Estado español: Rouco reactiva sus ataques contra el matrimonio gay

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

El presidente de los obispos ofrece su «colaboración» al futuro Gobierno del PP

PÚBLICO Madrid 22/11/2011

El arzobispo Rouco Varela, en la presentación de la Asamblea de la Conferencia Espiscopal Española ayer.-

El arzobispo Rouco Varela, en la presentación de la Asamblea de la Conferencia Espiscopal Española ayer.-EFE

El cardenal arzobispo de Madrid y presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Antonio María Rouco Varela, aprovechó la apertura ayer de la XCVIII Asamblea Plenaria del órgano de Gobierno de la Iglesia española para reactivar sus ataques contra el matrimonio homosexual. Rouco afirmó que la cultura familiar está "gravemente herida" en España por el alejamiento de Dios, informa Efe.

En el mismo acto, el presidente de los obispos también cargó contra la última ley de interrupción del embarazo y "la instrumentalización y el deterioro de la educación", en clara referencia a la asignatura de Educación para la Ciudadanía (EpC).


El arzobispo de Madrid cargó contra el aborto y la asignatura de EpC


Rouco utilizó la apertura de la asamblea para ofrecer su "humilde colaboración" y el "apoyo espiritual" de todos los católicos al nuevo Gobierno del PP, que alcanzó la mayoría absoluta en las elecciones celebradas unas horas antes. "Desde nuestro ministerio de pastores del pueblo de Dios, deseamos a quienes han sido elegidos para gobernar, en tiempos tan difíciles, acierto, serenidad y espíritu de servicio en su noble y decisiva tarea", añadió.

En este sentido, el arzobispo de Madrid afirmó que "urge intensificar" la respuesta pastoral ante la "gravísima" crisis económica y consideró necesario incrementar los recursos económicos, a través de Cáritas, para acrecentar la solidaridad con quienes más sufren sus efectos. Al referirse a "las causas más profundas de la crisis", el cardenal dijo que se trata, "en síntesis y en el fondo, de la pérdida de valores morales, que va de la mano del relativismo y del olvido de Dios y de su santa ley".

A su juicio, las consecuencias son "la corrupción política y económica, la codicia, la búsqueda del propio interés a toda costa, el menosprecio de la vida humana mediante políticas y conductas abortistas y antinatalistas, la desproporción y la disolución institucional del matrimonio y de la familia, la instrumentalización y el deterioro de la educación".


La Iglesia cree que la crisis es fruto de la "pérdida de valores morales"


"Todo ello agregó no puede conducir más que a situaciones sociales y económicas muy delicadas". El presidente de la Conferencia Episcopal apostó por una educación integral, "que no se reduzca a una pobre y a veces inmoral transmisión de conocimientos, sino que capacite a los jóvenes para el desarrollo de todas sus posibilidades humanas".

Los obispos abordarán en su reunión, que se prolongará a lo largo de la semana, la "nueva evangelización" ante una cultura matrimonial y familiar "gravemente herida, en España y en el mundo, por el individualismo hedonista y el positivismo jurídico, a los que ha conducido el alejamiento de Dios y de la verdadera humanidad". Además, explicó que se prevé la realización de un congreso sobre una pastoral de la juventud, para ofrecer cauces asociativos de acuerdo con las directrices del papa.

Consideró que la pastoral no tendrá éxito en los jóvenes que participan en actividades apostólicas "más o menos esporádicas y quedan luego abandonados a los ambientes y grupos de diversión despersonalizada e inmoral" ni en aquellos "que se les deja solos consumiendo su tiempo aislados frente a alguno de sus aparatos informáticos o de comunicación".

"Colas en los confesionarios"

La mayor parte de la intervención de Rouco se centró en el análisis de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), que, en su opinión, mostró "una juventud alegre, educada, sacrificada, expansiva y comunicativa, que es Iglesia al 100%". "No ha sido una concentración azarosa y amorfa; la JMJ ha sido una gran asamblea de comunicación eclesial", destacó el arzobispo de Madrid, quien aseguró que muchas personas "han sido tocados por esa manifestación de fe" y que "hay lugares donde se ven ahora colas junto a los confesionarios".

Al ser preguntado durante un receso de la asamblea sobre el resultado electoral, Rouco Varela se remitió a lo expresado en su discurso. Ningún obispo quiso tampoco expresar su opinión.


Público

Comentar este post