Los ’Restavek’, niños haitianos que trabajan como esclavos en los hogares

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Haití y niñez
Los ’Restavek’, niños haitianos que trabajan como esclavos en los hogares

espacinsular
PUERTO PRINCIPE, Haití, 28 de noviembre de 2011.- El músico y actor ganador del Grammy, Lonnie Rashid Lynn, conocido como Common, está usando su poder de celebridad para ayudar a rescatar a niños que son explotados en Haití, un país fundado por esclavos liberados.

Common Dreams (Sueños Comunes), un documental del Proyecto Libertad, muestra la difícil situación de unos 300,000 niños conocidos como Restavek, que terminan trabajando como servidores domésticos en Haití.

La ONU afirma que esta práctica profundamente arraigada es una forma de esclavitud moderna. Common dijo: “Sentí que estaba entrando a otro lugar, otro mundo el cual nunca había experimentado y realmente tuve que preparar mi mente para estar en él”.

En Haití, Common conoció a niños que son forzados a trabajar durante largas horas y se les niega una educación; pero también conoció a un equipo dedicado a garantizar su libertad.

“Generalmente cuando hablas con ellos, sus cabezas miran hacia abajo, no hacen contacto visual. La mayoría se siente muy inferior y eso lo llevan hasta su adultez. Tenemos un país donde los niños que se hacen adultos tienen muy pocas habilidades, son analfabetas y no están integrados a la cultura haitiana”, destacó.

Los Restavek —palabra francesa que significa “quedarse con”— empezaron con la noble intención de educar a niños de zonas rurales, pero con el paso de los años, la práctica se ha tergiversado y muchos niños son explotados en lugar de ser ayudados.

La pobreza y el mal gobierno han estancado a Haití durante décadas, por lo que las posibilidades de ir a la escuela disminuyeron, sin embargo, el sistema Restavek prevaleció con niños siendo obligados a trabajar en lugar de recibir educación.

Aún con la devastación de grandes partes de la capital Puerto Príncipe, tras un terremoto ocurrido hace dos años, el sistema Restavek siguió en práctica.

A los pies del aún destruido palacio presidencial se encuentra una ciudad de carpas con basura apilada en las calles, donde se puede apreciar a niños trabajando. Muchos de ellos son Restavek en trabajos forzados, no niños ayudando a papá y mamá.

Entre ellos se encuentra una niña de 12 años cuya espalda está cicatrizada por meses o posiblemente años, de cargar agua durante 30 minutos a través de un terreno áspero para llevarla a su hogar de paredes de lonas.

La Fundación Libertad Restavek intenta que los niños vayan a la escuela, para que sus vidas sean un poco más fáciles y sus futuros más brillantes.

Fabiola Desmont, una neoyorquina nacida en Haití, va a las casas de los Restavek para tratar de convencer a los adultos de que el niño debería estar en la escuela, no trabajando. En una de estas casas, un hombre fue convencido de dejar a su niño ir a la escuela: y los ojos del pequeño se iluminaron. Pero no todos son capaces de ver que el sistema está mal.

Common dijo: “Los niños son apartados de sus padres y enviados a vivir con otras familias donde los adultos los tratan como esclavos. No van a la escuela ni disfrutan.

“Con estas familias se pueden encontrar abuso mental, físico y emocional. Verlos es una situación difícil para mí, pero imagínense lo que es para el niño: es mucho más difícil para ellos. Libertad Restavek trata de razonar con los adultos que se encargan de estos niños e intenta llevarlos a un mejor ambiente.

“Íbamos (a las casas) a decir: ’aprender es derecho de un niño. Ayudará a la sociedad haitiana’, pero algunos no lo ven. Hablamos con niños pequeños sobre lo que querían hacer. Algunos dijeron que querían hacer algo grandioso, otros soñaban con ir a la escuela. A todos se les debería permitir cumplir sus sueños”, enfatiza el cantante.

 

http://www.espacinsular.org/disenos/laura_nuevo/imagenes/espa.gif

Comentar este post