Uruguay - Artigas: Hay mil niños con riesgo nutricional

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Bella Unión. En el barrio Las Piedras hay unas 600 familias, la mayoría carenciadas | La historia de Alicia, la madre que perdió al bebé


BELLA UNIÓN | E. BARRENECHE

 

 

Entre 60 y 100 niños desnutridos y sin asistencia estatal desperdigados en seis asentamientos y más de 1.000 menores con bajo peso solo en el barrio Las Piedras, pautan la grave situación social existente en las zonas marginales de Bella Unión.

Esta semana el presidente José Mujica dio la orden de atender esta situación, a fin de evitar nuevas muertes de niños por desnutrición en la zona.

Ayer sábado El País recorrió los barrios Las Piedras y Las Láminas de Bella Unión.

 

El barrio Las Piedras está ubicado a unos cuatro kilómetros de Bella Unión por la ruta 3. Se encuentra frente al asentamiento Las Láminas. En el año 2004, en este asentamiento se constató que la mortalidad infantil era de 29 niños por cada mil nacidos vivos, cuando la media era de 14 cada mil. Ahora en ese barrio la mortalidad infantil es de 7,7 cada mil.

En Las Piedras, el "núcleo duro de pobreza" está compuesto por una veintena de familias con un promedio de cinco hijos cada una, según integrantes de la red de asistencia que conforman los ministerios de Desarrollo Social y Salud Pública, el INAU y el Departamento de Desarrollo Social de la Intendencia de Artigas.

Además de la situación de este "nucleo duro", en el barrio Las Piedras hay unas 600 familias, la mayoría carenciadas.

Estimaciones realizadas por operadores sociales señalan que el 50% de los hijos de esas 600 familias tienen bajo peso. Es decir, entre 1.000 y 1.500 niños sufren carencias en su alimentación.

Estas familias viven en ranchos con pisos de barro aplastado. Las calles de los asentamientos son de balasto y al costado de las casas y ranchos corren las aguas servidas.

"En cualquier momento tenemos otra muerte de un niño que vive dentro de este núcleo duro de pobreza", advirtió a El País uno de los operadores estatales, quien solicitó el anonimato alegando una resolución desde el gobierno de no informar a la prensa sobre lo que estaba ocurriendo en los barrios marginales de Bella Unión.

"Se está tratando de hacer cosas pero los recursos son insuficientes", señaló a El Pías otra fuente que integra la red interinstitucional.

El designado ministro de Desarrollo Social, Daniel Olesker, instrumentó un plan de asistencia en Bella Unión para evitar nuevos casos de desnutrición infantil. Desde la semana pasada, se realiza un censo a cada una de las familias en situación de extrema pobreza en los seis asentamientos que rodean la ciudad.

Riesgo social. "Se comparte el criterio de que la presente es una situación de altísimo riesgo social", dictaminó el jueves 14 el juez de Feria de Bella Unión, Enrique Falco. Según un oficio al que tuvo acceso El País, el magistrado ordenó a distintas reparticiones estatales un seguimiento estricto de la familia de María Bitancourt, radicada en el barrio Las Piedras, luego de que uno de sus hijos más pequeño fuera hospitalizado por un cuadro de desnutrición. El niño fue dado de alta ese mismo jueves.

Falco citó para el próximo martes a autoridades de los ministerios de Desarrollo Social y Salud Pública y a la familia.

A tres cuadras de la casa de la familia Bitancourt, vivía el bebé de 56 días que falleció el miércoles 6. El médico forense de Bella Unión, Rubén Medina, diagnosticó que el bebé sufría un cuadro de desnutrición.

Los barrios de Bella Unión con casos de pobreza extrema y sin asistencia estatal son Las Piedras, La Aguja, Malvinas, 6 de Mayo, El Muro y Las Láminas. En una reunión mantenida el viernes 15 en el municipio de Bella Unión, operadores sociales decidieron instrumentar políticas de asistencialismo.

Las fuentes defendieron el trabajo de los distintos organismos del Estado señalando que los servicios están disponibles pero "esas personas no se acercan como nos gustaría".

Medina dijo que hay casos de madres con deficiencias intelectuales y agregó que sus hijos presentan problemas de aprendizaje debido a la mala alimentación de las progenitoras. El facultativo también señaló que en Bella Unión funciona la Asociación de Padres de Jóvenes Especiales y la Escuela 84 que atiende a menores discapacitados. "No dan abasto para atender a todos esos niños y esos jóvenes minusválidos dando vueltas por allí", expresó.

Medina criticó a las organizaciones estatales por no efectuar un seguimiento de cada una de las familias en riesgo. "¿No detectan a esas madres que tienen una dieta desbalanceada?", se preguntó.

El médico recordó por lo menos cinco casos de muertes de bebés a término ocurridas en los últimos tres años en Bella Unión cuyas madres tampoco fueron relevadas por los organismos estatales que integran la red interinstitucional.

Centro Caif

El centro Caif "Las Almendras" del barrio Las Piedras atiende a 200 niños aunque su capacidad es para varios menos. "No vamos a sacar a un niño porque vino otro nuevo", dijo a El País la maestra Daniela Moreira. Creado hace 10 años, atiende en dos turnos: matutino y vespertino. Los niños reciben allí dos comidas por día.

"No tenía leche, y pasó lo que pasó"

Alicia M. tiene 33 años. Con sus cuatro hijos vive en una modesta casa ubicada en el barrio Las Piedras de Bella Unión.

Pese a que Alicia se domicilia a tres cuadras de la Policlínica Municipal, debe caminar un kilómetro para realizarse los controles en la Policlínica APS.

"En el Juzgado dijo que a las 7 de la mañana del miércoles 6 encontró frío a su hijo de 56 días. Pero recién ingresó a las 9.47 horas a un centro asistencial. Ahora dicen que también podía haberse atendido en la Policlínica Municipal que está cerca. Pero lo cierto es que la habían derivado a la Policlínica APS", dijo a El País el médico forense de Bella Unión, Rubén Medina.

Técnicos de la red interinstitucional que opera en Bella Unión dijeron a El País que había un seguimiento sobre la situación de Alicia, ya que en 2009 participó del programa "Uruguay Trabaja" del Mides durante 8 meses.

Explicaron que la perdieron cuando ésta se mudó.

Sin embargo, Alicia dijo a El País que nunca había cambiado de domicilio y dio su versión sobre el fallecimiento de su hijo. "Yo no tenía leche. Un médico me entendió y me dio vitaminas y complementos. Cuando fui otra vez a pedirlos, la doctora no me dio nada. Y pasó lo que pasó", dijo a El País.


El País Digital

Etiquetado en Uruguay y sus cosas

Comentar este post