Perú: Los que estaban dormidos despiertan al nuevo día

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Por Marco Arana *

Primer Día de la Marcha del Agua

1 de febrero, 2012.- Salimos a las 4am, nos reunimos en la Plaza de Armas de Celendín. Líderes ronderos, mujeres, jóvenes, músicos, maestros, comunicadores, vamos llegando. No hace mucho frío y una suave llovizna nos anuncia que la tierra fértil la está esperando y que los pequeños ríos van a juntarse hasta formar el Gran Río de Vida que es nuestra Marcha. 

Alguien le pregunta a un profesor “¿cuándo regresas?”. “Cuando hayamos conseguido más apoyo para que Conga se vaya”, dice. El amigo se ríe. Otro comenta: si fuera tu mujer no se reiría. Todos reímos. Hay sana alegría.

El cantautor shilico Juan Orco dice: “nosostros los sensibles que amamos la tierra no depositamos nuestra esperanza en los políticos ni en nuestros líderes, esta lucha solo la ganamos si nos movemos todos, si somos un gran río. Todos a la Marcha sin desmayar”.

La noche anterior habían llegado los responsables de barrios trayendo sus aportes económicos para apoyar a los caminantes. Hasta la colecta de profesores, maestros católicos y una niña que en nombre de sus padres dona 20 nuevos soles son aplaudidos. En Lima no faltan políticos que se preguntan quién financia la marcha. Los políticos financiados por grandes grupos de poder económico jamás comprenderán la fuerza y el poder de las pequeñas donaciones como no están entendiendo el gran río que serán los pequeños riachuelos y manantiales. Ellos no saben observar y aprender de la naturaleza, solo se dedican a venderla y destruirla.

Nosotros avanzamos hacia las lagunas por serpenteantes caminos. El sol comienza a pintar los cerros verdecitos, marroncitos y azulitos. Por la ventana de la combi entra el aire frío y purito oliendo a heno y tréboles, a tierra viva y fresca. De vez en cuando una chorrera de aguas cristalinas que se alegra con nuestro paso pues sabe que vamos a abrazar las lagunas para protegerlas de la inminente amenaza minera.

De vez en cuando vemos casitas que humean, anunciando que los que estaban dormidos despiertan al Nuevo Día en que comienza la Marcha Nacional del Agua, la construcción del nuevo país con sus caminantes que ya no solo piensan egoístamente en su hoy, sino que preparan el terreno bueno para los que vendrán mañana.

* Marco Arana, cajamarquino, teólogo, educador y sociólogo. Defensor ambiental y de derechos humanos, es líder del Movimiento Tierra y Libertad de Perú e impulsor de la Marcha Nacional del Agua.

 

Servindi

Comentar este post