Uruguay DESDE EL ARCHIVO: Claros y Oscuros del Plan Ceibal 1*

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

 

Escribe: Enrique Cuadrado

 

 

amor x la ceibalitaUna de las cartas de triunfo, con que el gobierno del señor Tabaré Vázquez, acostumbraba batirse el parche fue sin lugar a dudas, la implantación del Plan Ceibal, (Conectividad Educativa de Informática Básica para el Aprendizaje en Línea), entre los niños en edad escolar.

 

Diría que en lugar de fue, cabria un sería… Todavía sobrevuelan, en relación al referido plan, una serie de sospechas, derivadas de la falta de transparencia y omisiones varias.

 

La idea, aparentemente nació en algunos de los viajes mundo afuera, del ex mandatario; en los que, la adulación y una buena conversa, del anfitrión, sumadas al deslumbramiento del visitante… suelen dar lugar a buenos negocios.

Es natural que en esas ocasiones, la delegación visitante, se  cruce propositadamente o no, con empresarios, políticos, científicos, poetas y aventureros.

 

Todos intentando agradarse; los unos y los otros... a los unos y a los otros. De acuerdo con trascendidos, la posibilidad habría tenido lugar durante un ágape al que fue invitado el ex presidente, quien en forma fortuita tuvo reservado su lugar en la mesa, junto a donde se sentaría Nicholas Negroponte.

 

Negroponte, en aquel momento, era fundador y director de Media Lab, departamento del Instituto Tecnológico de Massachussets MIT; y “considerado un gran ideólogo, de las Ciencias Informáticas. Fue él quien tuvo la idea de fabricar pequeñas y sencillas computadoras con un paquete tecnológico dirigido al área educativa, y el aparente propósito de reducir la brecha digital, a un costo razonablemente bajo”.

 

Entonces, entre un brindis y un carozo de aceituna, el pensamiento presidencial emprendió vuelo y emocionado, se imaginó a los gorriones de túnica blanca y moña azul, ingresando en el futuro. Cada uno de ellos, con su pequeña computadora.

 

Menos mal que no lo sentaron al lado de un Almirante, que sino era capaz de aparecerse con un portaviones… Al regreso, se hizo pública la decisión de las autoridades, de adoptar el proyecto de un niño, un computador. Seguida por el anuncio de que El Plan Ceibal era de total prioridad para el gobierno.

 

De inmediato se pudo palpar, como ya había ocurrido en otras ocasiones, una obstinada urgencia por poner el plan en marcha, sin tener en cuenta algunas voces disonantes de los responsables por la educación de los niños. Se eligió el pueblito de Cardal en Florida, para que las escuelas de la localidad, recibieran los primeros computadores X-0, para un período de pruebas.

 

Al poco tiempo, algunos aparatos no soportaron el manoseo descuidado de los niños, y empezaron a quebrarse. 

En el apuro por implantar el programa un niño, un computador, se  olvidaron de armar la retaguardia, y como los equipos venían desde  Norteamérica, habían descartado la posibilidad de que las unidades se rompieran; pero si se rompieron.

 

Y aquí en el paisito, nadie quiso meterles mano. Por lo tanto, los primeros arreglos hubo que resolverlos, enviando de regreso las unidades descompuestas, al Massachussets Institute of Technology, para su reparación.

 

Una vez mas, la impresión de que las cosas se hacían improvisando y precipitadamente pairó en el aire. Para empezar, no se habían tomado los recaudos necesarios para contar inicialmente, con personas capacitadas, un taller de mantenimiento; ni de tener a mano un almacén, con las piezas mas factibles de quiebras, para la reposición.

 

Bien… si la intención era preparar a nuestros niños para el futuro; existía otro segmento de la población que quizá estaba mas cerca de aquel futuro mencionado y que podría haber salido favorecido con la intención, pero no fue contemplado: adolescentes y jóvenes sin ocupación fija; o trabajando y malgastando sus fuerzas en empleos basura.

 

Si se trataba de adquirir cientos de miles de adminículos del exterior a costos millonarios en dólares ¿no hubiera sido mas honesto y ético pesquisar y montar un laboratorio de producción en nuestro medio, con mano de obra uruguaya y cientos de puestos de trabajo, con la coordinación de la Facultad de Ciencias y los aportes del Latu?  Seguro que sí… pero también no. Alguien, o algunos… perderían una suculenta comisión.

Quieran o no, es lo que queda flotando en el aire…

continuará mañana

 

* Crónica de la Serie: Apuntes ciudadanos

Elaborado en Marzo del 2009

Por Enrique Cuadrado

Caricatura Gervasio Umpierrez

Etiquetado en Uruguay y sus cosas

Comentar este post