Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Valencia: Miles de enemigos se han concentrado, ARMAS de última generación asustan a la policia.

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

-cid_image001_png-01CCF221.png

 

Entrevista en directo de Interlobotomia a Bea Garcia, delegada estatal de los estudiantes

 


   

¿Y si fuesen tus hijos?

 

La Delegada del Gobierno en Valencia no ha cumplido con su obligación de velar por el orden durante los últimos días y ha justificado y consentido la agresión a menores de edad.

 

Pide que Paula Sánchez de León sea cesada de inmediato de su cargo como Delegada del Gobierno en Valencia >>

 

 

 

Los estudiantes de varios institutos públicos valencianos llevan semanas sin calefacción en sus aulas, simple y llanamente porque la Administración dice que no hay dinero para pagarla.

 

Frente a esta situación, los chavales han salido a las calles para reclamar soluciones. Quieren estar en clase sin morirse de frío. Pero las autoridades, lejos de ser comprensivas con las demandas de los estudiantes, han lanzado a decenas de policías nacionales para reprimir estas protestas con la excusa de que las mismas no estaban autorizadas.

 

De repente los adolescentes se han encontrado frente a un ejército de antidisturbios que no dudan en emplear porras, patadas y empujones para disolverlos. Bajo las órdenes de la Delegada del Gobierno, la policía ha convertido el centro de Valencia en un campo de batalla solo para evitar que unos estudiantes cortasen durante 10 minutos la calle.

 

Las Fuerzas de Seguridad del Estado deben tener como máxima prioridad proteger la integridad de los ciudadanos. Y más aún en el caso de menores de edad, los cuales, con independencia de la legitimidad de sus reivindicaciones, deben ser tratados siempre de forma proporcional y respetuosa.

 

La responsable última de esta actuación de las fuerzas del orden es la Delegada del Gobierno en Valencia, Paula Sánchez de León. Un grupo de personas preocupadas por la situación ha creado una petición, en solidaridad con los estudiantes, para exigir al Ministro de Administraciones Públicas que destituya de inmediato a esta persona.

 

Firma ahora esta petición, para reclamar de forma inmediata la dimisión de la Delegada del Gobierno en Valencia por no tomar ningún tipo de medida sancionadora, por no cumplir con su obligación de velar por el orden y por consentir la agresión a menores de edad >>

 

Miles de personas vuelven a florecer hoy en el centro la ciudad en la #PrimaveraValenciana

22 febrero, 2012 | 

Una multitud de jóvenes y no tan jóvenes llenan hoy de nuevo el centro de Valencia en apoyo a los jóvenes que durante los últimos días han salido a las calles de la ciudad a defender la Educación frente a los recortes y a las porras. De momento las movilizaciones parece que van a continuar durante bastante tiempo, ya que hoy la convocatoria parte también de partidos políticos, sindicatos y colectivos ciudadanos, que se han comenzado a concentrar frente al IES Lluís Vives para participar en la manifestación de protesta contra la represión de éstos días.

Poco antes de las 18h los manifestantes comenzaron a cortar las calles de Valencia para exigir el cese inmediato o la dimisión tanto de la Delegada del Gobierno en Valencia como el jefe superior de Policía, Antonio Moreno.

En un ambiente festivo y reivindicativo la tarde parece que se presenta también sin la violencia de los pasados días. ‘Somos el pueblo no el enemigo’ es el lema de la marcha, que está acompañada por otros como ‘Per la llibertat i la democràcia’ (Por la libertad y la democracia).


La primavera valenciana, según un joven bloguero español

22 Febrero 2012 Cubadebate

Tony Marco

Toni Marco vive en Andalucía.

Por Toni Marco
Del blog Habitación 701

Lo que está sucediendo en Valencia, valga el chiste, es de traca: unos violentos y furiosos adolescentes invadidos por la más sangrienta ira agredieron con sus tiernos cuerpos y sus carpetas forradas de fotos de Justin Bieber a las indefensas porras de los antidisturbios que pasaban por allí tranquilamente, durante una manifestación convocada por WhatsApp y Tuenti para exigir lujos como, agárrense los machos, “calefacción” en las aulas.

¿Calefacción? ¿Dónde se creen que viven éstos, en Suecia? ¿Y qué va a ser lo próximo? ¿Material escolar gratuíto?

¿Qué pasa? Si la prensa difama y miente, yo también puedo!

Ahora en serio, los hechos fueron los siguientes: todo comenzó con un corte de tráfico. Algunos estudiantes,de entre 12 y 17 años del Instituto Lluis Vives de la capital valenciana llevaban protestando unas semanas los miércoles, cortando durante 10 minutos una calle, debido a que no había fondos en su instituto (por los recientes recortes en el ámbito educativo) para conectar la calefacción y evitar esa molesta sensación de escribir con las manos congeladas. Porque Valencia no será nórdica, pero con 5º o 6º grados centígrados a las 9 de la mañana es suficiente para que cueste utilizar un bolígrafo. El 15 de Febrero, el estudiante de 17 años Andreu, es detenido y llevado a comisaria. En España, te guste o no, si tienes 17 años sigues siendo menor. Los policías no pensaron en eso. Y las protestas continuaron.

Aquí llega lo grande: los antidisturbios, enviados para “controlar a los violentos” se dedicaron básicamente a apalear a todo aquello que se movía y ello ha provocado nuevas protestas.

Los pelirrojos no tienen alma. No le dolerá mucho tener 90 kgs de policía encima.

Los pelirrojos no tienen alma. No le dolerá mucho tener 90 kgs de policía encima.

Y vaya si las ha habido. Resultado de las nuevas manifestaciones fue el envío de más antidisturbios para atajar de una vez por todas la insostenible situación de estos “gamberros”. Su método preferido ha variado desde empujar contra un coche en marcha a un par de muchachas acojonadas y abrazadas, o dando empujones a dos señoras de cierta edad (las señoras se vuelven muy violentas a veces), o a un chico con gafas que ni siquiera estaba protestando. Y nadie pega a un chico con gafas.

Ahora, además de suprimir los recortes contra la Educación, los estudiantes y numerosos ciudadanos piden la dimisión de la Delegada de Gobierno, Paula Sanchez de León, (algo que no hará) que aparte de hacerse la loca con el asunto lo ningunea y da la razón a los antidisturbios, aunque más tarde admitieran que se habían “excedido”.

Eso si, más tarde también admitieron que los que se excedieron habían sido los estudiantes, no la Policía. Hasta ahí podíamos llegar.

A esto debemos sumar las declaraciones del Jefe Superior de la Policía de Valencia, el cual trata de “enemigos” a los manifestantes. Tarde o temprano se les iba a ver el plumero. Un señor que por cierto, tiene cierta afinidad con grupos de corte neofascista. Paula Sanchez debe estar contenta, tiene a todo un experto en palizas al frente de su jauría de perros.

Las noticias de los salvajes apaleamiento por parte de los citados mandriles con casco se extiende por toda España y mas allá. Aparece en televisiones y prensa de este lado del globo (en el otro no están para tonterías) y critican la actuación de los Cuerpos de Seguridad del Estado. Lo de “Seguridad” es porque te aseguran un buen bastonazo si te atraviesas en su pequeño campo de visión.

Continúan las manifestaciones y no sólo en Valencia. Ayer martes el resto de España ha mostrado su repulsa contra estosactos de violencia de distintas formas: manifestaciones a lo largo y ancho de la piel de toro, convocatorias frente a las sedes del PP, huelgas para el día 29 y un Twitter que arde bajo el hashtag #PrimaveraValenciana. Y aquí llegamos al núcleo de la cuestión:

Utilizar el concepto de “Primavera” haciendo referencia a la “Primavera Árabe” vivida el año pasado es un claro síntoma de que por fin la gente va siendo, poco a poco, más consciente de que no vivimos en un estado de Derecho, de que en éste país no existe una libertad real, que lo único real que hay en éste país se apellida Borbón y que muchas, muchas cosas tienen que cambiar. Y la primera es la conciencia popular. La conciencia de grupo. De que siendo “individuos” no seremos ricos ni famosos, como nos hacen creer desde los grandes medios de comunicación.

Libros contra porras

Libros contra porras policiales.


No somos capaces de articular un movimiento aunado. No somos capaces de organizarnos como sociedad para conseguir aquello que exigimos. No somos capaces de ponernos de acuerdo y nos centramos en discusiones sobre quién nos estafa mas, y a quién votaremos para que al menos, ya que nos dan por culo, nos dé alguien de nuestro color político. Eso debe terminar.

Esos chicos han nacido todos en los 90 y empezaron a entender la política apenas hace unos años. Conocen la Hispanistán próspera del ladrillo y sueldazo, del albañil con un BMW y el ingeniero con un pasaporte rumbo a Escandinavia. Saben qué es Gran Hermano, pero pocos conocen la figura de Santiago Carrillo, de Adolfo Suárez, y pensarán que Fraga era “un señor muy viejo que andaba raro”.

Pero esos chavales han tenido más cojones que el caballo de Espartero y se han echado a las calles. Hoy Valencia se desperezaba un poco para apoyar a unos críos que afirman que sólo quieren estudiar sin que les molesten los pingüinos deslizando entre los pupitres. Que los habrá que se hayan unido al jolgorio sólo para no tener clases, vale: son chavales, les gusta la juerga. Todos hemos tenido esa edad. Pero que también los hay comprometidos con lo que está sucediendo y van a luchar por aquello que creen necesario. Así se forman buenos espíritus críticos. Espíritus críticos que votarán en las próximas generales y autonómicas.

Me gusta pensar que éste movimiento, en cuyo honor he bautizado la entrada, es una prolongación en el tiempo y en el espacio de las ideas que surgieron en España en Mayo del 2011. Dudo que el 15M tenga nada que ver en ésta ocasión, pero hemos visto algo clarísimo: el choque entre la libertad y la opresión. O mas bien, cómo la libertad se revuelve dentro del enorme saco de mierda que supone vivir bajo este tipo de sociedad que nos condena a ser números impresos en una tarjeta de plástico. Ocho números y una letra. Eso quieren que seamos. Pero tenemos que ser algo más. Necesitamos ser algo más.

Necesitamos una primavera, el despertar después de un largo y frío invierno pero no solo en Valencia, sino aquí en Andalucía por ejemplo, un despertar que nos sacuda a esas pulgas chupasangres políticas. O en Madrid, Villa y Corte de la Emperatriz Aguirre, o en Cataluña, o en Galicia, o allá donde la corrupción política posa sus garras. España necesita a su población activa y potente, saliendo a las calles a gritar que queremos una libertad REAL y no me refiero a dejar escapar al monarca, el cual puede irse a tomar viento fresco si quiere. Me refiero a poder decidir y poder elegir a unos gobernantes que se preocupen por la ciudadanía. Me refiero a exigir una sanidad y una educación pública y gratuita. Me refiero a que dejen de financiarse aeropuertos vacíos, Fórmulas Uno y duquesas campechanas para darle a la sociedad lo que realmente le corresponde: la soberanía de su destino.

Ánimo valencianos. Vuestro ímpetu se está extendiendo por toda España, tal y como pasó con el 15M. Aprovechad la ocasión y haceos notar. La Red estará encantada de compartir vuestros vídeos, vuestras opiniones, vuestros blogs y vuestras ideas. Sed fuertes, y adelante.

 

La Primavera Estudiantil deslumbra a España

21 febrero, 2012 | 

Un hombre de unos 70 años aparecía en la ventana del tercer piso de una calle de Valencia a eso de las cinco de la tarde, cacerola en mano, para hacerla sonar al paso de los miles de estudiantes que desbordaban el centro de la ciudad al grito de “¡Más lapiceros, menos maderos!”, que abrazaron al hombre desde la calle con vítores y cariñosos gritos de “¡Presidente, Presidente!”. Unos metros más allá, los ventanales de un edificio de oficinas aparecían abarrotados de trabajadores estupefactos con lo que estaban viendo. “¡No nos mires, únete!”, gritaban desde abajo. En el edificio de al lado un hombre con camisa y corbata aparecía por el balcón y al paso de los jóvenes se quitaba la corbata y levantaba el puño entre vítores.

Los jóvenes y su “Primavera Estudiantil” volvieron a deslumbrar en Valencia y en las principales ciudades españolas armados con

gritos, manos y libros demostrando una vez más que la juventud es la que transforma el mundo y la que es capaz de salvar del abismo a una sociedad hasta hace poco rehén del miedo y el desánimo.

Valencia, Madrid, Barcelona, Sevilla, Zaragoza y otras muchas ciudades se colapsaron ante la embestida implacable y pacífica de los estudiantes en lucha por recuperar lo que nunca nadie debió atreverse a tocar, pero también para decir que no se va a tolerar ningún tipo de represión contra el pueblo y que cualquiera que se produzca tendrá sus consecuencias. Por eso ya han anunciado que no abandonarán las calles hasta que la Delegada del Gobierno en Valencia dimita o sea cesada.

Sea como sea el caso es que las imágenes de miles de jóvenes empuñando libros y agitándolos al aire son la prueba de que estamos ante una generación que es capaz de empezar a hacer girar el mundo hacia el lado contrario de al que hemos venido siendo arrastrados.

Los libros doblegaron a las porras, que tuvieron que quedarse en las furgonas después de avergonzar a todo un país, veremos hasta cuando se quedan ahí.

 

[Fotos] #PrimaveraEstudiantil en Madrid

 

Fotogracción

 

Concentración de Vigo.

Solidariedade contra a represión aos estudantes de Valencia

Galiza Contrainfo (23-02-2012)

 


 

 

 

Ver también:

 
IES Lluis Vives: La brutalidad policial no es más que meras cosquillas frente a la rabia y el coraje
http://linea36.com/wp/?p=18363  
Linea36 (23-02-2012)
 
Cuando la dignidad enfrenta el orden – Solidaridad con lxs estudiantes valencianxs
http://feluam.noblogs.org/?p=105
FEL (22-02-2012)
 

"Me gustan los estudiantes"

(Violeta Parra) canta Angel Parra

Etiquetado en Europa

Comentar este post