en la vida cotidiana. El mundo trata a los niños ricos como si fueran dinero, para que se acostumbren a actuar como el dinero actúa. El mundo trata a los niños pobres como si fueran basura, para que se conviertan en basura. Y a los del medio, a los niños que no son ricos ni pobres, los tiene atados a la pata del televisor, para que desde muy temprano acepten, como destino, la vida prisionera. Mucha magia y mucha suerte tienen los niños que consiguen ser niños.

Los de arriba, los de abajo y los del medio

En el océano del desamparo, se alzan las islas del privilegio. Son lujosos campos de concentración, donde los poderosos sólo se encuentran con los poderosos y jamás pueden olvidar, ni por un ratito, que son poderosos. En algunas de las grandes ciudades latinoamericanas, los secuestros se han hecho costumbre, y los niños ricos crecen encerrados dentro de la burbuja del miedo. Habitan mansiones amuralladas, grandes casas o grupos de casas rodeadas de cercos electrificados y de guardias armados, y están día y noche vigilados por los guardaespaldas y por las cámaras de los circuitos cerrados de seguridad. Los niños ricos viajan, como el dinero, en autos blindados. No conocen, más que de vista, su ciudad. Descubren el subterráneo en Paris o en Nueva York, pero jamás lo usan en San Pablo o en la capital de México.

Ellos no viven en la ciudad donde viven. Tienen prohibido ese vasto infierno que acecha su minúsculo cielo privado. Más allá de las fronteras, se extiende una región del terror donde la gente es mucha, fea, sucia y envidiosa. En plena era de la globalización, los niños ya no pertenecen a ningún lugar, pero los que menos lugar tienen son los que más cosas tienen: ellos crecen sin raíces, despojados de identidad cultural, y sin más sentido social que la certeza de que la realidad es un peligro. Su patria está en las marcas de prestigio universal, que distinguen sus ropas y todo lo que usan, y su lenguaje es el lenguaje de los códigos electrónicos internacionales. En las ciudades más diversas, y en los más distantes lugares del mundo, los hijos del privilegio se parecen entre sí, en sus costumbres y en sus tendencias, como entre sí se parecen los shopping centers y los aeropuertos, que están fuera del tiempo y del espacio. Educados en la realidad virtual, se deseducan en la ignorancia de la realidad real, que sólo existe para ser temida o para ser comprada.

Fast food, fast cars, fast life: desde que nacen, los niños ricos son entrenados para el consumo y para la fugacidad, y transcurren la infancia comprobando que las máquinas son más dignas de confianza que las personas. Cuando llegue la hora del ritual de iniciación, les será ofrendada su primera coraza todo terreno, con tracción a cuatro ruedas. Durante los años de la espera, ellos se lanzan a toda velocidad a las autopistas cibernéticas y confirman su identidad devorando imágenes y mercancías, haciendo zapping y haciendo shopping. Los ciberniños navegan por el ciberespacio con la misma soltura con que los niños abandonados deambulan por las calles de las ciudades.

Mucho antes de que los niños ricos dejen de ser niños y descubran las drogas caras que aturden la soledad y enmascaran el miedo, ya los niños pobres están aspirando gasolina o pegamento. Mientras los niños ricos juegan a la guerra con balas de rayos láser, ya las balas de plomo amenazan a los niños de la calle.

En América latina, los niños y los adolescentes suman casi la mitad de la población total. La mitad de esa mitad vive en la miseria. Sobrevivientes: en América latina mueren cien niños, cada hora, por hambre o enfermedad curable, pero hay cada vez más niños pobres en las calles y en los campos de esta región que fabrica pobres y prohíbe la pobreza. Niños son, en su mayoría, los pobres; y pobres son, en su mayoría, los niños. Y entre todos los rehenes del sistema, ellos son los que peor la pasan. La sociedad los exprime, los vigila, los castiga, a veces los mata: casi nunca los escucha, jamás los comprende.

Esos niños, hijos de gente que trabaja salteado o que no tiene trabajo ni lugar en el mundo, están obligados, desde muy temprano, a vivir al servicio de cualquier actividad ganapán, deslomándose a cambio de la comida, o de poco más, todo a lo largo y a lo ancho del mapa del mundo. Después de aprender a caminar, aprenden cuáles son las recompensas que se otorgan a los pobres que se portan bien: ellos, y ellas, son la mano de obra gratuita de los talleres, las tiendas y las cantinas caseras, o son la mano de obra a precio de ganga de las industrias de exportación que fabrican ropa deportiva para las grandes empresas multinacionales. Trabajan en las faenas agrícolas o en los trajines urbanos, o trabajan en su casa, al servicio de quien allí mande. Son esclavitos o esclavitas de la economía familiar o del sector informal de la economía globalizada, donde ocupan el escalón más bajo de la población activa al servicio del mercado mundial:
en los basurales de la ciudad de México, Manila o Lagos, juntan vidrios, latas y papeles, y disputan los restos de comida con los buitres; se sumergen en el mar de Java, buscando perlas; persiguen diamantes en las minas del Congo; son topos en las galerías de las minas del Perú, imprescindibles por su corta estatura, y cuando sus pulmones no dan más, van a parar a los cementerios clandestinos; cosechan café en Colombia y en Tanzania, y se envenenan con los pesticidas; se envenenan con los pesticidas en las plantaciones de algodón de Guatemala y en las bananeras de Honduras; en Malasia recogen la leche de los árboles del caucho, en jornadas de trabaio que se extienden de estrella a estrella; tienden vías de ferrocarril en Birmania; al norte de la India se derriten en los hornos de vidrio, y al sur en los hornos de ladrillos; en Bangladesh, desempeñan más de trescientas ocupaciones diferentes, con salarios que oscilan entre la nada y la casi nada por cada día de nunca acabar; corren carreras de camellos para los emires árabes y son jine tes pastores en las estancias del río de la Plata; en Port-au-Prince, Colombo, Jakarta o Recife sirven la mesa del amo, a cambio del derecho de comer lo que de la mesa cae; venden fruta en los mercados de Bogotá y venden chicles en los autobuses de San Pablo; limpian parabrisas en las esquinas de Lima, Quito o San Salvador; lustran zapatos en las calles de Caracas o Guanajuato; cosen ropa en Tailandia y cosen zapatos de f útbol en Vietnam; cosen pelotas de fútbol en Pakistán y pelotas de béisbol en Honduras y Haití; para pagar las deudas de sus padres, recogen té o tabaco en las plantaciones de Sri Lanka y cosechan jazmines, en Egipto, con destino a la perfumería francesa; alquilados por sus padres, tejen alfombras en Irán, Nepal y en la India, desde antes del amanecer hasta pasada la medianoche, y cuando alguien llega a rescatarlos, preguntan: "¿Es usted mi nuevo amo?"; vendidos a cien dólares por sus padres, se ofrecen en Sudán para labores sexuales o todo trabajo.

Por la fuerza reclutan niños los ejércitos, en algunos lugares de África, Medio Oriente y América latina. En las guerras, los soldaditos trabajan matando, y sobre todo trabajan muriendo: ellos suman la mitad de las víctimas en las guerras africanas recientes. Con excepción de la guerra, que es cosa de machos según cuenta la tradición y enseña la realidad, en casi todas las demás tareas, los brazos de las niñas resultan tan útiles como los brazos de los niños. Pero el mercado laboral reproduce en las niñas la discriminación que normalmente practica contra las mujeres: ellas, las niñas, siempre ganan menos que lo poquísimo que ellos, los niños, ganan, cuando algo ganan.

La prostitución es el temprano destino de muchas niñas y, en menor medida, también de unos cuantos niños, en el mundo entero. Por asombroso que parezca, se calcula que hay por lo menos cien mil prostitutas infantiles en los Estados Unidos, según el informe de UNICEF de 1997. Pero es en los burdeles y en las calles del sur del mundo donde trabaja la inmensa mayoría de las víctimas infantiles del comercio sexual. Esta multimillonaria industria, vasta red de traficantes, intermediarios, agentes turísticos y proxenetas, se maneja con escandalosa impunidad. En América latina, no tiene nada de nuevo: la prostitución infantil existe desde que en 1536 se inauguró la primera casa de tolerancia, en Puerto Rico. Actualmente, medio millón de niñas brasi leñas trabajan vendiendo el cuerpo, en beneficio de los adultos que las explotan: tantas como en Tailandia, no tantas como en la India. En algunas playas del mar Caribe, la próspera industria del turismo sexual ofrece niñas vírgenes a quien pueda pagarlas. Cada año aumenta la cantidad de niñas arrojadas al mercado de consumo: según las estimaciones de los organismos internacionales, por lo menos un millón de niñas se incorporan, cada año, a la oferta mundial de cuerpos.

Son incontables los niños pobres que trabajan, en su casa o afuera, para su familia o para quien sea. En su mayoría, trabajan fuera de la ley y fuera de las estadísticas. ¿Y los demás niños pobres? De los demás, son muchos los que sobran. El mercado no los necesita, ni los necesitará jamás. No son rentables, jamás lo serán. Desde el punto de vista del orden establecido, ellos empiezan robando el aire que respiran y después roban todo lo que encuentran. Entre la cuna y la sepultura, el hambre o las balas suelen interrumpirles el viaje. El mismo sistema productivo que desprecia a los viejos, teme a los niños. La vejez es un fracaso, la infancia es un peligro. Cada vez hay más y más niños marginados que nacen con tendencia al crimen, al decir de algunos especialistas. Ellos integran el sector más amenazante de los excedentes de población. El niño como peligro público, la conducta antisocial del menor en América, es el tema recurrente de los Congresos Panamericanos del Niño, desde hace ya unos cuantos años. Los niños que vienen del campo a la ciudad, y los niños pobres en general, son de conducta potencialmente antisocial, según nos advierten los Congresos desde 1963. Los gobiernos y algunos expertos en el tema comparten la obsesión por los niños enfermos de violencia, orientados al vicio y a la perdición. Cada niño contiene una posible corriente de El Niño, y es preciso prevenir la devastación que puede provocar. En el Primer Congreso Policial Sudamericano, celebrado en Montevideo en 1979, la policía colombiana explicó que "el aumento cada día creciente de la población de menos de dieciocho anos, induce a estimar una mayor población POTENCIALMENTE DELINCUENTE". (Mayúsculas en el documento original.)

En los países latinoamericanos, la hegemonía del mercado está rompiendo los lazos de solidãridad y haciendo trizas el tejido social comunitario. ¿Qué destino tienen los nadies, los dueños de nada, en países donde el derecho de propiedad se está convirtiendo en el único derecho? ¿Y los hijos de los nadies? A muchos, que son cada vez más muchos, el hambre los empuja al robo, a la mendicidad y a la prostitución; y la sociedad de consumo los insulta ofreciendo lo que niega. Y ellos se vengan lanzándose al asalto, bandas de desesperados unidos por la certeza de la muerte que espera: según UNICEF, en 1995 había ocho millones de niños abandonados, niños de la calle, en las grandes ciudades latinoamericanas; según la organización Human Rights Watch, en 1993 los escuadrones parapoliciales asesinaron a seis niños por día en Colombia y a cuatro por día en Brasil.

Entre una punta y la otra, el medio. Entre los niños que viven prisioneros de la opulencia y los que viven prisioneros del desamparo, están los niños que tienen bastante más que nada, pero mucho menos que todo. Cada vez son menos libres los niños de clase media. "Que te dejen ser o que no te dejen ser: ésa es la cuestión", supo decir Chumy Chúmez, humorista español. A estos niños les confisca la libertad, día tras día, la sociedad que sacraliza el orden mientras genera el desorden. El miedo del medio: el piso cruje bajo los pies, ya no hay garantías, la estabilidad es inestable, se evaporan los empleos, se desvanece el dinero, llegar a fin de mes es una hazaña. Bienvenida, clase media, saluda un cartel a la entrada de uno de los barrios más miserables de Buenos Aires. La clase media sigue viviendo en estado de impostura, fingiendo que cumple las leyes y que cree en ellas, y simulando tener más de lo que tiene; pero nunca le ha resultado tan difícil cumplir con esta abnegada tradición. Está la clase media asfixiada por las deudas y paralizada por el pánico, y en el pánico cría a sus hijos. Pánico de vivir, pánico de caer: pánico de perder el trabajo, el auto, la casa, las cosas, pánico de no llegar a tener lo que se debe tener para llegar a ser. En el clamor colectivo por la seguridad pública, amenazada por los monstruos del delito que acecha, la clase media es la que más alto grita. Defiende el orden como si fuera su propietaria, aunque no es más que una inquilina agobiada por el precio del alquiler y la amenaza del desalojo.

Atrapados en las trampas del pánico, los niños de clase media están cada vez más condenados a la humillación del encierro perpetuo. En la ciudad del futuro, que ya está siendo ciudad del presente, los teleniños, vigilados por niñeras electrónicas, contemplarán la calle desde alguna ventana de sus telecasas: la calle prohibida por la violencia o por el pánico a la violencia, la calle donde ocurre el siempre peligroso, y a veces prodigioso, espectáculo de la vida.

Fragmento de "Patas arriba - La escuela del mundo al revés"


Leer más: http://esquinamontevideo.blogspot.com/#ixzz1Jws1zf00


Thursday 21 april 2011 4 21 /04 /Abr /2011

"Porque la historia se revela interminable 
si la dignidad se hace cariño
y el cariño palabra 
y la palabra dice el deseo de todos.
Y la palabra dice ahora, otra vez, 
que siempre es el comienzo.
Que la lucha continúa."

Sub. Comandante  Marcos.

Para informarse y pronunciarse!

Es una forma de decir no estamos de acuerdo!!!!

Adhiero al pronunciamiento público contra el endurecimiento de los sistemas penales hacia los niños, niñas y adolescentes

El Comité de los Derechos del Niño - Uruguay (coalición de organizaciones sociales que trabaja monitoreando el cumplimiento de la Convención sobre los Derechos del Niño) y ANONG (Asociación Nacional de Ongs, Orientadas al desarrollo), otras organizaciones y personas, estamos movilizados para poder poner otra voz en el debate sobre el endurecimiento de penas contra niños, niñas y adolescentes.


Elaboramos un pronunciamiento público (que se encuentra a continuación) y nos encontramos en el proceso de juntar adhesiones al mismo.


Para adherirse debe/n completar el formulario de adhesióno: http://www.comitedn.org/Adhesion/


o enviar un correo apoyando la declaración al email del Comité del los Derechos del Niño - Uruguay:

comitedn@adinet.com.uy con el texto: "Adhiero/adherimos al pronunciamiento público contra el endurecimiento de los sistemas penales hacia los niños, niñas y adolescentes", desde donde se dará unidad de criterio a la recolección de las adhesiones (orden alfabético, etc.).


Se solicita que ponga/n en el email su nombre y apellido, cédula de identidad y lugar/es de trabajo o estudio.

Muchas gracias 


LOS JOVENES INFRACTORES

Hace unos 34/35 años era un joven infractor. Mi abuela me decía, que cuando mi padre tenía 15/16 años le decía “¡¡ay m´hijito, que va a ser de vos, ¡¡que futuro te espera!!.

Al final mi padre fue maestro, profesor de historia, periodista y preso político.

Fernández Huidobro “le afanó” el auto al padre para hacer el “tiro suizo” cuando tenía 17 años (historia de los tupamaros escrita por Huidobro).

Mujica cayó preso a los 20 y pocos años cuando intentó una expropiación para el MLN, “cayó” como delincuente común, para proteger la orga. (reportaje de Campodónico), y su Madre sufrió mucho el disgusto, de su hijo “infractor”. 

Todos fuimos jóvenes, nadie nació viejo.

Todos en distintas etapas y coyunturas fuimos infractores.

Yo, perdí un año de liceo por faltas, ya que sistemáticamente no me dejaban entrar por “infrigir” la regla de que el pelo no podía tocar el cuello de la camisa, o dejarme el bigote mas largo de la hitleriana ley. 

Hoy, luego de un largo proceso de desideologización, y descomposición de los valores revolucionarios  o “rebeldes”, de los otrora jóvenes, vemos como muchos, una gran cantidad de “viejos tupas” y “viejos bolches”, la embisten sin piedad contra los jóvenes de hoy.

Actitudes reaccionarias y casi fascistas de estos “viejos”, que muchos están cobrando un jugoso P.E.R. (Pensión por Ex Revolucionario) que asciende a los $ 21.000.- por mes, y desde ese lugar, conceptualizan a los jóvenes como “vagos”, “atorrantes”, “drogadictos”, “chorros”, “que hacen la de ellos”, “cómodos”, etc, etc,. 

Y lo mas patético, es que no hay grandes diferencias entre los planteos de inimputabilidades, mas cárceles, mas represión, mas persecución, mas desconfianza, mas discriminación, de Bordaberry, Lacalle, Larrañaga, Mieres, Bonomi, Mujica, Huidobro, es decir, todos, se posicionan igual, HAY QUE BARRER CON LOS JOVENES INFRACTORES.

Hay que perseguirlos, aislarlos, criminalizarlos, tratarlos con desprecio. Esto, está instalado. Desde los informativos televisivos, desde el parlamento, las entrevistas a los “representantes del pueblo”. El bombardeo es constante. 

¿Cuántos son los jóvenes hijos de la clase obrera “delincuentes”? ¿400? ¿500? ¿600? ¿Cuánto significa respecto a los “infractores” viejos y de cuello blanco? ¿Cuántos infractores y delincuentes había en el Conrad en la última reunión de “empresarios e “inversores”? ¿1000? ¿1200? ¿1500? 

De los 115.000 desocupados (aproximadamente según I.N.E.) el 47% son jóvenes menores de 26 años. 3 de cada 4 jóvenes (75%)  no termina secundaria. Los jóvenes que ingresan al mercado laboral en su gran mayoría lo hacen por $ 7.000.- por mes (promedio). Trabajo de alta exigencia y presión (física y sicológica). 450.000 trabajadores no tienen ninguna cobertura del sistema social (bps, bse). 132.000 son subempleados. ¿Cuántos jóvenes hay en estas cifras que son discriminados, ultra explotados, perseguidos (con las camaritas en los lugares de trabajo)? 


VICTIMAS Y VICTIMARIOS 

Es real, que muchos trabajadores, jubilados, explotados, son diariamente “víctimas”, de robos, rapiñas, asaltos, agresiones, amenazas, y hasta muertes por parte de algunos jóvenes. Es real que la droga (cualquiera sea ella) afecta principalmente a los jóvenes, es real que las “picadas” de motos – aparte de muchos que mueren o quedan gravemente accidentados – molestan a los vecinos trabajadores que quieren descansar, es real que toman vino o cerveza en las esquinas, y piden alguna “chapa pa´l vino”, es real que se arman “bandas” que se enfrentan violentamente con otras de otro barrio, o liceo, o cuadro de fútbol. Esto los hace “victimarios”. 

Pero también es real que son hijos y nietos de trabajadores y explotados que llevan 3 y 4 décadas de degradación, represión, desocupación, desalojos, y todo tipo de despojo. No en vano hay un núcleo duro de 400.000 pobres, y casi 300.000 que viven en asentamientos irregulares (otrora cantegriles).

El 79% de los jóvenes debe vivir en la casa de sus padres hasta los 34 años porque no tienen acceso a vivienda digna, decorosa, que les genere autonomía. Es real que no hay proyectos (ni del estado ni privados) de recreación, educación, deportes, que les permita encontrar un “sentido” a la vida que sea superador, colectivo, esperanzador. Es real, también, que están expuestos “al libre mercado”, este monstruo que no “regula” nada, sino, que privilegia el consumo, el individualismo, la hipocresía, la mentira “salvadora”.

Entre los patrones que explotan, persiguen, discriminan, no aportan al BPS, los tienen “en negro”, el estado que “mira para el costado” y busca soluciones en la represión y mas cárceles, y deja que el sacrosanto libre mercado ordene las cosas, los “viejos” “ex revolucionarios”, que los desprecian (a los jóvenes), y se organizan en “comisiones vecinales” de “vecino alerta”, llamando a la policía por cualquier “incidente”, el miedo como factor de dominación, queda claro,  que esto los hace “víctimas”. 


CAUSAS Y CONSECUENCIAS 

Los trabajadores sufrimos las consecuencias. De ambas partes. Hasta ahora, (seguro estamos no será por siempre) hemos pagado las consecuencias. De las crisis económico-financieras, cíclicas, que generan crisis sociales, de valores, morales, culturales.

El deber nuestro, como ex – jóvenes, pero no ex – revolucionarios, es dar la batalla ideológica. Recuperar la ideología de los trabajadores, implica recuperar los valores morales, culturales, del proletariado. Que, por supuesto, son bien diferentes a los valores burgueses. Esto también nos llevará a atender las causas que originan estos problemas. Atender las causas, implica entre otras cosas, dejar de correr detrás de las consecuencias, que en definitiva, es como “tomar una aspirina” para curar un cáncer.

Los jóvenes infractores de hoy, son un producto social, son una consecuencia. Lograr canalizar esa “rebeldía”, ese estado de “infractor”, lograr que los jóvenes encuentren un “sentido” a la vida, que sea superador del individualismo, la hipocresía, la superficialidad de “matarse” en una “picada”, o agredir y enfrentarse con “cualquiera” como si todos fuéramos iguales, y no lograr discernir “quienes son los verdaderos culpables y victimarios”, con quién hay que tener “tolerancia cero”, que son los patrones, los burgueses, los explotadores, es el real objetivo para quienes tenemos una visión revolucionaria y socialista de la sociedad. 

Bajo esta desideologización, para los jóvenes hoy, no hay dos opciones, dos caminos, dos alternativas. Hay una sola, “matar o morir”, por un poco de “pasta”, o un “porro”, una “picada”, una rapiña a algún jubilado, o algún trabajador del taxi, o algún trabajador de una estación de servicio. Así como van las cosas, mientras Mujica recibe con los brazos abiertos a 1.500 infractores de toda laya en el Conrad, y abre las puertas a toda inversión que venga a “podrirnos” el medio ambiente, llevarse el agua y todos los recursos naturales que quieran para seguir acumulando riqueza y seguir generando pobreza, y Bonomi, piensa en mas cárceles y “enlatados” para los jóvenes, así, de seguro, el futuro, será la multiplicación de jóvenes infractores “desideologizados”, donde todos los explotados padeceremos las consecuencias.

 

Carlos Alberto Boga – Agrupación Militantes Guevaristas – 9 de abril de 2011


Todo el material enviado por Amarelle.

Etiquetado en Uruguay y sus cosas

Comentar este post

Néstor 04/23/2011 00:59



Sin duda que no voy a apoyar con mi firma tal disparate, que por supuesto se le tenía que ocurrir a una parte de nuestra sociedad, ese sector tan "pundonoroso", tan "ejemplar", de "buenas
costumbres", etc......Cretinos, todos, saben los propulsores de esta inquietud, que el endurecimiento de las penas, no reduce la delincuencia, hasta que edad deberemos seguir bajando?, puesto que
ya hay niños de 9 y 10 años delinquiendo.....Cretinos, todos, ya saben muy bien esto, y si no lo saben nos están robando el dinero que ganan como parlamentarios.


Debemos atacar las "causas", no las "consecuencias", debemos combatir "la pobreza", no a "los pobres", es deber de este gobierno, como lo fué de todos los anteriores, ERRADICAR la miseria, esta
miseria que es producto de este sistema perverso, neoliberal, capitalista, oligárquico...y ojo no confundamos pobreza con miseria, se parecen pero no son lo mismo.


En mis tiempos de "pibe", hace de esto más de medio siglo, en mi barrio donde me crié, donde me "formé", convivíamos los pibes de diferentes estratos socio culturales y económicos, todos teníamos
los referentes necesarios para crecer, entre nosotros no importaba mucho la condición social, éramos solidarios y compinches. teníamos un profundo sentido de unidad y pertenencia, hoy con
tristeza veo como en mi ex barrio, solo vive gente de un elevado poder económico, y claro hoy se llama Pocitos Nuevo, antes era el barrio de "la mondiola", hoy es imposible encontrar pibes como
los negritos de al lado que eran hijos de un peón albañil, esa gente fue expulsada de esa zona, es zona solamente para ricos o clase más que acomodada.


En fin habría tanto para decir, pero sería abusar de este espacio, pero sí vuelvo a insistir, debemos ERRADICAR LA MISERIA, atacando las causas no los efectos.


Y nuevamente reafirmo la antes manifestado: NO CUENTEN CON MI FIRMA PARA ESA TREMENDA E INFAME OCURRENCIA,