WikiLeaks: Funcionarios de EE.UU. y de la ONU integraron paramilitares en la Policía de Haití

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

 

JEB SPRAGUE* - 


A lo largo de 2004 y 2005, las autoridades de facto de Haiti, en colaboración con funcionarios extranjeros, integraron por lo menos 400 ex militares-paramilitares en la policia del país, revelan cables secretos de la Embajada de los EE.UU. .

 


             Durante un año y medio después del derrocamiento del gobierno democrático de Haití el 29 de febrero de 2004, la ONU, la OEA y funcionarios de EE.UU., en colaboración con las autoridades Haitianos instalados después del golpe, aprobaron - uno por uno - la integración de paramilitares con el objetivo de fortalecer la policia y dar una alternativa “carrera” a los paramilitares. 
Cientos de policías considerados leales al gobierno derrocado del presidente Jean-Bertrand Aristide, fueron purgados. Algunos fueron encarcelados y algunos asesinados sugun numerosas fuentes entrevistadas.
Al mismo tiempo, los ex soldados de las Fuerzas Armadas de Haití (FADH) que oficialmente no existe desde 1995 cuando Aristide les despidio, antes reunidos en un grupo paramilitar “rebelde” que trabajó con la oposición para derrocar a Aristide, establecieron bases – oficial y extraoficialmente – en muchas ciudades por todo el país.
Una brigada se instalo en Pétion-Ville y de alli lanzaron attaques sobre los barrios mas pobres de la capital (a veces junto con la policía) como se documenta en un estudio sobre el estado de derechos humanos en Haiti publicado por de la Universidad de Miami en el 2004 .
Los detailles sobre la  “reforma” de la policía se encuentran en los 1,918 documentos (cables de la embajada de La EE UU) relacionadas a Haití obtenidos por la organización WikiLeaks y despues entregados a Haití Liberté.
Los cables divulgan que funcionarios de la ONU y los EE.UU. vieron el programa como una forma útil para desarmar y desmovilizar a los paramilitares, pero las consequencias de ofrecer trabajo de policia a golpistas que por anos violaron derechos humanos han sido ocultados o ignorados.
Los cables también dejan claro que los funcionarios de EE.UU. - especificando “líneas rojas” y “banderas rojas” – asumió un papel de liderazgo en las “reformas”, vijilando muy de cerca cada detaille en el proceso de la repoblación de la policía de Haití.
Millones de dólares en fondos para la desmovilización y la integración de las ex FADH se obtuvo – principalmente a través de la ONU y los EE.UU. – pero las autoridades también contaron con otros gobiernos para su financiación.
Inmediatamente después del golpe, el proceso de integración se llevó a cabo por los funcionarios de lo que se llamaba el Gobierno provisional de Haití (IGOH), bajo la supervisión de la ONU, los EE.UU., y la OEA. Luego, a partir de noviembre de 2004, en un proyeto de largo plazo comenzo, el DDR de la ONU (Desarme, Desmovilización y Reintegración). Parte de sus funciones incluyen una continua integración de algunos de los paramilitares a la Policía Nacional Haitiana (PNH).
Los cables de la Embajada de EE.UU. revelan muchos detalles sobre la integración de los paramilitares en los organismos gubernamentales y la Policía Nacional. Uno de los cables más reveladores se titula “El norte de Haití, ex-militares resultaron de las armas, algunos para entrar en la Policía Nacional.”
Un cable del 15 de marzo 2005 ofrece un resumen de una reunión de dos días antes en Cap-Haïtien en que participo el ex Primer Ministro de facto de Haití, Gérard Latortue y el Representante Especial del Secretario General para Haití, Juan Gabriel Valdés. Los funcionarios supervisaron un “desarme simbólico”, en donde más de “300 miembros del ejército desmovilizados de Haití en Cap-Haïtien” dejaron alado siete armas y luego subieron a los autobuses a la capital.
Los funcionarios de la ONU y IGOH hospedaron a los paramilitares en la Escuela de la Magistratura de Port-au-Prince..
El cable describe cómo ex funcionarios de alto nivel en el IGOH habían hecho promesas a los ex paramilitares FADH. Algunos “de los ex-soldados en Cap-Haïtien, dijo que les habían dicho por el sobrino del Primer Ministro y el asesor de seguridad Youri Latortue y del primer ministro asesor político de Paul Magloire que serían admitidos en la Policía Nacional”, explicó el cable por el embajador de EE.UU. James Foley . “Esto levantó una bandera roja para nosotros y el resto de la comunidad internacional …”
Pero en la reunión de 13 de marzo, Gérard Latortue “dejó en claro que esto no era el caso”, y les dijo a los paramilitares “que la integración en la Policía Nacional podría ser una posibilidad para algunos, pero tenían que entender que no todos hiban entrar la policía . Ex-soldados que no estén capacitadas para la Policía Nacional pueden ser contratados en otros puestos de la administración pública (por ejemplo, las costumbres, la patrulla fronteriza, etc) “, escribió Foley.
Pero la ONU y las autoridades IGOH quería mantener algunos de los ex militares, junto como una unidad cohesiva preparado para su integración en la policía, el cable revela.Los funcionarios entregaron el asunto en manos de la UNOPS, un ala de la ONU que se centra en la gestión de proyectos y servicios de adquisición.
En consecuencia, “la UNOPS ha estado trabajando para trasladar tanto a la Oficina de Gestión [de militares desmovilizados] y aproximadamente 80 personas de la Escuela de la Magistratura a un campamento de ex militares en el barrio de Carrefour fuera de Port-au-Prince”, escribió Foley. (En marzo de 2011, el autor visitó un campo de entrenamiento de ex FADH plazo en la zona de Carrefour.)
Funcionarios de la ONU y EE.UU. parecen haber prioratizado éxitos emblemáticos como la “desmovilización” de las fuerzas paramilitares. “El simbolismo del desarme de ex militares y dejando a la segunda mayor ciudad de Haití representa un avance significativo”, concluyó Foley en su cable del 15 de marzo, 2005.
En ese momento, alrededor de 800 ex militares estaban siendo hospedados en Port-au-Prince, con la ayuda de la ONU.
De los 400 ex soldados integrados en la policía, alrededor de 200 llegaron en 2004 graduadoses de la clase numero 15 de la Policía Nacional (llamada “promoción” en Haití), y 200 de la clase numero 17 en el 2005, segun los cables.
El número 200 no fue una coincidencia. La Embajada le había dicho a la IGOH que “el gobierno de Estados Unidos [EE.UU. Gobierno] no aceptara admitir más de 200 ex militares que se incluyen en la promoción de 17 ” porque ” el gobierno de Estados Unidos le preocupaba que la inclusión de ex-FADH en gran número, sería en detrimento de las medidas vigentes de la reforma policial, por lo tanto tuvieron que ser sometidos a votación, ” explica un cable de mayo 6, 2005.
Este cable también demuestra el dominio de Washington en la reconstrucción de la fuerza policial. En una reunión, la embajada de los EE UU dijo a Leon Charles, jefe de la Policía Nacional, que “la práctica de permitir que una clase de personas reciben cuotas especiales para la inscripción a la clase (como había ocurrido con el ex FADH) tenía que terminar”, escribió Foley. Obedientemente “..coincidió Carlos y señaló que la práctica terminaría de inmediato.”
Esto no significa que los ex soldados no seguiría siendo integrada, sólo que “…se hacen ninguna distinción con respecto a los ex militares, y tampoco discriminar a nadie para el servicio anterior en las Fuerzas Armadas de Haití”, Charles dijo, según el cable.
Un cable del 5 de abril, 2005 explica que en la promoción de la classe numero 16 de 370 cadetes de la Policía Nacional habia “ninguno de [los que] tenía una historia de actividad con el ex-FADH.”
En otro cable del 15 de marzo, 2005 titulado “DG [Director General] Charles Actualización sobre Ex-FADH en la Policía Nacional de Haití”, Foley explicó cómo el proceso de integración que estaba ocurriendo con las nuevas clases de cadetes la Policía Nacional.
“Los funcionarios de la OEA encargado de candidatos a policías reportó aproximadamente 400 ex-FADH candidatos a la Academia de Policía el 11 de marzo en fase de pruebas de aptitud física”, explicó el cable. Los hombres, que habían servido previamente sólo en los escuadrones paramilitares de todo el país, competian por 200 puestos en la Policía Nacional. El cable explica que un número de esas personas habían sido contratados en los meses anteriores.
El jefe de policía Charles, indicó que “el ex FADH de la clase numero 15 quien fueron llevados a las calles el pasado otoño [de 2004] hiban volver a clase.” Está claro que los funcionarios se sintió un poco preocupado por los nuevos hombres que traían a la fuerza policial, por lo que decidieron que el ex-cadetes de la clase numer 17, después de la graduación “, se desplegarán por todo Haití en forma individual y no como un grupo”.
Charles agregó que, entre los 200 ex-FADH de la classe 15 “, había sido asignado a las estaciones pequeñas en Port-au-Prince”, y que, “a pesar de que fueron sancionados, eran mayores y más lentos físicamente”.
Funcionarios de la OEA contaron que policías haitianas que ahora estaban ayudando a la OEA en su proceso de selección temían algunos de los ex soldados que estaban entrevistando: “El personal de la Policía Nacional, asistentes a la OEA, temian entrevistar a algunos de los candidatos ex FADH  por preocupación de que podrían amenasados si el grupo descalificó a un candidato. ”
La embajada de EE.UU. supervisaron muy de cerca cómo los funcionarios haitianos de facto llevó a cabo la integración, preocupados por el impacto de un fracaso. Foley estaba contento que Charles estaba exigiendo a los ex soldados a “los mismos requisitos que los civiles para el ingreso en la Policía Nacional,” una política que resulta de “la presión continua de nosotros”, escribió en un cable del 15 de marzo. Pero Foley se preocupaba por “presiones políticas y las decisiones de PM [Gérard] Latortue, el ministro de Justicia [Bernard] Gousse, y otros”, informó el cable.
“Hemos planteado esta cuestión con ellos en numerosas ocasiones, señalando el peligro que corre la IGOH de perder el apoyo internacional para la asistencia a la Policía Nacional, si el proceso de integración de los ex FADH a la policía no toma en cuenta a las líneas rojas que hemos establecido “, escribió Foley.
Funcionarios de la embajada de los EEUU , junto con la misión de la OEA, insistieron “monitoriar el reclutamiento, las pruebas y proceso de capacitación, incluyendo una revisión del examen escrito, resultados de pruebas y resultados de la aptitud”.
El embajador Foley agregó que “la presión para que incluyen ex-FADH en la Policía Nacional sigue siendo alto.” Fue probablemente refiriéndose a las llamadas realizadas por algunos de los más poderosos de Haití – políticos derechistas y los empresarios - muchos que habian establecido relaciones con los paramilitares desde cuando eran soldados.
Por otra parte, el jefe Léon Charles “le preocupa que otros en el IGOH habían hecho promesas poco realistas a los ex FADH de puestos de trabajo en la Policía Nacional con el fin de convencerlos de que se desmovilicen”, escribió el embajador.
Charles “temían que el grupo de Cap-Haïtien dio un ejemplo que otros pueden seguir, y señaló la IGOH podría haber más de 1.000 ex soldados en busca de trabajo pronto, incluyendo los 235 de Cap-Haïtien, 300 de Ouanaminthe, 200 de la Meseta Central; 150 de Les Cayes, 100 de Arcahaie, y el 80 de St. Marc “.
El segundo cable del 15 de marzo llega a la conclusión “de que el gobierno de Estados Unidos estaba dispuesto a aportar $ 3 millones para el proceso de DDR, pero no puede liberar los fondos hasta que el IGOH llega a un acuerdo con la ONU sobre una estrategia aceptable” La Embajada de los EE.UU., jugando un papel preponderante, fue también franco que pretenden operar de acuerdo con una red de políticas transnacionales – Los funcionarios de EE.UU. había ayudado a supervisar otros procesos de integración como en El Salvador e Irak, y el programa de DDR se ha desplegado en varios otros países, donde las fuerzas de la ONU operar, tales como Burundi, la República Centroafricana, Costa de Marfil, República Democrática del Congo, Liberia, Sierra Leona, Somalia, Sudán, Uganda, Afganistán, Nepal y las Islas Salomón.
Después de que Charles proporcionó información sobre el seguimiento y procesos mediante los cuales los ex paramilitares FADH se integraron en las fuerzas policiales, el embajador Foley comentó en un cabe del 5 de abril 2005: “La respuesta fugaz a las solicitudes de informacion sobre investigaciones de derechos humanos demuestran la incapacidad de la Policía Nacional para realizar las investigaciones internas. ”
Durante su primer año de gobierno, las autoridades IGOH parece haber recibido  mucho menos supervisión en el la integración de ex-FADH a la policía. “Hasta ahora, el Ministerio del Interior y / o la Oficina de Gestión [de los soldados desmovilizados] han estado a cargo de la identificación de posibles candidatos ex FADH  para la Policía Nacional”, escribió Foley en uno de sus cables de 15 de marzo. Luego hizo poner en claro la supervisión de Washington: “Esto tiene que cambiar, por lo que candidatos ex FADH a la policía salen del proceso de reintegración / consejería que la ONU (con el apoyo de EE.UU. a través de la Organización Internacional para las Migraciones) se encargará.”
Mientras que los ex soldados estaban siendo integrados en la Policía Nacional, cientos de policías que habían sido leales al gobierno de Aristide fueron despedidos, sus nombres y cargos se documenta en una lista hecha por Guy Edouard, un ex oficial de la Unidad Especial de la Guardia del Palacio Nacional ( USGPN). En una entrevista de 2006, Edouard explicó que algunos de estos ex policías y ex agentes de la seguridad del Palacio habían sido “cazados” después del golpe. Además, con el apoyo de EE.UU., Youri Latortue, un ex oficial de USGPN y jefe de la seguridad del ex primer ministro de facto Latortue, había liderado los esfuerzos para “deshacerse de la gente que no le gustaba”, dijo Edouard.
Batailas entre la policía haitiana y un puñado de bandas en los barrios más pobres de la capital sigioeron duranted el 2005, y en numerosas ocasiones, la policía abrió fuego contra manifestaciones pacíficas en contra del golpe . “el 27 de abril fue la cuarta ocasión desde febrero, donde la Policía Nacional utiliza la fuerza letal”, explicó un cable del 6 de mayo 2005. La Embajada estaba fastidiado de que “a pesar de las reiteradas peticiones, todavía no hemos visto informes objetivos por escrito de la Policía Nacional que explican las razones para el uso de fuerza letal. Igualmente inquietante es que los informes hechos por la  Policía Nacional informes son confusos e irracionales y no cumplen con los requisitos mínimos de informes de la policía. ”
La Policía Nacional, sin embargo, estaba trabajando con fuerzas de la ONU cuando usaron la fuerza letal. Léon Charles reconoció que las tropas de la ONU tuvo una “costumbre habitual” de poner la PNH en frente de sus unidades a medida que avanzaban en Cité Soleil, y este “resultaba en que la Policía Nacional reaccionaba de forma exagerada y prematura en usar la fuerza letal,” segun el cable de 6 de mayo.
En un estudio de 2001 publicado en la revista académica guerras pequeñas y las insurgencias, investigador Eirin Mobekk explica en parte cómo los EE.UU. integro un gran número de ex soldados en la Policía Nacional mientras que Aristide, para impedir los golpes de Estado futuro, disolvió el FADH en 1995. La estrategia de Washington era balanciar el movimiento de Aristide con la nueva fuerza policial.
Una década después, esta política de la EEUU fue resucitada. Asi como Washington reciclo la fuerza militar que llevó a cabo el golpe de 1991, (junto con la ONU y la IGOH) la fuerza paramilitar que participo en el golpe de 2004 tambien fue reciclada dentro de la policia.
Los cables obtenidos por WikiLeaks revelan que muy de cerca Washington y la ONU supervisaro la formación de la nueva policía de Haití y aporbaron la integración de los ex-FADH paramilitares que durante años usaron la violencia en contra los pobres de Haití y los gobiernos elegidos democráticamente.

* Jeb Sprague es el autor de un libro sobre el paramilitarismo que publicara Monthly Review Press. Tiene un blog en jebsprague.blogspot.com y tweets como http://twitter.com/#!/Jebsprague
Tomado de
Contrainjerencia

Comentar este post