Una mirada al movimiento de las asambleas populares en Grecia

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

El movimiento de las asambleas populares en Grecia atrae la atención de todo el espectro político y constituye una expresión de la crisis de la política en general.


TPTG
Traducción: Amaranta Cornejo y Marcela Salas
Foto: Elpida Niku

Foto: Elpida Niku

 

Atenas, Grecia. El movimiento de las asambleas en las plazas comenzó de manera completamente inesperada el 25 de mayo, en Atenas.  No está claro quién fue el grupo que tomó la iniciativa de publicar un llamado en Facebook para concentrarse en la plaza Sintagma y expresar indignación y rabia contra las políticas de austeridad del gobierno.  Sin embargo, parece que algunas personas cercanas a un grupo político influido por la ideología democrática de Castoriadis participaron, entre otros, en  la iniciativa. La convocatoria fue publicada favorablemente por los medios de comunicación y en los primeros días éstos hicieron referencia a una pancarta que supuestamente apareció en las movilizaciones españolas: “Shhh, no grites, vamos a despertar a los griegos”, o algo por el estilo. Por supuesto, nadie esperaba lo que vendría después.

La propuesta inicial fue una declaración de independencia y separación de los partidos políticos, representantes e ideologías. Asimismo, se declaró la voluntad de protestar pacíficamente contra la gestión estatal de la crisis de la deuda y contra “todos aquellos que nos trajeron hasta aquí”. Por otro lado, un eslogan principal fue el llamado a una “democracia real”. El lema de la “democracia real” fue reemplazado rápidamente después de un par de días por el lema de “democracia directa”. El esfuerzo inicial de los organizadores para establecer normas específicas y democráticas para la asamblea fue rechazado por los participantes. Sin embargo, algunas normas se establecieron después de algunos días sobre el plazo de los discursos (90 segundos), la forma en que una persona puede proponer un tema para la discusión (en forma escrita, dos horas antes del inicio de la asamblea) y la forma que los altavoces estaban siendo seleccionados (a través de una lotería). También hay que mencionar que en torno al núcleo de la asamblea general siempre hubo discusiones  e incluso enfrentamientos entre los participantes.

Al  inicio había un espíritu comunitario en los primeros esfuerzos por ocupar de forma autogestiva la plaza, y los partidos políticos no fueron tolerados. Sin embargo, los izquierdistas, y, sobre todo los procedentes de SYRIZA (Coalición de Izquierda Radical) obtuvieron rápidamente intervención en la asamblea de Sintagma y se hicieron de importantes cargos, más concretamente en el grupo de “apoyo administrativo” y en el de “comunicación”. Estos dos grupos son los más importantes, ya que organizan la agenda de las asambleas, así como el flujo de las discusiones. Cabe señalar que estas personas no declararon abiertamente su filiación política y se presentaban como “individuos”. Sin embargo, estos políticos no fueron capaces de manipular por completo una asamblea tan volátil y heterogénea, pues la deslegitimación de los partidos políticos prevalecía. Es muy difícil, además,  participar como individuo en estos grupos específicos, ya que tienen que hacer frente a los mecanismos del “partido sombra” de los izquierdistas.

Las manifestaciones organizadas sobre una base diaria poco a poco se convirtieron en masivas, expresando la completa deslegitimación del gobierno y del sistema político en general. En la manifestación más grande, quizá 500 mil personas participaron (el domingo 5 de junio).

La composición social de la heterogénea multitud que se reúne cada día,  incluye  trabajadores, desempleados, pensionistas y estudiantes, así como pequeños empresarios o ex jefes afectados por la crisis. En las manifestaciones de la plaza Sintagma se formó, desde los primeros días, una división entre los que están “arriba” (cerca del Parlamento) y los que están “abajo” (en la plaza propiamente dicha).

En la primera categoría, están algunos nacionalistas y grupos  de extrema derecha que han estado activos desde el principio, influyendo en la gente más conservadora y/o menos politizada que participan en las manifestaciones (ya sean proletarios o pequeños empresarios proletarizados anteriormente). Es muy común que la mayoría de ellos se reúna fuera del Parlamento para saludar banderas griegas, realizar un gesto con la palma de la mano abierta contra los diputados, gritar consignas populistas y nacionalistas como “traidores” o “ladrones” o incluso cantar el himno nacional. Sin embargo, el hecho de que estas personas sean políticamente más conservadores no significa necesariamente que sean más controlables cuando los conflictos con la policía se agravan, o que puedan ser contados en las filas de grupos de extrema derecha.

Por otro lado, el segundo grupo que forma la circunscripción electoral de la asamblea está mucho más orientado a la izquierda democrática (patriótica, antifascista, antiimperialista), como puede ser visto en los comunicados votados (ver http://real-democracy.gr), y es también proletario en su composición (trabajadores desempleados, funcionarios, estudiantes universitarios, trabajadores del sector privado, etcétera).

Los izquierdistas han logrado organizar una serie de eventos de discusión sobre la “crisis de la deuda” y de “democracia directa” con invitados procedentes del mundo académico de izquierda (por ejemplo, con economistas de izquierda  como Lapavitsas) que están conectados con diversos partidos políticos de izquierda (principalmente SYRIZA y ANTARSYA). La organización de estos eventos  reproduce y refuerza la división entre los “expertos” y “no-expertos”, y el contenido de las presentaciones de los oradores invitados se ha centrado en una gestión alternativa política y económica de las relaciones capitalistas y la crisis. Por ejemplo, las principales opiniones expresadas en relación con el tema de la deuda varían en  propuestas de “reestructuración de la deuda” y  cancelación de la “parte odiosa de la deuda” a  peticiones de una suspensión inmediata de los pagos por parte del Estado griego o a salir de la zona del euro y la Unión  Europea.

En cualquier caso, el contenido político expresado en estos eventos es el de una vía alternativa y más patriótica para el “desarrollo del país” y la creación de un verdadero Estado social-demócrata. En otras palabras, estos eventos tratan de dirigir el debate hacia un camino alternativo para la reproducción de las relaciones capitalistas en Grecia, que serán implementadas por un gobierno diferente en la que los izquierdistas han asumido el papel que merecen. En ocasiones, participantes de la asamblea han criticado el destacado papel de los expertos en los paneles, así como de la concepción de la deuda como una cuestión de logística nacional, sin embargo, sus  críticas  han sido demasiado débiles para cambiar toda la dirección.

La propuesta más conocida para un manejo de izquierda de la “deuda nacional” viene de la Comisión de Auditoría griega, que se compone de varios políticos de izquierda, académicos y burócratas sindicales y favorece la idea de la cancelación de la “parte odiosa de la deuda ” siguiendo el modelo  Ecuador. La presencia de esta Comisión se estableció en la plaza en los primeros días, cuando se  aprobaron  las resoluciones para la exclusión de los partidos políticos y organizaciones por ser esta una “asociación de ciudadanos”. Algunos de nosotros hemos estado implicados en asambleas temáticas que han nombrado la asamblea general en torno a temas de trabajo y desempleo llamado Grupo de los Trabajadores y Desempleados. En colaboración con otros compañeros, esta asamblea ha tratado de promover la práctica auto-organizada  de “suspensión de pagos”  para la directa satisfacción de nuestras necesidades. Por supuesto, este grupo está en completo desacuerdo con las propuestas de la izquierda política para la “suspensión de pagos de la deuda soberana”. Algunos sectores de las oficinas de desempleo han estado llamando a los trabajadores desempleados organizados a unirse al grupo en la plaza Sintagma y tratar de iniciar conversaciones con miras a la organización de las asambleas locales de trabajadores desempleados (este último objetivo, lamentablemente, no fue exitoso). También se han organizado tres acciones directas en la estación de metro de la plaza Sintagma, donde, en colaboración con un colectivo que ya ha tomado acciones  en este tema, la coalición de los comités  “no pago”, bloquearon la máquina validadora de boletos.

Los izquierdistas que participan en esta asamblea han tratado de limitar las  actividades de ésta a las demandas políticas de la izquierda “el derecho al trabajo”, “trabajo pleno, decente y estable para todos”, etcétera, sin ningún tipo de interés real para comunicar sus experiencias de lucha (si es que han tenido alguna) y participar en la acción directa colectiva. Sin embargo, el principal problema es que, aparte de nosotros, algunos anti-autoridades/anarquistas e  izquierdistas la participación de otras personas, tanto en las discusiones como en las acciones es casi inexistente, a pesar de las acciones que se han organizado han sido acordados por la asamblea general. Esto lleva a otra observación importante sobre la asamblea de la plaza Sintagma. A pesar de que la asamblea ha tomado días tras día decisiones que implican la organización de acciones directas, al final muy poca gente realmente participa en ellas. Parece que el proceso de democracia directa de sólo votar a favor o en contra de una propuesta específica en una asamblea masiva tiende a reproducir la pasividad y el papel de los espectadores / votantes individualizados.

Esta pasividad y la individualización de parte importante de la gente fue superada el día de la huelga general (15 de junio), cuando la necesidad de luchar contra los intentos del Estado para disolver la manifestación y para volver a ocupar la plaza Sintagma, no sólo dio lugar a la participación de miles de personas en los enfrentamientos con la policía, sino también dio lugar a la expresión de la solidaridad real entre los manifestantes: la gente se liberó de las manos de la policía gracias a otros manifestantes, el equipo médico  ayudó a quien estuviera en peligro debido a los gases lacrimógenos y la brutalidad de la policía, hubo una alegre danza de miles de personas en medio de los gases lacrimógenos, etcétera

Sin embargo, hubo ciertas fuerzas, es decir, los medios de comunicación, los partidos de izquierda y los fascistas, que trataron de promover la separación entre los manifestantes mediante la violencia y por medio de la acusación contra algunos manifestantes violentos de ser instigados por la policía a ser agentes provocadores. Cuando el bloque anarquista / anti-autoridades y los bloques de los sindicatos de base llegaron a la plaza Sintagma y algunos de los compañeros se trasladaron a la zona frente al parlamento, un grupo de fascistas lanzaron un  par  de  bombas molotov, y algunos individuos comenzaron a gritar a través de megáfonos que los “kukuloforoi” (encapuchados) eran los provocadores encubiertos por la policía y que debían ser aislados. Este grupo comenzó el ataque contra los anarquistas / anti-autoridades y logró que otros manifestantes participaron en el ataque también. Los anarquistas / anti autoridades lograron hacer frente a los ataques y  responder con éxito  a éstos. Sin embargo, los medios de comunicación explotaron este incidente, describiéndolo como un ataque de los anarquistas en contra de los “indignados” (como se llama  a las multitudes que están en las plazas) con el fin de promover la separación entre los “violentos” y los manifestantes “pacíficos” dentro del movimiento. El video de este incidente se repitió una y otra vez  el resto del día. Sin embargo, en el plano de la política callejera, este intento no fue exitoso ya que cuando la policía atacó más tarde a los manifestantes, se enfrentaron con un grupo totalmente mezclado.

Además de los medios de comunicación, los partidos de izquierda trataron de promover la separación entre los “violentos” y los manifestantes “pacíficos” a través de su “teoría de la provocación”, acusaciones continuas y propaganda contra los anarquistas / anti-autoridades.

Sus objetivos son, por supuesto, diferentes: quieren restringir el movimiento a los límites de la legalidad y la tranquilidad para que puedan ser capaces de capitalizar políticamente de acuerdo con sus ilusiones de participar en un futuro gobierno que seguirá un camino de  izquierda alternativa para el desarrollo del capitalismo griego. Hay que añadir aquí que el Grupo de Trabajadores y Desempleados de la plaza Sintagma, donde algunos de nosotros participamos, emitió una resolución condenando las provocaciones y las falsas divisiones dentro del movimiento, pero el texto nunca fue votado como un tema de discusión. Este fue el resultado de la intervención de los organizadores de izquierda y de  la manipulación combinada con el débil apoyo de otros participantes.

Sin embargo, una gran cantidad de puntos de vista diferentes se han expresado sobre el tema de las “provocaciones” y también del “carácter violento o pacifista de nuestro movimiento”. El carácter dinámico y contradictorio de la asamblea se remonta a algunas de las decisiones tomadas por la asamblea dos días antes de la huelga general de 48 horas, los días 28 y 29 de junio. Los organizadores de izquierda lograron ganar una votación solicitando a la policía a “mostrar respeto a la voluntad de las personas y al derecho constitucional de la soberanía del pueblo (…) y a no evitar que la gente proteja su propia Constitución”. Al mismo tiempo, hubo otra resolución que condena a “los profesionales de la violencia que sirven al sistema y no al movimiento”, lo que refleja las provocaciones de izquierdistas contra los que no actúan de acuerdo a la ideología de obediencia a la “ley y el orden”. Por el contrario, un día después, en otra decisión, la Asamblea votó a favor de “los que chocan con las fuerzas de represión. Nadie con un altavoz debería hablar en contra de ellos”. El mismo día, la propuesta de “la condena de cualquier tipo de violencia durante las próximas 48 horas de la huelga” no fue autorizada.

Cabe señalar que hasta ahora el “movimiento de las plazas” ha sido muy eficaz en el sentido de que se las arregló para ampliar el campo de la oposición a la política del gobierno, algo que los ataques convencionales en general y las huelgas de la sección aislada, no había logrado hacer. Esto obligó al desacreditado GSEE a llamar a un paro de 24 horas el 15 de Junio y una huelga de 48 horas, cuando el segundo memorándum iba a ser votado y muchos trabajadores tuvieran la oportunidad de participar en las manifestaciones desde la mañana hasta la noche.

A pesar de que no se logró anular el voto del memorándum, se logró crear  una crisis política. Nunca antes, ni siquiera durante los disturbios de diciembre de 2008, el sistema político de la representación se vio tan irremediablemente deslegitimado. Sin embargo, los organizadores de izquierda lograron conservar la función de mediación de los sindicatos, al menos en un nivel ideológico, a través de un cartel común convocando a la huelga general de 48 horas.

Una primera observación sobre esta huelga es que es imposible realizar una estimación exacta del número de personas que participaron en los eventos durante estos dos días. Hubo un continuo flujo de entrada y salida de personas hacia y desde el terreno de la lucha en el centro de Atenas (es decir, la plaza Sintagma y las calles adyacentes) y el número de manifestantes osciló entre unos pocos miles hasta 100 mil personas. Sin embargo, la participación en la huelga, en la manifestación y en los conflictos fue mucho menor en el primer día que en el segundo día: el número de manifestantes en la plaza Sintagma el martes 28 de Junio no excedió las 20 mil personas. Durante ambos días, fuertes enfrentamientos se produjeron entre los manifestantes y la policía antidisturbios en gran parte del centro de la ciudad alrededor de la plaza Sintagma. Miles de armas químicas fueron lanzadas por la policía antidisturbios creando un ambiente tóxico y sofocante. Ciertamente, en el segundo día, la movilización fue más intensa y masiva.

Según la policía, 131 policías resultaron heridos, 75 personas fueron arrestadas  y se presentaron cargos contra 38. De acuerdo con el equipo médico de la plaza Sintagma, más de 700 personas recibieron primeros auxilios en los centros médicos improvisados ​​en la plaza y el interior de la estación del metro  Sintagma y alrededor de 100 fueron trasladados a hospitales. Fueron reportados daños en bancos, edificios ministeriales, hoteles de lujo, la oficina de correos de la plaza Sintagma y algunas tiendas comerciales y restaurantes.

No hay duda de que desde el principio el objetivo del Estado era evacuar la plaza, para aterrorizar y dispersar a los manifestantes[1] [1].

El segundo día, además de la congregación en plaza Sintagma, se hicieron esfuerzos para instalar bloqueos desde temprano por la mañana para evitar que el Primer ministro entrara en el parlamento. Este plan fue votado en la asamblea de Sintagma, así como en otras asambleas formadas en vecindarios fuera del centro de Atenas. Desafortunadamente sólo unos cuantos cientos de manifestantes participaron en los bloqueos, los cuales fueron atacados inmediatamente con ferocidad, alejados y disipados por la policía. Así que el plan de evitar que los políticos llegaran al parlamento no funcionó. En el caso del bloqueo de la avenida Vasileos Konstantinou, los manifestantes fueron alejados hacia calles aledañas, donde instalaron barricadas. Después de algunas horas y  de leves enfrentamientos con la policía antimotines, comenzaron una gran marcha que pasó por las zonas turísticas del centro, para finalizar con un mitin en la plaza Sintagma. Se debe hacer notar que la organización de los bloqueos fue totalmente ineficiente ya que las organizaciones de izquierda, que jugaron un importante papel a través del control de los grupos de la asamblea de Sintagma, no hicieron nada para asegurar una mayor participación y verdadera confrontación con la policía. Sin embargo, la actitud de los de izquierda no justifica la incapacidad de la asamblea misma para implementar sus decisiones, ni justifica la pasividad de gran parte de sus participantes.

Con respecto a los conflictos alrededor del parlamento, se dieron escenas similares a las del primer día, pero en el segundo fue más difícil para la policía lograr su objetivo. Miles de manifestantes participaron en los enfrentamientos del segundo día. La mayoría de ellos iban preparados para los enfrentamientos, llevaban máscaras anti-gases o algún otro equipo improvisado de protección, muchos iban con soluciones antiácidos, y algunos iban totalmente equipados para pelear con los policías. En casi todos los casos había una “vanguardia”, donde se daban las batallas, y había una “retaguardia”, donde la gente gritaba consignas, ayudaba a quienes lo necesitaran e incluso “proveían” a la “vanguardia” con nueva gente.

La “gente pacífica” respaldaba a quienes se enfrentaban con la policía: la presencia física de una gran multitud fue un obstáculo para las maniobras de la policía. Los manifestantes bloquearon un grupo de motos de los infames policías de las fuerzas “DIAS” y “DELTA”, parándose frente a ellos cuando se preparaban para atacar. Los manifestantes “pacíficos” no estaban espantados por los enfrentamientos, sólo los violentos y continuos ataques de la policía antimotines y de la policía motorizada los obligaron a abandonar las calles alrededor de Sintagma. Contrario a lo que muchos predijeron en los días previos, y especialmente durante los enfrentamientos con la policía el 28 de junio, los enfrentamientos no “espantaron” a la “gente”, sino que los enfrentamientos expresaban una rabia acumulada en contra de un deslegitimado gobierno, de la brutalidad de la policía y del empeoramiento de las condiciones de vida de la clase trabajadora.

Especialmente en este día reaparecieron en las calles de Atenas los insurgentes de diciembre del 2008 (anarquistas, anti-autoridades, estudiantes, ultras y jóvenes precarios proletarios) junto con una considerable parte de la clase trabajadora más “respetable” y estable, quienes protestaban contra las medidas de seguridad enfrentándose con la policía. Era la primera vez, después del 5 de mayo del 2010, que esto sucedía.

La huelga general de 48 horas tuvo otra similitud con la rebelión de diciembre del 2008: el juego. Muchos de las consignas y cantos de los manifestantes en contra del gobierno y del FMI se basaban en consignas y cantos de la terraza cultural, mientras que durante los enfrentamientos con la policía, los tambores alentaban a los manifestantes a mantener sus posiciones.

Ambos días, la policía eventualmente “limpió” por la noche los alrededores y las calles centrales. Sólo algunos determinados se quedaron a velar en la plaza.

La diversidad de los miles de personas que participaron en los enfrentamientos desafió en la práctica las teorías de conspiración que las organizaciones y partidos de izquierda, así como los medios tenían sobre los “provocadores” o “bandas para-estatales; demostrando lo ridículo que son los medios masivos frente a esos grupos “específicos” que siempre “generan caos”. Mucha gente se dio cuenta de la necesidad de lanzar piedras, prender fogatas y formar barricadas contra los furiosos e implacables policías, quienes siguen órdenes del capital y del Estado.

Este cambio fue también resultado de superar las confrontaciones (no sólo verbales) entre “no violentos” y “violentos” manifestantes en el último mes de movilizaciones. Muchos de los manifestantes “no violentos”, especialmente los más grandes, se dieron cuenta que detrás de las “máscaras” de los “provocadores”, había casi siempre gente joven, llena de coraje. En una ocasión una señora de 60 años platicaba amigablemente con un joven “enmascarado” de 16 años acerca del “derecho a pelear contra los policías”, y al mismo tiempo, “indignados” bien vestidos discutían con “revoltosos” sobre cuestiones similares. En otros casos, personas “no violentas” con problemas respiratorios fueron ayudadas por manifestantes “enmascarados” que estaban bien preparados. La cuestión de la violencia es una de las discusiones sociales y políticas que prevalecen dentro de la multitud movilizada, y juega un rol muy importante al dar forma a las movilizaciones mismas, así como a las actitudes contradictorias de los manifestantes. Podemos decir que estas disputas crean una limitada “esfera pública proletaria”, en la cual lo teórico y lo práctico se oponen.

Otro asunto importante en estos días de coraje fue la combinación entre revuelta y celebración. Después de las peleas había música en vivo, la gente cantaba, y, como dijimos antes, en algunas ocasiones ¡los tambores acompañaban los contra-ataques hacia los grupos anti-motines! Durante la tarde del 28 hubo un concierto a pesar de las peleas y de los gases lacrimógenos; los manifestantes bailaban mientras la policía lanzaba gases lacrimógenos en la plaza. La expropiación de galletas, pasteles y helados a una cadena de cafeterías le dio un toque dulce al 29, aunque la comisión de comida, desde las bocinas, condenó los saqueos, quizá luego de haber sido regañados por “organizadores” de izquierda. Después, esa misma tarde, un grupo grande de integrantes de la misma SYRIZA intentó evitar que la gente juntara piedras, las cuales serían usadas en caso de un probable ataque por parte de grupos anti-motines; sin embargo, como no había un plan alternativo para el ataque, tuvieron que desistir en su intento. Poco después el equipo de sonido fue removido de la plaza con el pretexto de que podría ser dañado. La decisión de quitarle la “voz” a la movilización en ese momento, justo cuando en los alrededores se daban los más fuertes enfrentamientos con la policía, debilitó la defensa de la plaza. Unos minutos después, un grupo de anti-motines invadió la plaza y con una operación particularmente violenta dispersó a la multitud hacia la estación del metro. Sólo unos cuantos cientos regresaron, y aún menos permanecieron en la plaza hasta tarde en la noche.

Debemos mencionar también que el sentimiento de ira contra los políticos realmente está creciendo. Aparte de los enfrentamientos dispersos, la ira se refleja también en condenas verbales que uno puede escuchar por aquí y por allá: “deberíamos quemar el parlamento”, “deberíamos colgarlos”, “deberíamos tomar las armas”, “deberíamos visitar las casas del Primer ministro”, etcétera. Es notable que la mayoría de estas frases provengan de gente adulta. Varios de los casos de “arrestos” de policías encubiertos hechos por parte de personas revelan el nivel de ira: la noche del 29, manifestantes se apoderaron de un policía encubierto dentro del metro Sintagma, trataban de detenerlo cuando los socorristas de la Cruz Roja intervinieron y lo ayudaron a escapar (de acuerdo a algunos rumores, no tenía su arma cuando se fue).

Respecto a los sindicatos (GSEE-ADEDY), salvo la huelga de 48 horas, la cual fue más o menos resultado de la presión del “movimiento de la plaza”, no jugaron un papel muy importante. Es característico que sus grupos atrajeron a unos cuantos cientos de personas, y en el segundo día, cuando el paquete de austeridad fue votado, el GSEE organizó para esa misma tarde una manifestación en otra plaza del centro  (cerca de la plaza Omonia, justo en la dirección contraria). Además, el 30 de junio el GSEE, convencido de sus teorías de conspiración, publicó un comunicado de prensa en el cual condenaban “la destrucción y las revueltas ya decididas entre gente encapuchada y la policía, quienes operaban en contra de trabajadores y manifestantes (…) El GSEE condena cualquier tipo de violencia, provenga de donde provenga, y hace un llamado a que el gobierno asuma sus responsabilidades…”. Por otro lado, el ADEDY se mantuvo cauteloso, pues en sus comunicados de prensa del 29 y del 30 de junio condenaron el “barbarismo del gobierno” y la “brutalidad de la policía” en contra de los manifestantes, e incluso llamó a una manifestación para el 20 de junio en la plaza Sintagma, la cual nunca fue organizada.

Algunos puntos generales referentes al movimiento en contra de la imposición de las más severas medidas de austeridad impuestas desde la segunda guerra mundial:

1) El nacionalismo (más que nada en su forma populista) es dominante, y es favorecido tanto por alas de extrema derecha como por partidos y gente de izquierda. Incluso para muchos de los proletarios o pequeño burgueses golpeados por la crisis y que no están afiliados a ningún partido político, la identidad nacional aparece como el último refugio imaginario justo cuando todo se está derrumbando rápidamente. Detrás de las consignas contra la “extranjera venta del gobierno” o por la “salvación del país”, la “soberanía nacional” y una “nueva constitución” subyace un profundo miedo y alienación para los cuales la “comunidad nacional” aparece como una solución mágica unificadora. Los intereses de clase comúnmente se expresan en términos de nacionalismo y racismo, provocando  un confuso y explosivo coctel político.

2) La manipulación de la mayor asamblea de la plaza Sintagma (hay otras asambleas en otros barrios de Atenas y de ciudades griegas) por parte de “incógnitos” integrantes de partidos y organizaciones de izquierda es evidente y realmente destructiva en un movimiento con dirección de clase. Sin embargo, debido a una profunda crisis de legitimación al sistema político de representación, deben ocultar su identidad política y mantener un balance entre los discursos, por una parte de “autodeterminación”, “democracia directa”, “acción colectiva”, “antirracismo”, “cambio social” etcétera, y por la otra parte con el nacionalismo extremo y con los comportamientos tipo matones de algunos individuos de extrema derecha que participan en los grupos de la plaza. Todo esto de una forma no muy exitosa.

3) Una significativa parte del medio antiautoritario, así como parte de la izquierda (especialmente los marxistas-leninistas y la mayoría de los sindicalistas del comercio) mantienen su distancia respecto a las asambleas o son abiertamente hostiles a ellas. Los primeros acusan a las asambleas por ser tolerantes con los fascistas frente al parlamento, con los integrantes de los grupos de defensa de las asambleas, o por ser pequeño burgueses, reformistas políticos manipulados por ciertos partidos de izquierda. Los segundos las acusan por ser apolíticas, hostiles a la izquierda y por el “movimiento sindicalizado”.

Una cosa es cierta: este movimiento volátil y contradictorio atrae la atención de todo el espectro político y constituye una expresión de la crisis de la relación de clases y de la política en general. Ningún otro conflicto se ha expresado a sí mismo de una forma tan ambivalente y explosiva en las últimas décadas. Lo que todo el espectro político encuentra inquietante en las asambleas es que las crecientes proletarias ira e indignación ya no se expresan a través de los canales de mediación política de los partidos y sindicatos. Por eso mismo ya no puede ser controlada y es potencialmente peligrosa por su sistema de representación política y unionista en general. Así que el papel de la provocación es crucial porque sirve como un exorcismo, una calumnia en contra de una creciente parte de la población que se exilió en la tierra de nadie de la “actividad paraestatal” y debería permanecer inmóvil. En otro nivel, el carácter multiforme y abierto del movimiento pone en la agenda el asunto de la auto-organización del conflicto, aún si el contenido de éste permanece vago. El debate sobre la naturaleza de la duda es una cuestión escabrosa ya que llevaría a un movimiento de “abstención de pagos” al Estado griego (un asunto que va más allá del horizonte político de los partidos, los sindicatos y la mayoría de la izquierda extra-parlamentaria). Después del sanguinario voto del programa de medio término es incierto qué dirección tomará el movimiento de las asambleas, en un momento en que todas las certezas parecen derretirse en el aire.

 


[1] [2] Como después se reveló en los medios de comunicación, este objetivo se planificó y decidió en una conferencia de alto nivel de los generales de la policía griega desde el martes, y muestra tanto la importancia que el gobierno otorga  a la votación de las nuevas medidas de austeridad, así como la absurdo de la teoría de la “provocación” de los policías a través de la violencia. Además, a partir de conversaciones acaloradas entre policías antimotines y los manifestantes, se puede concluir que esos escuadrones deben haber tenido algún tipo de formación ideológica proporcionada por  funcionarios del gobierno para que ninguna duda moral pueda interponerse al momento de ejecutar órdenes: el argumento dominante es que la mayoría de los manifestantes son “funcionarios públicos que han perdido sus privilegios”.

 

Desinformemonos

Comentar este post