Endosulfán en Uruguay, camino a su eliminación

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

RAP-ALA fines del mes de abril se llevó a cabo en Ginebra, Suiza la quinta Conferencia de las Partes del Convenio de Estocolmo, sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes.

Los Contaminantes Orgánicos Persistentes (COPs) son sustancias químicas tóxicas, persistentes y bioacumulables en los organismos, que causan efectos diversos en la salud humana y en el ambiente.

Permanecen largo tiempo en el ambiente (hasta decenas de años), resistiendo la degradación por el sol, la degradación química y la degradación por otros microorganismos. Se acumulan en los tejidos grasos de los organismos vivos. Se biomagnifican, es decir, aumentan su concentración en cientos o hasta millones de veces a medida que van subiendo en las cadenas alimenticias. Los COPs tienen generalmente alta solubilidad en lípidos (se disuelven fácilmente en grasas y aceites) y baja solubilidad en agua (no se disuelven fácilmente en agua).

Uno de los grandes temas tratados en la reciente reunión de la Conferencia de las Partes del Convenio de Estocolmo fue la incorporación del insecticida endosulfán en la lista a sustancias a ser eliminadas. Los países miembros de este Convenio acordaron incorporar el endosulfán en el Anexo A para ser eliminado y a su vez aplicar un programa de trabajo para la implementación de alternativas para este insecticida de uso agrícola.

La incorporación del endosulfán a la lista de sustancias a ser eliminadas por el Convenio de Estocolmo es una gran victoria, a pesar de las prerrogativas de uso solicitados por India, China y Uganda. La decisión ha sido el resultado de una larga campaña internacional llevada a cabo por la Red de Acción en Plaguicidas a nivel internacional (Pesticide Action Network), por la Red Internacional por la Eliminación de los COP (IPEN), y por organizaciones de la India, que por largas décadas han sufrido todo tipo de afecciones vinculadas al uso de este agrotóxico, tales como malformaciones, cáncer, abortos, entre otras tantas.

El endosulfán en Uruguay

Este insecticida ha sido usado en nuestro país desde hace largos años en cultivos de lechuga, acelga, manzana, pimiento, papa, tomates, melón, poroto, zapallo entre otros.

Con la introducción de la soja transgénica (1998), el endosulfán poco a poco comenzó a usarse en mayor cantidad, aumentando así su uso sustancialmente a medida que la extensión que este cultivo se expandía por todo el territorio. Es así que se pasó de 9 toneladas de principio activo en 1999 a 48 en el 2002, 68 en el 2005 y 177 en 2007.

Impactos registrados por este agrotóxico

En Uruguay, el primer gran desastre provocado por el endosulfán fue la mortandad de peces del año 2004 en el arroyo Guaviyú, Paysandú. Posteriormente comienzan a aparecer mortandades en distintos puntos del país, ya no solo de peces sino de una amplia variedad de animales, incluyendo alrededor de 60 terneros (abril 2009 en Guichón en un campo de recría). En este último caso, los terneros mueren a raíz del accidente de un avión cargado con endosulfán destinado a ser esparcido en un cultivo de soja.

Restricciones al uso del endosulfán

En vista de la creciente constatación de los impactos de este insecticida, las autoridades del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca toman medidas para restringir su uso, con el objetivo de minimizar los riesgos derivados de esta sustancia.

Es así que en noviembre del 2007 se restringe su uso, permitiendo solo la formulación de Concentrado Emulsionable, al mismo tiempo que su uso y aplicación queda permitido exclusivamente para el control de insectos plaga pertenecientes a la Familia Pentatomidae (comúnmente llamados “chinches”), siendo el máximo de aplicación permitido por hectárea y por año de 0,5kg de ingrediente activo.

Esta resolución también se refiere a la aplicación de este insecticida sobre las cuencas hídricas, estableciendo que las aplicaciones aéreas deben realizarse a una distancia no inferior a 100 metros de corrientes o fuentes de agua y para las terrestres a una distancia no inferior a 50 metros de corrientes de agua (ríos, arroyos y cañadas) o inferior a 100 metros de lagos, lagunas, estanques o tajamares.

En enero 2011 las autoridades plantean la conveniencia de hacer extensiva la exigencia del uso de receta profesional a los productos formulados a base del ingrediente activo del endosulfán. Las firmas que efectúen compraventa deberán llevar un libro de relación de las compras y el archivo de las recetas profesionales recibidas para efectivizar la venta.

Camino a su desaparición

Recientemente, la Dirección de Servicios Agrícolas y Sanidad Vegetal nos ha comunicado que existe un plan para prohibir la importación y uso del endosulfán en el 2012. Ya al día de hoy no hay habilitaciones nuevas.

El plan de eliminación comenzará en el mes de junio, cuando se solicitará a las empresas que poseen este insecticida que realicen un registro del stock del cual disponen; con la obtención de este resultado se sabrá cuanto endosulfán hay y a partir de ahí se definirá su uso.

Los impactos que este insecticida han sido muy extensos, las denuncias han sido muchas desde las intendencias del interior, poblaciones afectadas y tomadores de decisiones.

El trabajo realizado para que esta sustancia se prohíba es de larga data. El Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente, así como el Ministerio de Salud Pública y otros entes del estado han estado involucrados en este proceso. Organizaciones de la sociedad civil dentro de las que se encuentra RAPAL Uruguay han trabajado intensamente para que esta sustancia sea eliminada.

El hecho de que finalmente se haya incorporado a nivel internacional al endosulfán a la lista de sustancias a ser eliminadas por el Convenio de Estocolmo es una gran victoria. En el caso de Uruguay la victoria es aún mayor, ya que se han acortado los plazos para su eliminación, habiéndose tomado la decisión de prohibir su importación y uso el próximo año. Una muy buena noticia.


María Isabel Cárcamo

RAPAL Uruguay
Mayo 2011

Etiquetado en Uruguay y sus cosas

Comentar este post