Conselho Indigenista Missionário denuncia politica de genocidio indigena en Brasil

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

.

“As violências contra os povos indígenas, denunciadas por este relatório, não são ‘‘acidentes’’, ocorrências imprevistas a lamentar. São fruto de uma ideologia diametralmente
oposta ao projeto de vida dos indígenas”

.

Assassinatos de indígenas: governo Luiz Inácio Lula da Silva
No tocante à violência, o quadro também é estarrecedor. O número de assassinatos de indígenas cresceu assustadoramente nos oito anos de gestão do ex-presidente Lula.

.

Represa de Jirau devasta la Amazonía, denuncia Pastoral da Terra

.

————————–

Detenciones arbitrarias, allanamientos de aldeas, asesinatos, desnutrición infantil, falta de acceso a la salud y la educación, racismo y discriminación étnica y cultural. El Informe “Violencia contra los Pueblos Indígenas en Brasil”, publicado el 30 de junio de 2011 en Brasilia, llama la atención sobre la miseria y la violencia en la que viven miles de indios en el país y denuncia al gobierno por no promover los derechos humanos de estas personas.

 

El informe reúne investigación de campo de los equipos del CIMI (Conselho Indigenista Missionário) realizado en 11 regionales, además de los registros que salieron en la prensa, documentos de la policía y de los fiscales federales en 2010, que cubren las comunidades indígenas de todo el país .

 

Un hecho alarmante es el creciente número de muertes de niños menores de cinco años. 92 muertes se registraron el año pasado, frente a 15 en 2009, lo que representa un crecimiento del 513%. De los 92 niños muertos, 60 eran del pueblo Xavante, ubicada en Mato Grosso. Las muertes fueron causadas por enfermedades fácilmente tratables como la desnutrición, enfermedades infecciosas y respiratorias, a pesar de que la negligencia de la situación de salud de estas personas ya había sido reportada en el informe anterior.

 

“El abandono de la cuestión indígena sigue siendo la misma de los últimos tres años. Nuestra queja es que el gobierno simplemente hace caso omiso de los indios, abre la puerta a las invasiones, los asesinatos, el abuso, en fin, a la violencia en general “,  dijo el presidente del CIMI, el obispo Erwin Kräutler.

 

El informe también muestra que, desde 2003, inicio del gobierno de Luis Inácio Lula da Silva (PT), el número de homicidios de indígenas siempre ha crecido, de 42 asesinatos de ese año, ha alcanzado un máximo de 92 muertes en 2007 y se estabilizó en 60 homicidios por año desde 2008 hasta 2010.

 

Para la investigadora, la antropóloga Lucia Rangel, la violencia generada por el conflicto se da principalmente en zonas de explotación forestal, zonas mineras y  zonas de tala de bosques para construir represas. “Las tierras indígenas son codiciadas por las riquezas que tienen. No podemos hablar en general de que todos los pueblos indígenas de Brasil son víctimas de violencia. La violencia se da principalmente en las regiones donde hay conflicto por la tenencia de la tierra “, dice.

 

Panorama de la violencia en las regiones de Brasil

 

Según la investigadora Lucy Rangel, hay una fuerte intensificación de los conflictos derivados de la tala y el desmonte de los bosques en las zonas indígenas, particularmente en los estados de Mato Grosso y Maranhao, muy probablemente debido a las discusiones en el Congreso sobre el Código Forestal, Código que facilitó la deforestación.

 

“En Mato Grosso do Sul y los estados del sur, el problema nítido es la agroindustria. En estas dos regiones, el conflicto en su totalidad afectan a las personas de la etnia guaraní. En el nordeste, la población indígena está acorralada por las grandes haciendas, cada vez que tratan de recuperar sus tierras, la violencia se desata “, explica.

 

 

En el Amazonas, gran parte de la violencia es el resultado de la explotación ilegal de minerales y madera en las zonas indígenas, y resultado de la construcción de grandes represas, como la hidroeléctrica de Jirau y San Antonio para la producción de electricidad. La región ha sido objeto de importantes obras de infraestructura del gobierno brasileño desde 1960 cuando se empezaron a construir las carreteras. Ahora, con la generación de energía, las represas transforman los ríos en una sucesión de lagos, que inundan las tierras de los indígenas y ribereños, de los mestizos y extractivistas forestales.

 

“Esas megaestructuras afectan, destruyen las tierras de estas comunidades y crean problemas sociales de una manera brutal. Mientras el Estado trata de resolver los problemas de manera incomprensible, sin respetar las especificidades de estas personas, las medidas paliativas como la bolsa familiar, el programa de cesta básica, el programa luz para todos, etc. El derecho a la propiedad de la tierra no se reconoce ni se discute, el derecho a la biodiversidad tampoco”, denuncia Lucy Rangel.

 

Según el informe, el Estado de Mato Grosso do Sul es el foco de la violencia contra los indígenas en el país, concentrando el 56% del número de asesinatos. El obispo Erwin Kräutler señala que nunca ha visto una situación de miseria como la de los indios de Mato Grosso. “El problema es la proliferación de los agronegocios. Los indios guaraní kaiowa están confinados en campos de pequeños y contra la carretera, hay mucha pobreza “, dice.

 

Los conflictos en el estado de Mato Grosso de estos indios son sobretodo con los empresarios y los hacendados que no aceptan el derecho de esos pueblos a la tierra, es negado el modelo nativo de abundante tierra para la vida de las comunidades, y para la preservación del bosque nativo. “Es como si este tipo de vida fuera mala, atrasada, una cosa del pasado”, dice Lucy Rangel.

 

Los organizadores del informe esperan que los datos sirvan para alertar y prevenir nuevos actos de violencia, y creen que el documento puede ser malo para la imagen de Brasil en el plano internacional, por denunciar la falta de respeto de los derechos humanos en el país.

 

La perspectiva, de acuerdo con el obispo Erwin Kräutler, es que el gobierno asuma la responsabilidad en mantener la vida de estos pueblos. Sin embargo, la esperanza es escasa. “Los indios no traen votos, son una minoría que al Gobierno no le interesa. El [ex] presidente Lula ha dicho que los indios, junto con los mestizos (quilombolas) y los ambientalistas, son obstáculos para el progreso. Los indios no son bien vistos ni considerados y nosotros somos defensores de estas personas. En este sentido, también somos minoría, pero gritamos fuerte “, concluyó el obispo

 

 

 

————-


Relatório sobre a violência em 2010 denuncia o governo por não promover os direitos humanos


Publicado em 05/07/2011 por candangosolidario


Prisões arbitrárias, invasões de aldeias, homicídios, desnutrição infantil, falta de acesso à saúde e à educação, racismo e discriminação étnico-cultural. O Relatório Violência contra os Povos Indígenas no Brasil, lançado nessa quinta-feira (30) em Brasília, chama a atenção para a situação de miséria e violência em que vivem milhares de índios no país e denuncia o governo por não promover os direitos humanos destes povos.

O Relatório reúne pesquisas de campo de equipes do Cimi (Conselho Indigenista Missionário) feitas em 11 regionais, além de registros que saíram na imprensa, em documentos policiais e do Ministério Público Federal no ano de 2010, praticamente abrangendo as comunidades indígenas de todo o país.

Um fato alarmante é o crescimento do número de mortes de crianças com menos de cinco anos. Foram registradas 92 mortes no ano passado, contra 15 em 2009, o que representa um crescimento de 513%. Das 92 crianças mortas, 60 eram do povo Xavante, localizado no Mato Grosso. As mortes foram causadas por doenças facilmente curáveis como a desnutrição, doenças infecciosas e respiratórias, apesar da situação de descaso à saúde desse povo já ter sido denunciada em relatório anterior.

“O descaso em relação à questão indígena permanece igual aos últimos três anos. Nossa reclamação é que o governo simplesmente ignora os índios, o que escancara as portas para invasões, homicídios, maus-tratos, enfim, para a violência em geral”, destaca o presidente do Cimi o bispo Dom Erwin Kräutler.

O relatório mostra também que desde 2003, início do governo de Luis Inácio Lula da Silva (PT), o número de assassinatos contra indígenas só cresceu, passando de 42 naquele ano, atingindo o pico de 92 mortes em 2007, e se estabilizando em 60 homicídios por ano de 2008 a 2010.

Para a coordenadora da pesquisa, a antropóloga Lúcia Rangel, a violência gerada pelos conflitos ocorre principalmente em regiões com exploração de madeira e minério e em áreas com derrubada de florestas para a construção de hidrelétricas. “As áreas indígenas são cobiçadas pelas riquezas que elas possuem. Nós não podemos falar genericamente que todos os povos indígenas do Brasil sofrem violência. A violência é localizada principalmente nas regiões onde temos problemas de posse de terra”, destaca.

Panorama da violência nas regiões brasileiras

Segundo a pesquisadora Lúcia Rangel, houve um acirramento muito forte dos conflitos decorrentes da exploração de madeira e derrubada de florestas nas áreas indígenas, particularmente nos estados do Mato Grosso e do Maranhão, muito provavelmente por causa das discussões no Congresso Nacional sobre o Código Florestal, que facilitou o desmatamento.

“No Mato Grosso do Sul e nos estados do Sul, o problema nítido é o agronegócio. Nessas duas regiões, os conflitos afetam em cheio o povo da etnia guarani. Na região Nordeste, onde a população indígena ficou muito acuada por causa do latifúndio, toda vez que tentam retomar suas terras, acontece violência”, explica.

Na Amazônia, o grande parte da violência decorre das exploração ilegal de minérios e madeira nas áreas indígenas, além de construção de mega-barragens, como as hidrelétricas de Jirau e Santo Antônio, para a produção de energia elétrica. A região tem sido alvo de grandes obras de infra-estrutura do governo brasileiro desde 1960, quando começaram a ser construídas as estradas de rodagem. Agora com a produção de energia, as barragens transformarão os rios numa sucessão de lagos, que alagarão as terras de indígenas, ribeirinhos, quilombolas e extrativistas.

“Essas grandes obras, afetam, tiram as terras dessas comunidades e criam problemas sociais de maneira muito brutal. Daí o Estado tenta resolver problemas de outras maneiras, não respeitando as especificidades desses povos, mas com ações paliativas como o bolsa família, o [programa] Luz para todos, cestas básica, etc. O direito da própria terra em ser o locus da biodiversidade, isso ninguém discute”, defende Rangel.

De acordo com o relatório, no estado do Mato Grosso do Sul está o foco de violência contra os indígenas no país, concentrando 56% do número de assassinatos. Dom Erwin destaca que nunca viu uma situação de miséria como daqueles indígenas. “O problema é a proliferação do agronegócio. Os índios guarani kaiowá estão confinados em pequenos acampamentos e em beiras de estrada, é muita pobreza”, relata.

Os conflitos desses indígenas no estado se dão principalmente contra empresários e fazendeiros que não aceitam o direito desses povos à terra no modelo que eles vivem, com terras fartas para a vida em comunidades, e preservação da mata nativa. “É como se esse tipo de vida fosse ruim, atrasado, coisa do passado”, destaca Rangel.

Os organizadores do Relatório esperam que os dados sirvam para alertar e evitar novas violências, e acreditam que o documento pode ser ruim para a imagem do Brasil internacionalmente, ao denunciar a falta de respeito aos direitos humanos no país.

A perspectiva, segundo Dom Erwin, é que o governo assuma a responsabilidade em manter a vida desses povos. No entanto, a esperança logo se enfraquece. “Os índios não trazem votos, são uma minoria que o governo não se interessa. O [ex-]presidente Lula já falou que os indígenas, junto com os quilombolas e os ambientalistas, são obstáculos para o progresso. Os índios não são bem quistos, nem bem visto, e nós somos defensores desses povos. Nesse sentido, também somos minoria, mas gritamos forte”, destaca.

http://candangosolidario.wordpress.com/2011/07/05/relatorio-sobre-a-violencia-em-2010-denuncia-o-governo-por-nao-promover-os-direitos-hum-anos/

————————————

Represa de Jirau devasta la Amazonía, denuncia Pastoral da Terra

VOCERO DE INSTITUTO SOCIOAMBIENTAL DE BRASIL ADMITE QUE IGUALITO SE HACEN LAS REPRESAS

Demasiadas pequeñas hidroeléctricas en una sola cuenca puede ser tanto o más perjudicial que una gran represa

História e cultura dos povos indígenas no Brasil

Ficciones: En Brasil Lulista si una familia gana US$70/mes ya no es extremadamente pobre!!!

José Arbex: Está pavimentado um novo desastre histórico no Brasil

 

 

http://acertodecontas.blog.br/wp-content/uploads/2008/01/desmatamento1.jpg

.

Relatório sobre a violência em 2010 denuncia o governo por não

 5 jul. 2011 – O relatório mostra também que desde 2003, início do governo de Luis Inácio Lula da Silva (PT), o número de assassinatos contra indígenas
candangosolidario.wordpress.com/…/relatorio-sobre-a-violencia-em-2010-denuncia-o-governo-por-nao-promover-os-direitos-hum-an… En caché

.

————————————–

.

.

Brasil: Misioneros denuncian “triste” escenario de los pueblos indígenas en Mato Grosso

Servindi, 20 de julio, 2011.- Dom Erwin Klauter, Presidentes del Consejo Indigenista Misionero (CIMI) destacó el triste escenario en que viven los indígenas, durante la presentación del informe “La violencia contra los pueblos indígenas en Brasil”.  

Según el también obispo de la Prelatura de Xingú, en el estado de Mato Grosso, de 100 nacimientos de niños indígenas, 60 mueren antes de completar un año de vida a causa de enfermedades curables e “incluso banales”. 

“Lo más chocante es la falta de compromiso e interés de los gobernantes, que entran y salen cada año, sin emprender ninguna acción para mejorar la difícil situación de los indios”, señaló. 

“Los niños mueren por falta de medicamentos básicos. Los ancianos ni siquiera son atendidos en los puestos de salud. ¿Dónde están los derechos humanos en Brasil?” se cuestionó el obispo. 

El citado informe es elaborado anualmente por el CIMI, organismo vinculado a la Conferencia Nacional de Obispos de Brasil (CNBB). 

Por otro lado, el Secretario General de la CNBB, Dom Leonardo Urich Steiner, mencionó que “nuestros hermanos indígenas merecen respeto y admiración. Son personas originarias de estas tierras. Somos los ‘invasores’, no ellos.” 

Asimismo indicó que “no es aceptable que los pueblos indígenas sean descartados o eliminados de nuestra sociedad, como se hace hoy, por eso siempre lucharemos y apoyaremos al CIMI y a los indígenas del país”. 

Lucia Helena Rangel, antropóloga y coordinadora de la investigación, presentó las cifras correspondientes al 2010. 

El año pasado, 60 indígenas fueron asesinados (un dato que se repite por tercer año consecutivo), mientras que otras 152 personas recibieron amenazas de muerte. 

Se registraron también 33 casos de invasiones y explotación ilegal de recursos naturales en tierras indígenas. 

“Mato Grosso do Sul es campeón con 34 casos, que representan el 56% del total. El Estado tiene la segunda mayor población indígena del país” refirió la antropóloga. 

Según el informe, las tasas de mortalidad infantil se han incrementado en 513% respecto al 2009, cuando se registraron 15 casos con 15 víctimas. 

Asimismo, se dice que en los últimos 11 años, 210 niños menores de 10 años murieron en el Valle Javari (AM). Ello significa una proporción de más de 100 muertes por cada 1.000 nacidos vivos, es decir, un índice cinco veces superior a la media nacional, que es 23. 

En los Estados del sur de Brasil (Paraná, Santa Catalina y Río Grande do Sul) hay pueblos indígenas que viven al borde de la carretera, autopista de al menos 10 años. 

“Los agricultores, a su vez, presionan en estos caminos a los indígenas. La policía también, el número de conflictos con estas comunidades tradicionales es a diario, causando un número abrumador de suicidios, asesinatos y detenciones de los indios en el sur “, explicó Lucía. 

La antropóloga destacó la “gravísima situación de Mato Grosso”, el estado que presenta una “explosión” en las cifras de deforestación ambiental, que afecta a 100 zonas indígenas y 2 áreas protegidas. 

Algo similar ocurre en el estado de Marañón, en donde ya casi no hay áreas de bosques, y han aumentado los conflictos con los indígenas. 

“Además, casi el 100% de las plantas hidroeléctricas en Brasil, se hacen en las áreas de reservas indígenas”, mencionó la antropóloga. 

Ver informe completo del CIMI (En Portugués)

 http://lamula.pe/2011/07/20/brasil-misioneros-denuncian-%e2%80%9ctriste%e2%80%9d-escenario-de-los-pueblos-indigenas-en-mato-grosso/Servindi

-

Por cinabrio
cinabrio blog

Etiquetado en Pueblos originarios.

Comentar este post