(VIDEO) Benazir Bhutto afirma que Bin Laden está muerto desde 2007

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

 

El video no deja lugar a dudas a partir del minuto 2:21 dice Benazir Bhutto en una entrevista televisada: “Y también tiene negocios con Omar Sheikh, el hombre que asesinó a Osama Bin Laden“.
Insurgente | Hoy  
El 2 de noviembre de 2007, un mes antes de su asesinato, durante una entrevista televisada con David Frost, Benazir Bhutto declaró que Bin Laden fué asesinado por Omar Sheikh, un agente secreto del ISI, servicio de inteligencia pakistaní, conectado con la CIA y que como líder de los muyahidines talibanes tenía acceso directo a Bin Laden, como explica X files. El video no deja lugar a dudas a partir del minuto 2:21: “Y también tiene negocios con Omar Sheikh, el hombre que asesinó a Osama Bin Laden“. 

 
Aclaro que no estamos hablando de cualquier persona, estamos hablando de la que fue la Primera Ministro de Pakistan 2 veces, la primera mujer elegida para gobernar un estado musulmán, sucesora de un poderoso linaje político (su padre fue Primer Ministro, su marido es Presidente de Pakistan), que creó el partido de izquierdas más importante de Pakistán.

La mujer sabía de lo que hablaba. Había nacido en el seno de la política. A esto hay que añadir que un mes más tarde era asesinada. Probablemente a causa de su osada denuncia. Una revelación que reconocía implicitamente que, en realidad, los servicios secretos de los países de la Commonwealth funcionan como meras sucursales de la CIA y del MI6.

Llama la atención cómo David Frost, un tiburón de la noticia, ni pestañea cuando escucha esa impactante declaración y no le pregunta nada al respecto. Ni una pregunta de por qué la ex Primera Ministro del país en el que todos decían que se escondía Osama Bin Laden acaba de afirmar que ya está muerto… ¡y asesinado! Curioso,  ¿eh?

¿Entonces cómo es posible que le vuelvan a asesinar?, se preguntarán. La respuesta es sencilla: Osama Bin Laden fue una creación de los servicios secretos estadounidenses. La CIA le entrenó, le promocionó, le otorgó el poder en los movimientos terroristas musulmanes y el atesoró como un aliado (hasta tal punto que su hermano era socio de Bush en la primera empresa que montó el ex-presidente republicano) cuando les interesaba echar a los rusos de Afganistan.

Desde entonces le han utilizado como disculpa para invadir países, revocar derechos constitucionales y saquear arcas públicas. Su imagen como “coco malo frente al que cualquier cosa que hagamos nosotros es menos mala” ha sido increíblemente útil. No interesaba que Bin Laden estuviese muerto. Su figura como enemigo claro, visible, odiable, era una herramienta de manipulación política, justificatoria. Su existencia fue muy útil para desviar la atención sobre la posibilidad (más que apoyada por expertos e investigadores en numerosos ensayos) de que el 11-S fuese un “trabajo interno” del gobierno estadounidense.

La cuestión es por qué Obama ha reventado esa conveniente carta de inmunidad que la maquinaria saqueadora estadounidense venía utilizando para mantener la ciega ira de su pueblo, para justificar todos sus desmanes. ¿Por qué ahora? ¿Quizás a Obama se le esté cayendo la máscara del “cambio”, del “Yes We Can”, del “yo defiendo al pueblo aunque le esté dando el dinero a Wall Street y con la Sanidad Pública haga una chapuza que enriquece más aún a las aseguradoras”? Puede. ¿Qué golpe monstruoso están preparando que necesite legitimarle con un supuesto “triunfo”, una “venganza” por las muertes del 11-S y las guerras que han venido después? ¿Por qué es necesaria la percepción de que Obama ha “cumplido”, de que ha hecho algo más que preservar el capitalismo neoliberal más salvaje?

Lo sabremos pronto.

 


 

 

Etiquetado en Internacional

Comentar este post