Uruguay DESDE EL ARCHIVO Claros y Oscuros del Plan Ceibal 2*

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Escribe: Enrique Cuadrado

 

 

 Nota anterior: Uruguay DESDE EL ARCHIVO: Claros y Oscuros del Plan Ceibal 1*


amor x la ceibalita

Recién entonces los responsables por el Plan Ceibal, se pusieron a pensar en los posibles daños colaterales y resolvieron a su manera poner en práctica dos alternativas con el fin de poder resolver cualquier problema en el futuro

 

La primera caía de tan madura y disponía la contratación de decenas de técnicos especializados en la materia. La segunda, visto la endeblez de las unidades y el desconocimiento absoluto respeto a su manipulación, por parte usuarios y técnicos, consistió en recurrir a las empresas locales en el ramo, para dar una mano… teniendo en cuenta la prioridad manifestada por el gobierno de turno.

 

Con ese espíritu, y obedeciendo una vez mas a la improvisación nacional, los responsables por el plan resolvieron pedir ayuda gratuita a las empresas instaladas en el País; medio que abusando, garroneando, y apretándolas, en nombre de “una acción de responsabilidad social” para que “aportasen en forma honoraria, su capacidad técnica”, de acuerdo con el pedido publicado en el sitio web del plan, en la época.

 

Poco tiempo después de iniciar la experiencia de las X-O en Cardal, los encargados por el gobierno de tocar el proyecto en frente, salían a público, a manifestar su satisfacción con el desempeño de las unidades. Todo se desarrollaba a una velocidad increíble. Se decía o se contaba.

 

Todo en la dirección contraria a la reconocida parsimonia nacional. Ya se hacían cálculos que señalaban la necesidad de comprar unas 100 mil unidades, en una primera etapa; seguida por otras 150 mil casi de inmediato en la etapa siguiente, para cumplir con el proyecto de un niño, un computador.

 

 Se estimaba que se comprarían en total, más de 400 mil unidades. Porque el gobierno después de atender a los 300 mil niños de las escuelas públicas de todo el país, seguiría adquiriéndolas para extender el beneficio a las escuelas privadas, con precios subsidiados.

 

El precio de otra unidad similar a la X-0 en el mercado, rondaba los 140 dólares. El gobierno informó en la oportunidad, que cada X-O costaría 110 dólares. Poco después, y antes de la crisis mundial del 2008, el precio había saltado para 220 dólares.

 

Alguno de los que estaban al frente del proyecto, se animó a decir públicamente que se dependía de una licitación internacional, en una especie de justificación, por la volatilidad de los precios de costo. Un detalle que nunca detuvo cualquier iniciativa emprendida por el gobierno para la compra de: lanchas, helicópteros, radares, armas y uniformes. Ni para entregar buena parte del patrimonio nacional en una concesión, sin garantía alguna; como sucedió en el caso de PLUNA y Campiani.

 

Si bien existía poca, o ninguna oposición a la idea de entregar un X-0 para cada niño, en los círculos del gobierno, había alguna resistencia entre maestros y pedagogos. Pero todos en el gobierno, oficialistas y oposición, estaban de acuerdo con la implantación del Plan.

 

En estos casos de rara unanimidad, siempre esta la prensa que estudia los acontecimientos con mayor profundidad, sin el entusiasmo de los implícitamente envueltos en el proyecto, o el negocio.

 

El periodista Eduardo Preve, en El Observador, el 29  de Junio del 2007, listaba los diferentes aparatos que se podían tener en cuenta, y que aparentemente, se hallaban disponibles en el mercado:

 

*El X-0 con pantalla color y un quilo y medio de peso, no tiene disco duro, utiliza una memoria flash de 512 MB. El sistema es compatible con Windows. Es el que se esta usando en el plan. Y cuesta (costaba) unos U$S 134,00, en la época.

 

*El ITP-C. Con un quilo de peso no tiene teclado. Cuenta con una pantalla táctil; y supera en velocidad y capacidad de almacenamiento a la X-O, que se emplea en el país. Su batería es recargable y dura unas ocho horas. Su precio de mercado era, en la época, superior a los U$S 400,00.

 

*El ClassMate, pesa un quilo y medio y cuenta con el respaldo de

Microsoft. Puede incorporar Windows XP Pro y Office 2003. Es el más potente. Su capacidad de almacenamiento es de 1,9 gb. La batería se carga de forma similar a la de la X-0; y su costo en la época, se situaba en los US$ 200,00.

continuará mañana

 

 

* Crónica de la Serie: Apuntes ciudadanos

Elaborado en Marzo del 2009

Por Enrique Cuadrado

Caricatura Gervasio Umpierrez

Etiquetado en Uruguay y sus cosas

Comentar este post