Mes de la revolucionaria historia de los negros

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Opinión, Mumia Abu-Jamal

2 Febrero 2012 

mumia-abu-jamal

Como otra vez se acerca febrero, los periódicos y las estaciones de televisión van a tener programas con más rostros negros que de costumbre. Algunos van a pasar películas de largo metraje, o cortos documentales, y algunos van a tener programas de historia para celebrar el Mes de la Historia de los Negros.

Seguramente, se volverá a ver y escuchar el discurso de la épica “Marcha a Washington” de Martin Luther King Jr., en la copia granulada de la cinta en blanco y negro, verdadero símbolo de una era que ya se fue, y otra vez se oirá la frase clásica, “¡Gracias Dios Todopoderoso, ahora ya somos libres!” ~ frase que en su triste e irónica repetición, es burla de la verdadera situación de la gran mayoría de los negros en los Estados Unidos.

Una cinta grabada que indudablemente no será vista por la televisión es la de la última conferencia de prensa del primer (y quizás el único) Juez negro de la Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos, Thurgood Marshall, viejo y enfermo, pero en absoluto control de sus facultades y pensamiento, anunció, “Yo todavía no soy libre.”

Para millones de negros norteamericanos, este, Mes de la Historia de los Negros, aún cuando quizás esté lleno de símbolos, llega en medio de la más grande pérdida colectiva de bienes en nuestra historia: paralizante pérdida de empleos, constante pérdida de viviendas, escuelas públicas que corrompen en vez de educar, rabioso terrorismo policial, y quizás el más alto porcentaje en encarcelamiento de negros en la historia de los Estados Unidos, y lo que todo éso implica.

Que tengamos el Mes de la Historia de los Negros lo debemos a los Movimientos de Liberación de los Negros de los años ’60s, y a la tenaz persistencia del historiador negro, Carter G. Woodson, quien nos dió La Semana de la Historia de los Negros, allá por los 1920s! Pero, empezó, como empiezan todas la luchas progresistas, con el Movimiento.

Si las madres y las abuelas negras, y después los alumnos negros de las escuelas, no hubieran seguido a Martin Luther King, hoy no conoceríamos su nombre, excepto quizás por una nota al pie de un escrito sobre historia. Porque, sin adherentes, no hay movimiento — y en consecuencia, no hay progreso.

El desaparecido, gran historiador revolucionario marxista, C.L.R. James, en su libro más importante, Jacobinos Negros, una Historia de la Revolución Haitiana, (Black Jacobins, a History of the Haitian Revolution), muestra como los líderes - incluso el General Toussaint L’Ouverture - repetidamente trataron de traicionar la Revolución, y confrontaron dos fuerzas inflexibles -la obstinación racista del gobierno francés de Napoleón (que quería restablecer la esclavitud), y la militancia de los soldados negros, que llevaron adelante la Revolución.

¿Porqué todo ésto? El pueblo have la historia, mediante movimientos de masa, que a veces van más rápido y más allá de lo que los líderes quieren. Y las masas hacen y sostienen las revoluciones - a veces a pesar de los “líderes” cuyo instinto es traicionar la Revolución.

En un preámbulo a una de las muchas ediciones de Jacobinos Negros, James nos recuerda que, “…fueron los esclavos los que hicieron la Revolución. Muchos de los líderes esclavos, líderes hasta el final, no sabían leer ni escribir.” (James, xvi)

Sin embargo, ellos ciertamente sabían como luchar.

Los africanos, por cientos de miles, rompieron las cadenas y, aún cuando no tenían ni un centavo, hambrientos, y con cicatrices por los azotes del cautiverio, encontraron armas y la voluntad de luchar por su libertad contra los defensores de la esclavitud: Francia, Inglaterra y España. Los negros africanos vencieron a todos ellos porque su hambre de libertad era más fuerte que cualquier otra cosa.

¡MÁS FUERTE QUE CUALQUIER OTRA COSA!

Y haciendo éso, los negros cambiaron la historia del mundo.

Ellos hicieron pedazos los sueños franceses de un imperio en el continente americano; y facilitaron que los Estados Unidos doblara de territorio al comprar Luisiana a Napoleón.

Los negros también hicieron lo que ningún ejército de “esclavos” jamás ha hecho en la historia moderna o antigua: esclavos negros derrotaron a un imperio.

Esa es la Revolucionaria Historia de los Negros –y mucho merece ser recordada durante el Mes de la Historia de los Negros.


Traducción libre del inglés por Fatirah Aziz.

Cubadebate

Etiquetado en U.S.A - Canadá

Comentar este post