Pasado y presente. Quedarse o moverse. [Sección Libertaria]

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

BarrioConocer la historia nos permite aprender de nuestros errores del pasado y recordar los logros, a pesar de que la “historia oficial” está escrita por los vencedores. Pero igualmente los vencidos tenemos cosas que contar y hablando de memoria histórica podemos relatar muchas anécdotas: desde las luchas obreras durante el s. XIX, hasta los recientes movimientos sociales a partir de los ’60. Hoy en día, algunos de nuestra anterior generación podrán contar sus batallas en aquellos tiempos, mirando atrás con nostalgia.

En ocasiones se ha llegado a idealizar el pasado, comparando la forma de vida, los valores, cultura y costumbres… con los actuales, afirmando que todo ello ha sufrido una gran degeneración. La lista de los diversos acontecimientos históricos al que muchos se muestran nostálgicos sería interminable y algunos hasta creen que se llevaba una mejor vida durante la Edad Media.. Destacando algunos; antes de la industrialización, el medio ambiente no sufría tanto como hoy en día y el estrés era prácticamente nulo. Además, durante la prehistoria, en la época de los cazadores-recolectores, no existía la dependencia frente a una organización externa y tenían pues la soberanía alimentaria aunque sí que se veían más expuestos a las condiciones climáticas.

No sucede, sin embargo, lo mismo cuando hemos pasado a ser sedentarios y depender de un poder. Ya entrando en los tiempos de hegemonía del capitalismo salvaje, surgió el movimiento obrero, sus diferentes tendencias y sus luchas. En Occidente, podemos destacar las revueltas en Argentina, la revolución makhnovista, el anarquismo primer tercio del s.XX en España y en la Guerra Civil, el mayo del ’68 etc. En dichos contextos, hay quienes siguen estancados pensando en cómo se vivía entonces, cómo la gente era más combativa y más abierta, al igual que mostraban su adoración hacia ciertos personajes históricos.

Si bien es cierto que “los pueblos que no conocen su historia están condenados a repetirla” y que no debemos de olvidar las anteriores generaciones que han luchado por un mundo mejor, pero quedarse atrás en el tiempo siguiendo los pasos que se hicieron ayer o clamar la vuelta al pasado sería un gran error, a pesar de lo que se haya perdido en estos tiempos. Las cosas hoy han cambiado, aunque tampoco podemos negar ni olvidar los logros y conquistas que se tuvieron lugar en aquel entonces. En cualquier caso, el legado que ha dejado la historia no es la Biblia, sino unas bases de las cuales se deberían adaptar a cada contexto.

En conclusión, idealizar el pasado ocasiona el estancamiento del movimiento libertario y en otros casos puede causar inmovilismo. Esto supone la pérdida de la capacidad de adaptación y de reinventarse. A diferencia de algunos grupos marxistas que muchas veces se llenan las bocas hablando de sus logros en la historia, el anarquismo, no solo como ideal político sino que se integra en la vida misma, no debería quedarse con las tácticas y estrategias que emplearon generaciones anteriores en sus luchas. Recordar la historia y nuestro pasado es necesario para no tropezar con la misma piedra pero hay que ser prudentes y no estancarnos al creer que antes las cosas estaban más fáciles, aunque en cierto sentido sea verdad.

Luis Pascual
http://www.mundolibertario.org/secciontumornegro/
Portal Libertario OACA

Comentar este post