Canadá cierra su programa para enfrentar la contaminación marina

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Científicos del gobierno han sido notificados que sus puestos de trabajo serán eliminados o afectados por el cierre del Programa Nacional para Estudios de la Contaminación Marina.

“Es sorprendente que nos enfrentamos a la pérdida de este programa, teniendo en cuenta los 25.000 productos químicos en el mercado y las amenazas cada vez mayores que plantea la navegación y exploración de petróleo y gas y el desarrollo en zonas templadas y las aguas del Ártico”, dijo Peter Ross quien es, quizás el mejor científico marino canadiense, conocido por su trabajo en la identificación de las ballenas asesinas, como los mamíferos marinos más contaminados del planeta.

“Cuando se me dijo que la investigación de la contaminación y todo el programa de vigilancia de los océanos de Canadá se está eliminando, me quedé sin palabras.”

El programa, que emplea a 75 funcionarios, establece que se cierra el 1 de abril de 2013, según información de fuentes oficiales.

“No puedo pensar en otra nación industrializada que ha extirpado completamente la contaminación marina de su radar”, dijo Ross.

Un portavoz del Departamento de Pesca de Canadá, informó a medios locales, que los recortes van a producir $ 79 millones en ahorros y que un grupo asesor de la academia y el sector privado proporcionarían asesoramiento en materia de contaminación marina.

Peter Ross contestó que esos grupos no serían tan responsables como las agencias gubernamentales. “No puedo pensar de cualquier científico o agencia fuera del gobierno que rinda cuentas sobre cuestiones relacionadas con la salud pública, la salud de los peces marinos o de mamíferos, o la identificación de problemas de contaminación que surgen en el medio ambiente costero”, dijo.

Ross también publicó un artículo de opinión titulado “Verano silencioso”, donde se puede concluir que:

“Con temor que me planteo un Canadá sin ningún tipo de investigación o de la capacidad de vigilancia de la contaminación en nuestros tres océanos, o de cualquier capacidad para gestionar sus impactos en las poblaciones de peces comerciales, los alimentos tradicionales para más de 300.000 personas aborígenes y fauna marina.

Gustavo Carrasquel | ANCA24

 anca24

Etiquetado en U.S.A - Canadá

Comentar este post