Banco Dexia maniobra para no descalabrarse: crea un “banco bueno” y un “banco malo”

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

La historia del banco francobelga ya cuenta con precedentes que podían hacer presagiar la quiebra: esta división dependiente de Caisse des Dépôts, que se independizó en 1993, ya necesitó ayuda económica en 2008 para sortear los problemas que le provocaron los ACTIVOS SUCIOS ESTADOUNIDENSES.

 

Una vez llevada a cabo la división de su negocio, su objetivo es el de desprenderse de la parte saneada (el BANCO BUENO) antes de finales de este mismo año, para así lograr financiación y evitar tanto su bancarrota como una nueva intervención por parte del Gobierno de Bélgica.

Por otro lado, esta drástica reestructuración podría incluir la posibilidad de que el ‘BANCO MALO’ estuviera avalado por los Gobiernos belga y francés. Dexia Credit Local, la italiana Crediop y la participación de Dexia en Sabadell podrían formar parte de este ‘banco malo’.

Francia teme que la implicación del Estado en el rescate de Dexia pueda poner en peligro el ráting del país.

Dexia crea un banco malo que podría estar avalado por Bélgica y Francia

04.10.2011 Expansión.com

La entidad franco-belga se ha desplomado un 22,46%, hasta los 1,008 euros por acción, tras adoptar medidas drásticas. Segregará su negocio en dos partes: un banco malo, que podría estar avalado por Francia y Bélgica, y otro bueno que pretende vender antes de finales de año.

 
( cerrar )
  

Es fuerte correctivo que ha sufrido hoy Dexia, que ha llegado a alcanzar el 33%, se suma a la caída del 10% que sufrió ayer en bolsa ante la advertencia de Moody’s de recortarle su calificación crediticia debido a sus dificultades para financiarse y a su exposición a los países periféricos europeos.

Hoy la entidad agarra el toro por los cuernos y anuncia, tras una reunión de urgencia de su consejo, que segregará su negocio en dos partes. Así, por un lado, surgirá una ‘banco bueno’ y otro ‘malo’, según publica un rotativo belga en el día de hoy

Una vez llevada a cabo la citada división de su negocio, su objetivo es el de desprenderse de la parte saneada (el banco bueno) antes de finales de este mismo año, para así lograr financiación y evitar tanto su bancarrota como una nueva intervención por parte del Gobierno belga. Y es que Dexia ya recibió 6.000 millones de euros en fondos públicos para sortear la crisis en 2008.

Pero por otro lado, esta drástica reestructuración podría incluir la posibilidad de que el ‘banco malo’ estuviera avalado por los Gobiernos belga y galo. Dexia Credit Local, la italiana Crediop y la participación de Dexia en Sabadell podrían formar parte de este ‘banco malo’.

Dentro de las partes saneadas estarían Denizbank, su división en Turquía, su negocio de administración de activos y su ‘joint venture’ en Canadá, que serían vendidas por separado antes de finales de este mismo año.

Esta tarde el Gobierno belga tiene previsto celebrar una reunión de urgencia para analizar el tema de Dexia. El ministro de Finanzas, Didier Reynders, ha asegurado desde Luxemburgo, donde participa en la reunión del Ecofin, que Francia y Bélgica actuarán si fuera necesario para no dejar caer la entidad. Sin embargo, ha dejado claro que antes se analizarán todas las alternativas ofrecidas por el propio banco.

El ministro también ha hecho hincapié en que los ahorros de los clientes de Dexia están cubiertos hasta los 100.000 euros por el Fondo de Garantía de Depósitos.

05.10.2011 París Raquel Villaécija 2

Francia teme que la implicación del Estado en el rescate de Dexia pueda poner en peligro el ráting del país.


[foto de la noticia]

No solo pasó los test de estrés realizados a los bancos el pasado mes de julio, sino que fue una de las entidades que los superó con mejor nota. Entonces ni París ni Bruselas sospechaban que tres meses después iban a tener que salir al rescate de Dexia.

A pesar de la solvencia que acreditó durante las pruebas a las financieras, la historia del banco francobelga ya cuenta con precedentes que podían hacer presagiar la quiebra. Esta división dependiente de Caisse des Dépôts, que se independizó en 1993, ya necesitó ayuda económica en 2008 para sortear los problemas que le provocaron los activos sucios estadounidenses.

Entonces Francia y Bélgica salieron al rescate desembolsando más de 6.000 millones de euros. Tres años después la historia se repite. Sus acciones han perdido más de un tercio de su valor en solo tres días y la entidad se sitúa al borde del abismo. Y de nuevo, París y Bruselas al rescate.

En su caída, el banco, en plena crisis de liquidez y al borde del rescate, podría arrastrar también a París. Ese es al menos el temor que empieza a planear sobre territorio galo. Tras la rebaja que la agencia de calificación Moody’s ha hecho de la nota de Italia, Francia teme ahora que peligre la nota triple A que las agencias atribuyen a su solvencia si se implican en el rescate de la entidad financiera.

El ex primer ministro socialista Laurent Fabius destapó ayer la caja de los truenos al asegurar que la participación de París en el plan de salvamento de la banca, cuyo caso calificó de “muy inquietante”, podría tener repercusiones negativas en la economía gala.

Temor galo
Tanto el gobernador del Banco de Francia, Christian Noyer, como el ministro de Economía, François Baroin, se apresuraron a desmentir el riesgo y enviaron mensajes de tranquilidad a los inversores. “Dexia dispondrá de la financiación que necesita para salir adelante sin que la triple A de Francia quede amenazada”, señaló Noyer. Y añadió que los estados no van a apoyar económicamente a la compañía “más de lo que ya hicieron en 2008”.

Baroin dijo por su parte que el rescate no implicará un aumento de la deuda pública ya que, según explicó, “las garantías a las entidades no se integran en la misma”. Según el titular de Economía, hoy podrían anunciarse los detalles sobre cómo sacar del agujero al banco francobelga.

París, Bruselas y Luxemburgo, países que ya prestaron dinero a la entidad en 2008, le han vuelto a tender la mano. De momento el escenario que se baraja es el de la creación de un ‘banco malo’, una especie de estructura apoyada por los estados citados que agrupará los activos nocivos de Dexia, valorados en más de 100.000 millones de euros.

Una de las soluciones que se contemplan es que la Caisse des Dépôts y la Banque Postale se ocupen de esta actividad a partir de ahora. “Es la opción más seria porque es la más sólida y la más experimentada”, aseguró ayer el ministro de Economía galo. La perspectiva de solución impulsó a Dexia ayer en bolsa un 1,98%, aunque en la sesión llegaron a anotarse un 9%.

Martin Rowson cartoon, 06.08.2011

 

Dexia: crónica de una quiebra anunciada

http://www.expansion.com/2011/10/05/empresas/banca/1317845086.html

www.guardian.co.uk/…/shares-fall-greek-default

08.08.11. Tottenham riot: a peaceful protest, then suddenly all hell broke loose   guardian.co.uk, Sunday 7 August 2011

Cinabrio Blog

cinabrio blog

 

salvad_los_bancos.jpg

Etiquetado en Europa

Comentar este post