Una oleada de protestas recibe al papa en Alemania

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Diputados de la oposición, homosexuales, victimas de abusos y ciudadanos críticos protestan ante el discurso de Benedicto XVI en el Bundestag

 

El papa Benedicto XVI interviene ante los parlamentarios alemanes en el Bundestag.- Herbert Knosowski (EFE)

El papa Benedicto XVI interviene ante los parlamentarios alemanes en el Bundestag.- Herbert Knosowski (EFE)

En Alemania proliferan los "paletos", al menos si se hace caso del calificativo que el arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez, utilizó en agosto para referirse a los manifestantes que protestaban por la visita del papa a España. Al igual que entonces, la visita de Benedicto XVI a su país natal (Alemania) comenzó marcada por las protestas de miles de personas, incluidos diputados y víctimas de abusos, que critican la postura del papa ante temas como la sexualidad o la anticoncepción.

Casi una veintena de discursos y más de una decena de misas componen la apretada agenda del papa, que empezó a lanzar mensajes en el mismo avión que le llevaba a Alemania. En concreto, aprovechó el vuelo para reconocer que la pederastia cometida por muchos sacerdotes es un "crimen". "Es lógica la situación de los que se sienten escandalizados por estos crímenes", añadió. Además, afirmó que entendía las protestas contra su visita. Mientras, en Berlín, varios miles de personas se manifestaron contra la presencia de Joseph Ratzinger. Hasta 70 colectivos participaron en la iniciativa, bajo el lema "Ningún poder para los dogmas", promovida por la Asociación Alemania de Gays y Lesbianas. Además, cerca de un centenar de víctimas de abusos sexuales por parte de sacerdotes también se concentraron frente a la puerta de Brandeburgo.

Plante en el Bundestag

En las protestas también participaron algunos diputados, que prefirieron estar allí a escuchar el discurso del papa en el Bundestag. Los diputados criticaron que la llegada del papa, y más aún su discurso en el Parlamento, amenazan la neutralidad del Estado alemán. "Conozco la postura de la Iglesia y del papa, y dado que no está previsto un diálogo, sino un monólogo, no tengo por qué estar allí", declaró la vicepresidenta del SPD, Elke Ferner. Por el contrario, los miembros de la CDU se mostraron encantados de poder asistir.

​​​​​
Publico.es

 

El papa llega a Alemania en medio de críticas de diversos sectores sociales

22 sep 2011

 

Benedicto XVI ha llegado este jueves a Alemania en la tercera visita a su país natal. La visita cuenta con una fuerte oposición de grupos políticos, sociales y víctimas de casos de pederastia.

El avión del Pontífice, un Airbus A320 de la compañía italiana Alitalia, bautizado como "George Bizet", ha llegado a las 10.30 al aeropuerto de Tegel. Allí, Benedicto XVI y su séquito han sido recibidos a los pies de la escalerilla por la canciller, Angela Merkel, entre otras autoridades.

Durante su viaje en avión, Joseph Ratzinger ha declarado a los periodistas que la pederastia es un "crimen" y ha dicho entender las protestas contra su visita a Alemania.

El papa ha asegurado que era "lógico que las personas se puedan sentir escandalizadas" por los abusos sexuales por parte de clérigos a menores y que la Iglesia trabajará desde dentro contra este escándalo.


  

RTVE

BERLÍN (ANP/DPA). Cientos de personas se congregaron el jueves por la tarde en la Potsdamer Platz, en el centro de Berlín, para llevar a cabo una manifestación contra la visita de Estado del Papa Benedicto XVI a Alemania.


Los manifestantes que portaban una pancarta donde se podía leer " Ningún poder a los dogmas" se dirigieron hacia la catedral de la capital alemana. El acto fue organizado por la asociación de homosexuales, LSVD. En la movilización también tomaron parte legisladores de izquierda del Bundestag que boicotearon el discurso del Pontífice ante el parlamento alemán.

Los manifestantes protestaban en particular contra el rechazo por parte de la Iglesia de las relaciones homosexuales y la actitud de la misma en los muchos escándalos de abuso sexual de menores por parte del clero. Por razones de seguridad, las autoridades no han permitido que los manifestantes pasen bajo la Puerta de Brandemburgo ya que ésta se encuentra a un paso de la sede del Bundestag.

 

Radio Nederland

 

 


Alemania: Miles de berlineses reciben al papa entre protestas

22/09/11.-Miles de personas, entre diputados de la oposición, homosexuales, victimas de abusos y ciudadanos críticos, recibieron este jueves a Benedicto XVI entre protestas en varias manifestaciones a lo largo de la ciudad.

Bajo la consigna del “Keine Macht den Dogmen” -”Ningún poder a los dogmas”-, han recriminado la primera visita de Joseph Ratzinger, como papa, a la capital de su país natal, donde además ha dado un discurso ante el parlamento.

Una veintena de diputados -entre el centenar de parlamentarios socialdemócratas, verdes y de la Izquierda que boicoteó el discurso por considerar que rompe el principio de neutralidad religiosa- se mezcló con la festiva marcha multicolor, integrada por unos 15.000 manifestantes de toda edad y motivación.

“Estamos contra la falsa moral sexual vaticana”, comentó a Efe Wiltrud Schenk, de 65 años y disfrazada de preservativo color lila. “Las disculpas protocolarias no borrarán los 14 años de abusos sexuales sufridos como monaguillo”, apuntaba Eckhard O., de 62 años, junto a una pancarta denunciando las violaciones en orfanatos.

“¿A quién cree que le está hablando Ratzinger en el Bundestag?”, preguntaba, a gritos, Markus, estudiante de teología en la Universidad Humbolt, de 25 años, tratando de hacerse entender entre la megafonía y las distintas proclamas de los manifestantes.

Las reivindicaciones no se limitaron a la calle de un Berlín cuyo porcentaje de católicos es del 9,3 % y cuya “religión” mayoritaria es la aconfesionalidad.

El primero de los anfitriones de Ratzinger, el presidente Christian Wulff, católico casado en segundas nupcias y, por tanto, excluido de los sacramentos, había reclamado en su discurso ante el papa el fin de esa disciplina excluyente.

Otro anfitrión, el alcalde-gobernador de Berlín, Klaus Wowereit, socialdemócrata, católico y homosexual, habría estado entre los manifestantes, según sus propias palabras, de no habérselo impedido los deberes de su cargo.

La canciller Angela Merkel, hija de un pastor protestante, había lanzado una llamada, el día anterior, en un acto de la Unión Cristianodemórata (CDU), a la apertura religiosa.

Mientras Merkel, Wulff y Wowereit escuchaban a Ratzinger en el Bundestag, la marcha en la calle se movía a ritmo de una gran muñeca de cartón-piedra, representando una tiránica monja abusadora.

Al final de la manifestación, dos religiosas -de seglar- del movimiento católico “Wir sind die Kirche” -”Nosotros somos la Iglesia”- expresaban su decepción por la falta de avances en el movimiento ecuménico, seis años después de la elección de Ratzinger.

Casi 500 años después de que otro alemán, Lutero, clavara en la iglesia de Wittenberg, el 31 de octubre de 1517, sus tesis, origen de la reforma protestante, los católicos críticos exigen “menos contactos rituales con el protestantismo” y un mayor impulso al ecumenismo.

La marcha discurrió por un Berlín convertido en un fenomenal atasco, también por barrios algo alejados como Kreuzberg y Neuköln, de abultada población inmigrante musulmana, donde está la nunciatura en la que pernoctará el papa, para salir este viernes hacia Erfurt (este).

aporrea.gif

Comentar este post