Exposición a sustancias químicas influyen en el crecimiento de los bebés

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

RAP-ALDe acuerdo a un nuevo estudio realizado recientemente en Valencia, España, la exposición a incluso cantidades moderadas de ciertos plaguicidas durante el embarazo puede afectar el tamaño de los bebés al nacer.

El estudio se realizó entre el 2003 - 2006, y en el mismo participaron un total de 494 madres y sus recién nacidos. Los análisis que se llevaron a cabo estuvieron relacionados al peso al nacer, largo o circunferencia de la cabeza de los bebés. Los investigadores hallaron que aquellos recién nacidos en cuya sangre del cordón umbilical se hallaron niveles más altos de residuos de plaguicidas, tienden a ser más pequeños al nacer que los que tienen niveles más bajos.

Las sustancias químicas en cuestión son el DDT, (p-dicloro-difenil) etileno (DDE), hexaclorobenceno (HCB) y bifenilos policlorados PCB, todo ellos compuestos organoclorados que tienen lenta biodegradación y se acumulan en los tejidos grasos y su vida media es larga. Dichas sustancias se encuentran hoy prohibidas o rigurosamente restringidas en muchos países del mundo a través del Convenio de Estocolmo.

Sin embargo, las sustancias catalogadas como organoclorados persisten en el ambiente por años. Los alimentos grasos son la principal fuente potencial de exposición.

En este nuevo estudio, los investigadores encontraron que por cada aumento de 10 veces en cualquiera de las cuatro sustancias químicas en la sangre del cordón umbilical de los recién nacidos, el peso al nacer disminuyó en aproximadamente 60 a 120 gramos.

Mayores niveles de DDT, también se asociaron a una disminución de la circunferencia de la cabeza, mientras que otro plaguicida – el hexaclorobenceno (HCB), una vez utilizado como funguicida - estaba asociado al largo del bebé.

Los resultados, publicados en la revista Pediatrics, no prueban que los propios plaguicidas dificultan el crecimiento fetal. Uno de los problemas, dicen los investigadores, es que las personas están expuestas a una "gran variedad de sustancias químicas" en el medio ambiente, tales como productos para el hogar y alimentos, por ejemplo. Por lo tanto, los niveles más altos de plaguicidas podrían ser simplemente un marcador de la exposición a sustancias químicas en general más alta.

Además, estudios anteriores realizados por los mismos investigadores del Centro de Investigación en Salud Pública en Valencia, España, sobre los plaguicidas y el tamaño de los bebés al nacer han llegado a conclusiones contradictorias.

Sin embargo, ellos dicen que sus hallazgos plantean preocupaciones, especialmente porque las mujeres en el estudio parecían tener una exposición relativamente moderada a los plaguicidas durante el embarazo. Por lo tanto la relación entre plaguicidas y el tamaño de los bebés al nacer no se corresponde con "extrema" exposición.

Cuando los investigadores observaron a los recién nacidos cuyo nivel de DDT estaba por encima de la media, o el punto medio, para el grupo, ellos encontraron que la circunferencia de la cabeza de los bebés fue más pequeña en comparación con los niños con niveles de DDT por debajo de la media.

Al tratarse del hexaclorobenceno (HCB), cada aumento de 10 veces en los niveles de sangre en el cordón se relacionó con una disminución de 0,2 pulgadas en el largo al nacer. Las cuatro sustancias químicas están vinculadas a la disminución de peso al nacer.

Aunque no está claro que los plaguicidas sean la causa de las diferencias de tamaño de los bebés al nacer, ello es plausible, según los investigadores, ya que se cree que las sustancias químicas interfieren con las hormonas tiroideas, que juegan un papel importante en el crecimiento y desarrollo.

En Uruguay se han utilizado las cuatro sustancias químicas en cuestión. Si bien en el caso de los plaguicidas sus usos están prohibidos hace varios años, siguen entre nosotros por sus características de bioacumulación y persistencia en el ambiente.

En el caso de los PCB (Bifenilo Policlorados) en Uruguay se utilizan como aceite dieléctrico en transformadores. Algunos de estos transformadores se encuentran en desuso. Según la Dirección Nacional de Medio Ambiente (DINAMA) “en nuestro país, no hay un marco legal referente a la gestión de aceites y equipos contaminados con PCB”, razón por la cual posiblemente estas sustancias estén contaminando nuestro ambiente a través de transformadores en desuso o almacenados en lugares que no son los más apropiados.

Posiblemente, si el estudio realizado por el Centro de Salud de Valencia se llevase a cabo en nuestro país, podría dar resultados similares en bebés nacidos en nuestros centros de salud, con bajo peso, pequeños tamaños y con la circunferencia de la cabeza inferior a lo normal, rasgos que interfieren desde el nacimiento en el buen desarrollo infantil, todo ello causado por la exposición de estas sustancias tóxicas organocloradas.


Artículo basado en::
Prenatal Exposure to Organochlorine Compounds and Birth Size
http://pediatrics.aappublications.org/content/early/2011/06/08/peds.2010-1951.abstract

RAPAL Uruguay
Julio 2011

Etiquetado en Salud y Medio Ambiente

Comentar este post