Empresario que sobrevivió al atentado en el que murió Facundo Cabral denuncia a costarricense

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

 

Alejandro Jiménez, alias “Palidejo”.

Alejandro Jiménez, alias “Palidejo”.

La Radio del Sur /EFE- El empresario nicaragüense Henry Fariña acusó este lunes al costarricense Alejandro Jiménez de ser el responsable del atentado perpetrado en su contra el pasado 9 de julio en Guatemala, durante el cual murió el trovador argentino Facundo Cabral.

Henry Fariña explicó que Alejandro Jiménez le había amenazado de muerte por negarse a vender los centros nocturnos conocidos como “Elite” en Costa Rica y Nicaragua.

Fariña prestó  su declaración como testigo del crimen de Cabral a través de una videoconferencia ante el Juzgado Quinto de Primera Instancia Penal.

En parte de sus declaraciones, el empresario de espectáculos explicó que Jiménez, alias “Palidejo”, le había amenazado de muerte por negarse a vender los centros nocturnos conocidos como “Elite” en Costa Rica y Nicaragua. 

Fariña comentó que su negativa le causó malestar a Jiménez, pero anotó que no le dio importancia a las amenazas de muerte hasta que se perpetró el atentado en Guatemala el pasado 9 de julio.

El empresario trasladaba en su vehículo a Cabral hacia el aeropuerto internacional La Aurora cuando fueron tiroteados en un bulevar del sur de la capital guatemalteca.

Cabral murió por varios impactos de bala dentro del vehículo, mientras que el nicaragüense resultó herido de gravedad.

Fariñas dijo que el atentado iba dirigido en su contra y no contra el trovador argentino, al que había contratado para unos conciertos en Guatemala.

Las fuerzas de seguridad han capturado hasta ahora a los guatemaltecos Elkin Hernández, Wilfred Allan Stokes y Juan Hernández Sánchez como responsables del asesinato de Cabral.

El supuesto autor intelectual del homicidio del cantautor argentino ha sido identificado como el costarricense Alejandro Jiménez, alias “el Palidejo”, quien se dedica al lavado de dinero del narcotráfico en su país, según fuentes oficiales de Costa Rica.

Jiménez, quien no ha sido capturado, habría ordenado el asesinato de Fariña como una venganza por una supuesta disputa interna en el grupo criminal, integrado por al menos unas 20 personas.

Las declaraciones del empresario nicaragüense se produjeron por videoconferencia por medidas de seguridad, dijo el juez Marco Antonio Villeda.

El testimonio de Fariña se había previsto inicialmente para el pasado 9 de septiembre, pero la diligencia fue suspendida debido a una mala notificación del Centro Administrativo de Gestión de los tribunales.

 

Contrainjerencia

Comentar este post