Producción basada en biodiversidad y protección de los ecosistemas

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

RAP-ALEn el marco del Programa Interinstitucional de Promoción de Consumo Saludable de Frutas y Hortalizas, la Intendencia de Montevideo auspició el día 6 de mayo la jornada de la “Manzana en la Sede”, actividad que se desarrolló en el predio La Macarena. Este establecimiento frutícola, ubicado en el Rincón de Melilla, “Al Final del Humedal”, a solo 30 minutos del centro de Montevideo, apuesta al mantenimiento de la biodiversidad dentro de un predio frutícola productivo.

Los participantes de esta actividad tuvimos la posibilidad de experimentar de la cosecha de manzana con nuestras propias manos, variedad de exportación Pink Lady.

Previo a la realización de la cosecha se recorrió un área del predio que se encuentra en la zona protegida del humedal de Santa Lucía. Se pudo observar y recorrer parte del monte nativo, humedales de agua salada y fauna autóctona, en la que tuvimos el placer de disfrutar al “Siete vestidos” pájaro típico de esa zona.

El predio en su totalidad comprende una superficie de 85 hectáreas y está ubicado en la zona de Rincón de Melilla, al noroeste de Montevideo, prácticamente en el límite con los departamentos de San José y Canelones. Del total, 40 hectáreas son bañados y 23,5 plantaciones de diversos frutales, en su mayoría de hoja caduca, (duraznos, ciruela, manzana, peras y arándanos) los cuales cubren un período de cosecha que se inicia a fines de octubre de cada año y finaliza a fines de mayo.

El establecimiento cuenta con características ideales para la biodiversidad productiva, ya que su geografía y clima ofrecen condiciones propicias para el desarrollo de frutas de hoja caduca de buena calidad y sus sectores naturales, con sistemas de conservación y recuperación de flora y fauna nativas, aseguran una alta biodiversidad.

De acuerdo a sus dueños el objetivo es la producción de frutas y derivados con un alto estándar de calidad, lo cual les permite exportar la mayoría en conjunto, asegurando el cuidado del medio ambiente a través de políticas de buenas prácticas agrícolas. “El principal objetivo de nuestro emprendimiento es la producción de frutos diversos, pero haciendo hincapié en el cuidado del medio ambiente que nos rodea”, agregan.

Programa de manejo regional de plagas

En el año 2010, comienza un programa de manejo regional de plagas en el área de Melilla, llevado adelante por productores de la cooperativa “JUMECAL” e instituciones como la Agencia Nacional de Investigación e Innovación, (ANII), Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA) y la Facultad de Agronomía de la Universidad de la República.

El objetivo del proyecto, es el manejo de las principales plagas que afectan a los cultivos frutícolas de hoja caduca, mediante el uso del método de “confusión sexual. El proyecto involucra áreas importantes en superficie, donde participan muchos productores en forma conjunta y no solo predios individuales.

De acuerdo con los dueños de La Macarena, este sistema de control de plagas les permitiría realizar un manejo racional de las plagas, disminuyendo las aplicaciones de insecticidas y preservando de una forma más eficaz el medio ambiente que les rodea.

El área final involucrada en el ensayo será de 300 hectáreas, pero indudablemente se espera que la zona en su totalidad adopte dicho sistema como forma de manejo de las plagas, para sus cultivos. Agregan que, “convencidos de esta nueva alternativa en el control de los insectos, es que nuestra empresa a pesar de estar fuera del área del ensayo, por iniciativa propia y en conjunto con predios vecinos dio comienzo con el programa propuesto.

En este primer año de trabajo, se involucró el sistema de control de plagas en un área de 6 hectáreas, cubriendo en su totalidad la variedad Cripp’s Pink, y una parte de la pera William’s. Agregan que ”los resultados primarios son alentadores y promisorios, lo cual nos alienta a seguir con dicha propuesta”.

La visita al predio La Macarena fue altamente disfrutable, no solo por haber tenido la posibilidad de recorrer ecosistemas únicos de nuestro país, sino por haber conocido un emprendimiento basado en la diversidad de producción, reducción del uso de insecticidas basado en alternativas de control biológico y por el cuidado de los ecosistemas al que sus dueños apuestan como parte de una producción que finalmente redunda en un equilibrio ecológico.


RAPAL Uruguay

Mayo 2011

Etiquetado en Salud y Medio Ambiente

Comentar este post