Uruguay: Porponerlos para premio Nobel al caradurismo

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Abusos en Haití son "un duro golpe" para Uruguay

El canciller habló en Ginebra sobre los abusos de los cascos azules uruguayos ante un joven, en la sesión inaugural del Consejo de Derechos Humanos de la ONU

El ministro de Relaciones Exteriores de Uruguay, Luis Almagro, afirmó este lunes que los abusos cometidos contra un joven por parte de un grupo de cascos azules uruguayos integrantes de la misión de Naciones Unidas en Haití (MINUSTAH) ha representado "un duro golpe" para la imagen de su país en el exterior.

"El daño está hecho y fue a la línea de flotación de la imagen país", dijo Almagro, que este lunes participó en Ginebra en la sesión inaugural de la decimoctava sesión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, instancia cuya presidencia rotatoria ostenta Uruguay.

En una entrevista con Efe, el canciller manifestó que a pesar de que el gobierno uruguayo ha tenido el reconocimiento internacional por su rápida condena e investigación del caso, "es imposible recoger todo esto a nivel de la opinión pública".

Perdida esa batalla, Almagro indicó que al Gobierno le queda "actuar con la mayor seriedad y el mayor rigor en la investigación, en lo que concierne a la justicia penal y a la administrativa".

El ministro consideró que las misiones de paz son "un gran capital de política exterior del país" y subrayó que los 50 años que Uruguay lleva participando en estas acciones han fortalecido mucho la dimensión y la presencia del país en el ámbito internacional.

El jefe de la diplomacia uruguaya calificó como "condenable y repudiable" y "contrario a cualquier concepto moral y ético" el contenido del vídeo que muestra a soldados uruguayos maltratando a un joven haitiano, y reiteró el compromiso de su gobierno de "extirpar este caso completamente y actuando con el mayor rigor".

Almagro insistió en que se irá "hasta las últimas consecuencias", abordando otras alegaciones contra las actividades del contingente uruguayo en Haití, acusado también de contrabando.

"Hay muchas cosas y puntos, no solo el tema visual del vídeo (...). También hay temas de violaciones de la normativa de Naciones Unidas. Hay que ver todos los efecto que (esto) pueda tener para ir hasta el fondo", agregó el ministro de Relaciones Exteriores.

Incomunicados

Sobre la situación de los cascos azules acusados, informó de que siguen incomunicados en su destacamento, a la espera de la decisión que tome Naciones Unidas para su eventual repatriación.

"No está afectado el Gobierno uruguayo, está afectada Naciones Unidas. Por lo tanto, se precisa la autorización de Naciones Unidas para traerlos de vuelta. Estamos esperando que ese procedimiento se complete lo antes posible", indicó Almagro.

Sobre los trabajos del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, el ministro compartió la preocupación expresada por la Alta Comisionada Navi Pillay por el efecto que los recortes del gasto público en EEUU y Europa pueda tener sobre derechos fundamentales, como el trabajo, la educación, la sanidad o la consecución de una vida digna.

Almagro admitió la conveniencia de recortar algunos gastos, pero consideró que "empezar por los derechos humanos sería ignominioso".

"Sería mucho más importante contar con políticas anticíclicas, que fueran dando impulso al sistema económico y de políticas sociales, a medida que las necesidades se vayan planteando para revertir los ciclos negativos de la economía", argumentó.

En este sentido aludió a la experiencia de América Latina en las últimas décadas. "Se decía la mejor fórmula era recortar gastos sociales, que incluso se calificaban como superfluos, pero eso definitivamente nunca funcionó", recordó Almagro, que contrapuso la respuesta dada a la crisis de 2008, con más estímulo a los planes sociales.

"Ese es el mejor camino. Eso sirve para fortalecer el mercado interior, generar consumo y producción, y para que la sociedad tenga cierta estabilidad", dijo el canciller uruguayo.

Sobre el futuro funcionamiento del Consejo que preside Uruguay, expresó su voluntad de que funcione con mayor coherencia.

Por esta razón, criticó que el Consejo haya dedicado en los últimos meses buena parte de sus recursos y esfuerzos a la situación en Libia, en una agenda que consideró de "contenido político", en lugar de temas cruciales como la hambruna en el cuerno de África.


Uruguay preside Consejo de DDHH de la ONU

Laura Dupuy asumió el cargo y el canciller Almagro reclamó cultura del diálogo y el fortalecimiento del organismo

También tuvo palabras para lo que ocurre fuera de fronteras y aludió al supuesto caso de violación de derechos humanos por parte de miembros de las Fuerzas Armadas uruguayas integradas en la misión de la ONU en Haití (Minustah).

Almagro manifestó que la presunta violación de un joven haitiano por parte de soldados uruguayos “llena de pesar” al país y “llama a redoblar los esfuerzos en materia de educación en derechos humanos, incluyendo las fuerzas políticas y militares”.

Con este objetivo, el jefe de la diplomacia uruguaya recordó que el diseño de un plan nacional para mejorar la preparación de las fuerzas de seguridad del Estado en esta materia “está en curso”.

El canciller hizo una decidida defensa del rol que el Consejo de Derechos Humanos y el Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU deben desempeñar en el escenario internacional, pero consideró que queda “un largo camino por recorrer” para mejorar su trabajo.

“Para Uruguay, el Consejo es una pieza clave en el sistema internacional. Es nuestra obligación consolidarlo y fortalecerlo a través de una acción concertada y cooperativa de los gobiernos, equilibrada y decidida, que evite los dobles estándares y realce el rol de las organizaciones de la sociedad civil”, afirmó.

El ministro uruguayo respaldó las iniciativas que promuevan la cooperación del Consejo de Derechos Humanos con el Estado concernido y “a las iniciativas destinadas a facilitar el cumplimiento de sus mandatos, incluyendo las misiones sobre el terreno”.

Pero para ello, advirtió el canciller, “será necesario que la Oficina del Alto Comisionado cuente con recursos financieros adicionales, ya que los actualmente asignados resultan escasos”.

Almagro no olvidó la coincidencia de la inauguración de esta sesión del Consejo con el décimo aniversario de los atentados del 11-S y recordó que es también “la fecha del golpe militar que derrocó y segó la vida del presidente legítimo de Chile, Salvador Allende”.

“Ello nos recuerda una época amarga para toda América Latina, que afortunadamente ha quedado atrás, pero que nos ha dejado una enseñanza trascendente, y es que la libertad, la democracia y los derechos fundamentales son bienes preciados que tenemos que defender cada día”, indicó.

La embajadora uruguaya Laura Dupuy asumió este lunes en Ginebra la presidencia del Consejo de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas. En la ocasión estuvo acompañada del canciller Luis Almagro, quien se refirió a los avances de Uruguay en lo que respecta a toda la problemática de Derechos Humanos.

Almagro también reclamó "una nueva cultura de diálogo en materia de derechos humanos" y un fortalecimiento del sistema de Naciones Unidas para mejorar el impacto de su actuación.

"Es necesario que asumamos una nueva cultura de diálogo en materia de derechos humanos", dijo el canciller, quien abogó en su discurso por "formas creativas que fomenten la cooperación y la asistencia técnica, reduciendo así la confrontación y permitiendo mejorar el impacto real de la protección sobre el terreno", con beneficio real para las víctimas.

En ese sentido, el diplomático uruguayo pidió al Consejo que no olvide su tarea principal: "Miles de personas en el mundo, cuyos derechos fundamen

tales están siendo vulnerados en este mismo momento, están esperando que nosotros tomemos las decisiones más adecuadas y eficaces", dijo.

El sistema internacional también fue objeto de comentarios, pues Almagro se extendió explicando que éste debe actuar como "una verdadera garantía en complemento de las responsabilidades y obligaciones que, en materia de derechos humanos, competen primariamente a los Estados respecto de su propia población".

 

El Observador

 

Etiquetado en Uruguay y sus cosas

Comentar este post