Organizaciones de mujeres en Costa Rica se suman a la Marcha de las Putas

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

http://3.bp.blogspot.com/-KMQuYAnM6PI/Tkc17uqXlGI/AAAAAAAAB3I/EvOy1ZEdbD0/s1600/Captura+de+pantalla+2011-08-14+a+las+04.40.52.png


Cientos de mujeres protestan contra obispos católicos en Costa Rica

Una participante en la marcha con la palabra 'slut' (puta) escrita en el pecho (AFP, Nicholas Kamm)

 

SAN JOSÉ — Centenares de personas, en su mayoría mujeres, se congregaron este domingo en la denominada "Marcha de las putas" frente a la catedral metropolitana de San José para repudiar lo que consideraron declaraciones machistas y patriarcales de la jerarquía católica.

"Soy puta, soy ramera, me visto como quiera", gritaban las manifestantes desde el Parque Central, mientras los asistentes a la misa matutina salían del templo, ubicado en el centro de la capital costarricense.

"Vamos a quemar la conferencia espiscopal por machista y patriarcal"; "Vaticano y capital, alianza criminal"; "Iglesia basura, vos sos la dictadura"; "Quiten sus rosarios de nuestros ovarios", eran algunas de las consignas repetidas durante la demostración.

Una mujer con los pechos desnudos y de rodillas era sujetada con gruesas cadenas por un hombre vestido de cura mientras devoraba rosarios, en una parodia del sometimiento que la Iglesia ha ejercido siempre sobre las mujeres, según explicó una de las activistas a la AFP.

La "Marcha de las Putas", que se ha realizado en diversas ciudades del mundo para denunciar los abusos sexuales y otras formas de violencia contra las mujeres, tuvo en Costa Rica un tono profundamente anti-clerical.

El 2 de agosto, durante las celebraciones del día de la Virgen de los Angeles -patrona de Costa Rica-, el obispo de la ciudad de Cartago (22 km al este de San José) pidió a las mujeres que vistan "con recato" para no ser deshumanizadas.

A esta declaración se unió la del enviado del papa Benedicto XVI, el cardenal mexicano Francisco Robles, quien afirmó que "la misión de la mujer no consiste en emular al hombre sino en aportar a un mundo más humano, ejerciendo creatividad en el ámbito hogareño".

"El control sobre los cuerpos de las mujeres es uno de los mecanismos históricos de opresión patriarcal, se sostiene sobre el prejuicio sexista de que somos las mujeres las que provocamos la violencia física y sexual, ejercida por los hombres", expresa un manifiesto leído durante la concentración por las organizadoras.

"Nuestra integridad y nuestro cuerpo deben ser respetados, independientemente de cómo nos vistamos", agrega el documento.

 


 

Marcha de las Putas termina con duro reclamo a la Iglesia Católica

 

Esteban Oviedo eoviedo@nacion.com  14/08/2011

Nombre-copia-14.jpg

San José (Redacción). La Marcha de las Putas inundó esta mañana el Parque Central josefino, frente a la Catedral Metropolitana.

Centenares de mujeres y hombres protestaron desde las 10 a. m. contra el abuso sexual y los últimos mensajes de las autoridades católicas que llamaron a las mujeres a vestir con más recato.

"¿Qué vamos a quemar? ¡La Conferencia Episcopal!", decían los manifestantes en sus consignas. "¿Cuál es la única iglesia que ilumina? La que arde", añadían. La marcha también se pronunció con fuerza contra el machismo.

"Tenemos el derecho a vestirnos como queremos y nada justifica la violencia de género", dijo Natalia Astuacas, una vecina de San José que demandó al gobierno de la presidenta Laura Chinchilla una posición más fuerte por los derechos de las mujeres y un mayor avance en pro del estado laico.

Cerca del mediodía, la multitud se aglutinó en la entrada de la Catedral, mientras gritaba en pro de un estado laico. Si bien hubo presencia policial, no se dieron hechos de violencia.

 

La Nacion


 

Cientos de mujeres protestan contra obispos católicos en Costa Rica
14 de agosto de 2011  


Centenares de personas, en su mayoría mujeres, se congregaron este domingo en la denominada "Marcha de las putas" frente a la catedral metropolitana de San José para repudiar lo que consideraron declaraciones machistas y patriarcales de la jerarquía católica.

"Soy puta, soy ramera, me visto como quiera", gritaban las manifestantes desde el Parque Central, mientras los asistentes a la misa matutina salían del templo, ubicado en el centro de la capital costarricense.

"Vamos a quemar la conferencia espiscopal por machista y patriarcal"; "Vaticano y capital, alianza criminal"; "Iglesia basura, vos sos la dictadura"; "Quiten sus rosarios de nuestros ovarios", eran algunas de las consignas repetidas durante la demostración.

Una mujer con los pechos desnudos y de rodillas era sujetada con gruesas cadenas por un hombre vestido de cura mientras devoraba rosarios, en una parodia del sometimiento que la Iglesia ha ejercido siempre sobre las mujeres, según explicó una de las activistas a la AFP.

La "Marcha de las Putas", que se ha realizado en diversas ciudades del mundo para denunciar los abusos sexuales y otras formas de violencia contra las mujeres, tuvo en Costa Rica un tono profundamente anti-clerical.

El 2 de agosto, durante las celebraciones del día de la Virgen de los Angeles -patrona de Costa Rica-, el obispo de la ciudad de Cartago (22 km al este de San José) pidió a las mujeres que vistan "con recato" para no ser deshumanizadas.

A esta declaración se unió la del enviado del papa Benedicto XVI, el cardenal mexicano Francisco Robles, quien afirmó que "la misión de la mujer no consiste en emular al hombre sino en aportar a un mundo más humano, ejerciendo creatividad en el ámbito hogareño".

"El control sobre los cuerpos de las mujeres es uno de los mecanismos históricos de opresión patriarcal, se sostiene sobre el prejuicio sexista de que somos las mujeres las que provocamos la violencia física y sexual, ejercida por los hombres", expresa un manifiesto leído durante la concentración por las organizadoras.

"Nuestra integridad y nuestro cuerpo deben ser respetados, independientemente de cómo nos vistamos", agrega el documento.

Terra

 


 

 Organizaciones de mujeres en Costa Rica se suman a la Marcha de las Putas

El próximo domingo Costa Rica tendrá su instancia nacional de esta marcha mundial.La manifestación expresa el repudio contra la violencia sexual. Busca la reivindicación del término "puta" desde un perspectiva de género.
 


NOTA CON AUDIOS


México, Honduras, Nicaragua y la India ya se sumaron a la iniciativa.

Es una experiencia que nació en Toronto, Canadá, luego que un grupo de mujeres fue agredido verbalmente por un oficial.(PÚLSAR/VOCESNUESTRAS)


al/Laura Mac Quiddy
12/08/2011


Audios disponibles:

Reporte de Laura Mc Quiddy, de Voces Nuestras.

 

 3 min. 57 seg. (1,81 Mb.) archivo mp3

Pulsar

 

Marcha de las putas

Por: Comité organizador
Artículo publicado en Amauta con permiso de Revista Paquidermo
Fuente: Revista Paquidermo

 

    

“¡NO es NO!” es el lema de esta marcha autoconvocada por activistas feministas, en contra del hostigamiento y la violencia sexual y en repudio a las declaraciones de Francisco Ulloa, obispo de la Iglesia Católica de Costa Rica y de Francisco Robles, cardenal mexicano, dadas el pasado 2 de agosto, en la ciudad de Cartago.

El control sobre los cuerpos de las mujeres es uno de los mecanismos históricos de opresión patriarcal. Se sostiene sobre el prejuicio sexista que somos las mujeres las que provocamos la violencia física y sexual, ejercida por los hombres. Esta idea falsa se sigue promoviendo en la cultura machista, que considera como respetables únicamente a las mujeres que se someten al orden social patriarcal. Las mujeres que no obedecen los mandatos del poder masculinista hegemónico son castigadas a través de la violencia que sigue cobrando vidas de mujeres, día tras día, en nuestro país. Las frases comunes son “se lo buscó por andar vestida como puta”, “si se viste así, es porque quiere que la violen”, “si anda en esos lugares, está buscando problemas”, entre muchas otras. 

(Arte: José Gómez Fresquet)

 

Nuestra reivindicación es la más básica del feminismo: nosotras decidimos sobre nuestras vidas, nadie más tiene que decirnos cómo debemos vestir, qué debemos pensar o qué debemos hacer; y al contrario, es necesario enseñar a los hombres a no violar, agredir y abusar. Reclamamos nuestro derecho humano a la autodeterminación, al respeto por nuestras elecciones de vida y exigimos que el Estado cumpla con sus obligaciones del derecho internacional de los derechos humanos, dirigidas a erradicar todo prejuicio discriminatorio contra las mujeres, basado en las concepciones opresivas de género.

Toda mujer tiene derecho a pensar, vestir y hacer con su vida lo que ella desea, según su proyecto de vida libremente elegido. Nadie tiene justificación de violentar a una mujer, bajo ninguna circunstancia. Hombres y mujeres somos libres y tenemos derecho a construir nuestros proyectos de vida, con respeto hacia las demás personas. Los comentarios de Ulloa y Robles son irrespetuosos hacia las libertades fundamentales de las mujeres. Nuestro valor no reside en nuestro útero: la maternidad es una decisión, una elección que debe hacerse en el más estricto apego por la libre autodeterminación. Las mujeres que no queremos ser madres somos igualmente ciudadanas que aquellas que sí han querido ejercer la maternidad. Ser madres no agrega ni quita valor o dignidad. Tampoco nos agrega ni quita valor la ropa que llevamos puesta.

Exigimos YA la erradicación de toda forma de discriminación contra las mujeres. Respetamos la libertad de expresión, pero repudiamos todo comentario misógino que pretenda justificar la desigualdad entre hombres y mujeres, que pretenda justificar el ejercicio del poder masculino sobre nosotras. Iguales derechos para todas y todos. Las creencias religiosas no pueden colocarse por encima de los derechos humanos, no por encima de las obligaciones internacionales que el Estado ha asumido, para proteger los derechos humanos, específicamente, los derechos de las poblaciones históricamente discriminadas.

Le recordamos, enfáticamente, al Gobierno de la República que debe guardar estricto respeto hacia los siguientes instrumentos internacionales de derechos humanos: CEDAW (Convención para la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer), ratificado por Costa Rica en 1986, y la Convención de Belém do Pará (Convención Interamericana para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra la mujer), ratificado por Costa Rica en 1995. En virtud de estos tratados internacionales, es obligación del Estado no tolerar ninguna forma de violencia contra las mujeres, ni en el discurso ni en el trato discriminatorio ni en acto alguno que reafirme patrones culturales opresivos hacia las mujeres.

Y reivindicamos el término puta, utilizado por y desde la moralidad conservadora, para controlar socialmente a las mujeres, descargando en esta palabra todo aquello que represente desobediencia hacia sus mandatos.

 

* Movilización convocada para el domingo 14 de agosto a las 10 a.m. en el Parque Central, frente a la Catedral de San José, Costa Rica.

77507.jpg

Comentar este post