Zapatero dictará conferencias a empresarios opositores venezolanos… por 60 mil euros

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

 

José Luis Rodríguez ZapateroLuego de abandonar la presidencia de España anticipadamente, debido a la profunda crisis que vive el país, José Luis Rodríguez Zapatero ahora dedica sus horas a brindar conferencias en el ámbito internacional, como la que ofrecerá el próximo sábado en la ciudad venezolana de Maracaibo.

Invitado a participar en la XLII Asamblea Anual de las Cámaras de Comercio Venezonalas (Consecomercio), el ex mandatario y dirigente del Partido Socialista Obrero Español (Psoe), disertará en un conversatorio denominado: “Decisiones oportunas en tiempos de transformación”.

La pregunta que se desprende de la visita del ex Jefe de Estado es si las “decisiones oportunas” sobre las que hablará serán las mismas que tomó al frente del gobierno español.

Cuando Rodríguez Zapatero asumió la presidencia de España en 2004, el país vivía una descontento generalizado por la administración conservadora de José María Aznar y el Partido Popular (PP).

Aunque el socialdemócrata ordenó el retiro de tropas militares de Irak, luego de la invasión comenzada por Estados Unidos en 2004, al mismo tiempo enviaba más soldados españoles a Afganistán, para apoyar la guerra de agresión que en 2001 desató Washington contra ese país.

Las primeras medidas de gobierno del Psoe tuvieron un fuerte corte social y progresista, principalmente buscando reparar el neoliberalismo implantado por el PP, reseñó la Agencia Venezolana de Noticias.

Pero en rasgos generales, la política oficial fue la misma, lo que con el correr de los años desembocaría en la actual crisis, debido a la especulación financiera e inmobiliaria permitida por el Ejecutivo.

Para 2006, el gobierno de Rodríguez Zapatero impulsó una nueva reforma laboral orientada, entre otras cosas, a reducir la temporalidad en las contrataciones en beneficio de las empresas.

Aunque Rodríguez Zapatero fuera reelegido como presidente en 2008, la situación en el país ya se vislumbraba crítica y 2009 finalizaría con una fuerte recesión, ya que España se había convertido en la primera nación de la Eurozona donde se habían perdido puestos laborales.

En ese año, los desocupados llegaban a 4,4 millones, de los cuales casi un millón y medio no accedía al seguro por desempleo.

En diciembre de 2009, el paro alcanzó a otras 55 mil personas, situándose en 18,8%, hasta llegar a los niveles en los que se encontraba al comienzo del mandato de Aznar.

En paralelo, la administración de Rodíguez Zapatero impulsaba el aumento de la edad de jubilación a los 67 años, pero el fuerte rechazo social hizo que la medida fuera congelada.

En 2010, las medidas de ajuste continuaron, con la reducción de 5% a los salarios de empleados públicos, el recorte de seis mil millones de euros en inversiones, la supresión de ayudas sociales para recién nacidos y la reducción en 600 millones en planes de desarrollo.

A mediados de ese año, el gobierno de Rodríguez Zapatero aplicó una nueva reforma laboral calificada por los principales sindicatos como “lesiva para los trabajadores” y convocaron a una masiva huelga general que se desarrolló el 29 de septiembre.

El 2010 España terminaría con protestas y paros de diferentes sectores en rechazo a las políticas oficiales, en tanto que la cifra de desempleados trepó a 4,7 millones de personas, sobrepasando el 20% de la población económicamente activa.

Acosado por la crisis y aplicando planes de ajustes, similares a los que la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional (FMI) impusieron a las naciones del viejo continente, el 29 de julio de 2011 Rodríguez Zapatero llamó a elecciones generales adelantadas, donde el 20 de noviembre volvió a triunfar el conservador PP.

Al derrotero del dirigente del Psoe se le puede incluir la férrea política contra la inmigración y la dura represión que desató contra el movimiento de indignados.

Ahora Rodríguez Zapatero tiene tiempo libre para aleccionar sobre “decisiones oportunas en tiempos de transformaciones”, aunque las tomadas durante sus dos gobiernos muestran lo contrario.

(con información de Aporrea/RNV)

 

Cubadebate

Comentar este post