Vittorio Arrigoni asesinado en Gaza. ¿Seguiremos siendo humanos?

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

2011-04-17-abpnoticias-Annalisa Melandri-

por  Annalisa Melandri

Vittorio Arrigoni asesinado en Gaza. ¿Seguiremos siendo humanos?

Lo han callado para siempre. Vittorio Arrigoni, internacionalista italiano en el infierno humano de  Gaza, no seguirá siendo el testigo incomodo del genocidio israelí en tierra palestina.

Secuestrado este jueves por un grupo integrista salafita que había pedido en cambio de  su vida  la libertad  de unos rehenes detenidos en la Franja por las autoridades de Hamás, lo han ejecutado antes que transcurriera  el plazo de 30 horas que habían dado por su liberación.

La noticia de su secuestro había circulado en un video donde Vittorio se veía con los ojos tapados, las manos amarradas y sangre en la cara. Un secuestrador le sujetaba la cabeza por  el pelo. En el video además se acusaba a Vittorio de difundir valores occidentales y al gobierno del premier  Ismail Haniyeh (Hamás)  de estar  en contra de la  Sharia (la ley religiosa musulmana) y de ser demasiado moderado en sus posturas hacia  Israel.

Por la noche llegó la noticia  del hallazgo del cuerpo de Vittorio. Los  servicios de seguridad de Hamás  han declarado de haberlo encontrado  sofocado en una casa abandonada que había sido indicada como escondite del grupo. Probablemente fue  torturado. Al parecer,  los secuestradores  lo han ejecutado  antes del operativo que lo iba a rescatar,  y hasta ahora cuatro personas  han sido detenidas. Se habla de un grupo de Salafitas fuera de control.

Sin embargo hay muchas  preguntas y demasiadas dudas y la situación  no parece clara. Antes que todo,  ¿porqué matar  a Vittorio?  Un gran amigo y partisano  del  pueblo palestino, cuya muerte seguramente no favorece la causa contra los crimines de Israel en Gaza. Segundo, la galaxia salafita es heterogénea y vareada  y a veces unos grupos llegan a establecer alianzas que esconden situaciones pocos claras e insospechables. La sigla que ha difundido el video es desconocida y otras realidades salafitas han negado el involucramiento en el asesinato del joven italiano.

Los complotadores piensan  que detrás del asesinato esté la mano oculta del Mossad, aunque no de forma directa porqué  Vittorio Arrigoni estaba organizando desde Italia la segunda Flotilla que iba a romper el cerco militar a la costa de Gaza y habría viajado a su país  esta misma semana.

Vittorio era un activista del ISM,  International  Solidarity Movement, la misma ONG solidaria con el pueblo palestino a la que pertenecía la activista estadounidense Rachel Corrie aplastada por un bulldozer  de las Fuerzas de Defensa de Israel  en Rafah  en 2003 mientras trataba de impedir que el mismo demoliera varias viviendas palestinas.

Arrigoni desde desde 2008 vivía establemente en la Franja de Gaza, al lado de los campesinos y  de los  pescadores, acompañándolos en su  trabajo y haciéndose escudo humano por ellos contra las balas de los francotiradores israelíes de tierra y de mar.

En 2008 fue secuestrado y encarcelado por el ejército  israelí durante un ataque contra pescadores en el mar de Gaza y expulsado a Italia dos veces. Le habían también disparado.  Siempre había logrado volver a Gaza por  mar.

Durante la Operación Plomo Fundido del  28 de diciembre de 2008, Vittorio fue  el único italiano y uno de los pocos extranjeros que habían decidido quedarse en Gaza  City. Bajo los bombardeos y los ataques de aire, tierra y mar murieron  casi 1500 personas de las cuales alrededor de mil eran civiles y de estas casi 500 eran niños.

Vittorio no le tenía miedo a nada.  Actuaba con la fuerza que  da la lucha  contras las injusticias y por el amor a un pueblo que había escogido como suyo. Fue por eso que él (y los demás militantes  del ISM)  decidieron hacerse otra vez escudos humanos, ahora  en las ambulancias  de la Media Luna Roja Palestina,  llevando heridos al hospital, desalojando  las casas antes y después de un bombardeo, cuidando niños que se habían quedado huérfanos. Vittorio se detenía solamente unos momentos, dictando artículos para el diario italiano Il Manifesto y para  contar al mundo lo que estaba pasando con la complicidad de la potencias occidentales.

La página web de Vittorio durante la operación Plomo Fundido se había vuelto  la única fuente  de informaciones desde el infierno. Desde entonces habían  aumentado sus lectores,  que eran también  sus amigos, porqué Vittorio encontraba el tiempo para escribirles a todos, para contestar a correos, mensajes y comentarios. Tenía  una energía inagotable.  Sus reportajes fueron recogidos en un libro edito en italiano, español e inglés titulado Gaza: seguimos siendo humanos. El título del libro en italiano, Restiamo umaniera la frase  con la que él cerraba siempre sus reportajes o sus mensajes  y era la invitación que hacía a todos nosotros y creo también  a él mismo, de no perder, aunque no fuera fácil, la humanidad y la ternura solidaria hacia el hombre,  frente a una guerra y a una ocupación deshumana.

Por supuesto Vittorio  tenía también muchos enemigos.  El gobierno y el ejército israelí antes que   todos. En 2009 una página canadiense Stop The ISM del  sionista ultraderechista  Lee Kaplan  hacía un  llamado a las fuerzas armadas del Tsahal  a matarlo colgando en la página web  la fotografía de Vittorio y otros activistas del ISM, sus nombres y apellidos y sus fotografías.

En aquellos días, era el 17  de enero de 2009,  en plena Operación Plomo Fundido,logramos, sus lectores y amigos,  que se cerrara la página canadiense de Stop the ISM y también una  página italiana de extrema derecha donde algunos artículos de Kaplan habían sido traducidos. Me escribió  un correo agradeciéndome por el resultado y enviándome un abrazo “de parte de tu target numero one”. Hasta en la tragedia le gustaba bromear. Una risa frente al odio. Esta era su arma, que pero no lo ha salvado.

La página  de Kaplan ahora está funcionando otra vez  y apenas unos minutos después de la noticia del secuestro de Vittorio,  su fotografía había sido retirada.

Hace unos días Vittorio había enviado como siempre un correo informando de nuevos bombardeos en Gaza. Escribía a la ventana de su casa asomada al puerto de Gaza City. Nunca he visto su casa, ni el puerto ni la ciudad de Gaza, ni un bombardeo. Me imaginaba todo a través de sus ojos. A través de sus ojos sentía la desesperación de un pueblo, las ráfagas  de los disparos, las explosiones, el olor a  ajo del fósforo blanco, los gritos, hasta el sabor amargo de la sangre.

Si yo me muero no llores por mi, haz lo que yo hacía y seguiré viviendo (Che Guevara)

Pero también sentía las risas y las voces de los  niños que siempre lo rodeaban. Parecía un gigante frente a ellos, delgados y menudos, siempre sonrientes a su lado. Por esto yo lo admiraba, por el amor incondicionado a los niños y a un pueblo que decidió amar como si fuera parte de él.

Lo admiraba también  porque era uno de los últimos internacionalistas.  El creía en el internacionalismo, a la manera  de las brigadas  de la guerra civil  de España que tanto lo apasionaban. Su referente era  Orwell y Homenaje a Cataluña nos cuenta el periodista, su amigo  y compañero en las ambulancias en Gaza bajo Plomo Fuso,  Alberto Arce en su conmovedor recuerdo que hace por las columnas del diario español  El País. Lo llamaban pacifista y cooperante, pero como  escribe Alberto Arce, a Vittorio no le gustaba la palabra cooperante, “un combatiente por la paz”  lo define en su artículo  y cuenta que Vittorio “llevaba tatuada la palabra “mukawarma” –resistencia– en árabe en su antebrazo derecho”.

Vittorio Arrigoni encarnaba todos los valores del internacionalismo:  la abnegación , el sacrificio,  el desprecio al miedo que no es algo negativo ya que se llama coraje  y la conciencia que el trabajo informativo era una parte trascendental de la solidaridad con el pueblo palestino. Era completo Vittorio. No había que añadirle nada. Hasta su decisión de quedarse humano frente a la barbarie  asombraba.

Contesté al correo que Vittorio había enviado a sus contactos desde la ventana de su casa en Gaza City  a vuelapluma. “Cuidate” le dije.

Era el 8 de abril y él me respondió de inmediato, contestando a la frase de J.J. Rousseau que cierra  mis mensajes (el hombre ha nacido libre y sin embargo vive en todas partes entre cadenas):  “Gracias. Si he decidido quedarme aquí es porque vivimos en cadenas  pero morimos libres”. Una semana después  han matado al combatiente  de la paz.

Vittorio ha vivido y ha muerto  libre. Libre de seguir su corazón y luchar  contra la opresión y el genocidio  que Israel impone al pueblo palestino.

Son los que lo han matado los que están en cadenas, detenidos por su mismo odio y fundamentalismo.

Sin embargo hay que añadir que aunque pensando que la responsabilidad sea enteramente del grupo salafita,  como no ver la grave y criminal responsabilidad  histórica de Israel que con su política genocida ha transformado Gaza en una jaula que está siendo tomada por  integristas musulmanes.

Seguiremos siendo humanos, Vik, no hoy. Hoy la rabia es demasiado grande.

 

Etiquetado en Zona de conflictos.

Comentar este post