Venezuela: el submarino no solo violó el territorio venezolano sino la Ley Internacional del Mar

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

 

submarino-sabalo-2

DAVID URRA – La aparición del submarino desconocido en las aguas jurisdiccionales de Venezuela, en pleno desarrollo de una maniobra naval, pudo haber provocado un incidente de incalculables consecuencias,  no solo al violar el territorio venezolano sino la Ley Internacional del Mar.

Según informaciones reportadas por el Presidente de Venezuela Hugo Chávez Frías el martes 8 de noviembre fue detectado un submarino no identificado en las cercanías de la Isla de Orchila perteneciente a Venezuela. La información precisa que la detección fue hecha por el recién reformado submarino Sábalo  S-31 que participaba en maniobras conjuntas de la armada, el ejército y la aviación de Venezuela en las cercanías de dicha Isla. 

Según se precisó, al ser detectado en zona de las aguas jurisdiccionales de Venezuela, se le conminó a detenerse y el SS intruso se dio a la fuga.

El Presidente bolivariano, agrego que por la velocidad que desarrollo en la fuga como por sus dimensiones  se valoraba la posibilidad de ser un submarino atómico.

El incidente tiene varias lecturas y de hecho ya hay algunas que están saliendo a relucir, solo que están hechas por desconocedores del tema que más que todo pretenden transmitir sus intenciones que la realidad de los acontecimientos.

Con ánimo de esclarecer la información conocida, daremos algunas consideraciones que servirán de referencia.

Ante todo el submarino venezolano es un viejo submarino diesel remodelado del tipo U-209-A/1300. Las características fundamentales de dicho submarino son:

Datos:

ARV. Sábalo, S-31 (ex-S-21)

Botadura: 01/07/75

Incorporación: 06/08/76

Desplazamiento: 1.265 Ton. (superficie)

Velocidad:12 nudos (superficie) y 22 nudos (inmersión)

Eslora: 59, 32 mts.

Manga: 6,28 mts.

Calado máximo: 7 mts.

Tubos lanza torpedo: 8 X 533 mm.

Torpedos: 14 en Total (US. Mk37. Mod.2 y SST-4)

Radares: Thomson-CFS Calypso-(Guerra electrónica) y Thomson-CFS DR-2000 (detección)

Sonar: SNT Atlas Electronik CSU-3 (interceptación) y Thomsom-Sintra DUUX 2 (pasivo)

Sistemas de combate: Krupp-Atlas ISUS integrado de comando, control y sala de sonar; periscopios, de búsqueda BS 19 y de ataque AS-40.

Plantas propulsoras: 4, MTU MD 12V992 Tb90 diesels de 600 cv.; un Siemens eléctrico de 5.000 cv., y 4 generadores eléctricos de 405-Kw.

Autonomía: 60 días

Tripulación: 39 oficiales, Sub-Oficiales Profesionales de Carrera y sargentos.

Como se puede observar este submarino Diesel posee características que lo hacen poco efectivo en las condiciones actuales de desarrollo del arma submarina. Su sistema de sonar es bastante antiguo, su velocidad de desplazamiento en sumersión es pobre y su profundidad de trabajo no debe de ser grande y aunque no se tienen precisiones debe de estar en un rango inferior a los 150 mts, teniendo en cuenta que es un SS con unos cuantos años de explotación.

Según las características publicadas este submarino no debe emplear torpedos Mk-37 Mod 2, ya que el diámetro de los tubos lanzatorpedos no coincide con el diámetro de este torpedo. Si es posible que tenga en su arsenal los torpedos SST-4 de fabricación alemana y que se pueden emplear contra submarinos.

Es conocido que los submarinos Diesel poseen un performance más limitado que los submarinos nucleares, aunque para determinados usos son más eficientes. Fundamentalmente para la lucha antisubmarina.

Si observamos en una carta náutica la ubicación de la Isla de Orchila, teatro de estas operaciones,  nos percataremos que esta se encuentra a considerable distancia de la costa continental de Venezuela y prácticamente en Mar abierto del Caribe. Esto hace muy fácil la acción de fuga a la que refería el Presidente de Venezuela. Cualquiera que sea su procedencia, la tripulación del submarino debería conocer que Venezuela posee dos submarinos de este tipo y que no tendría muchas posibilidades de “perseguir” a un SS de más posibilidades y capacidad de maniobra. Por otro lado el sistema de sonar del SS venezolano es bastante limitado para dar seguimiento a un SS con estas características.

Por otro lado quien conoce de las tácticas de los SS, debe saber que el SS atómico posee no solo una maquina principal más potente, sino y medios de interferencias activas y pasivas, además de medios para medir la termoclina y emplear la capa de salto como protección para su seguimiento.

Hay factores que explican la presencia del SS desconocido. Ante todo en esta área se efectuaba una maniobra de la armada venezolana conjuntamente con otras fuerzas terrestres y aéreas.

Se puede asegurar que no hay maniobra militar en el mundo en que los medios navales, aéreos y espaciales de EE.UU no recojan información de inteligencia.

En innumerables maniobras en el Mar Caribe y en todas han estado presentes buques y medios norteamericanos. Es cierto que en ninguna ocasión, que se recuerde, hayan infringido su obligación de no introducirse en aguas nacionales y mucho menos de violar el cierre de Polígono.

Cuando se realizan maniobras militares se establece internacionalmente que se deben de cerrar los polígonos  con un tiempo de antelación. Esta información se transmite a todos los países a traves de mecanismos internacionales para que eviten que sus buques y aviones naveguen o vuelen por el área cerrada. La violación de este cierre, máxime si se trata de territorio soberano, no es solo una violación a la soberanía del país en cuestión, sino una violación internacional establecida en tratados que deben estar firmados por todos los países del mundo. En el caso de las áreas marítimas, la Organización Marítima Internacional (OMI), posee reglas y Leyes bien claras al respecto.

Por último, es necesario destacar que la posibilidad de confundir un submarino con otro tipo de objeto o animal marino es casi “cero”. Técnicamente esto no se puede considerar una posibilidad.

Por cierto, las ballenas no poseen hélices y los objetos inanimados no se mueven. Por debajo del agua solo se mueve con hélices un submarino. Los sistemas de sonar y la preparación del sonarista hacen muy difícil esta confusión. Lo demás es pura fabula.

Por último es necesario considerar que el montaje de una mentira de este tipo, implicaría la participación de muchas personas (solo el submarino tiene más de 30 tripulantes), más otros miembros de la armada. El riesgo de filtración de la mentira es mucho mayor que sus beneficios.

 

Contrainjerencia

Comentar este post